Alejandro y Cox juntos solo por la separación

Alejandro y Cox juntos solo por la separación

30 de mayo de 2012 – OpiniónPolítica – 

“A pesar de lo que digan las más recientes encuestas, el Partido Popular Democrático está en crisis”.

Foto: EL VOCERO / Archivo / Sebastián Márquez Vélez.

A pesar de lo que digan las más recientes encuestas, el Partido Popular Democrático está en crisis. Tiene en la papeleta de candidato a gobernador y a comisionado residente dos personas que son aceite y vinagre. Sus campañas y discursos aparentan haber tomado caminos divergentes. Por un lado Alejandro García Padilla, luego de ser uno de los más furibundos defensores del ELA Soberano –como achichincle que fuera de Aníbal Acevedo Vilá durante todo el pasado cuatrienio en que este último gritaba a todo pulmón “Aquí los que mandamos somos los puertorriqueños”– ahora que es candidato a la Gobernación, los que lo manejan le han dicho que no mencione el ELA Soberano, excepto para decir que equivale a la Independencia. Así lo manifestó en un reportaje de la semana del 17 de mayo en el Caribbean Business.

Siguiendo los consejos de los que tiran de sus cordones, acomodaticiamente, Alejandro le ha puesto un detente a toda mención de soberanismo, asumiendo poses de defensor del ideario muñocista. Hipócritamente y evidenciando una vez más su falta de valores y principios, esconde públicamente su preferencia ideológica a pesar de que por lo bajo todos los que lo conocen saben que es soberanista. Pero de principios y valores… ¿qué sabe Alejandro?

Por otro lado Rafael Cox –‘recomendado’ por Hernández Colón por su impresionante resumé académico– desde el mismo primer instante que lo reclutaron para la candidatura a comisionado residente, hizo claro que él es soberanista (independentista) y que sus principios no se claudican ni se venden, en una clara alusión a que AGP había claudicado a los suyos. Desde el inicio hizo claro que él es diferente a Alejandro intelectualmente y en lo que a valores y principios respecta. Por lo tanto, no es de extrañarse que hoy ambas campañas estén en evidente distanciamiento. Esto se hizo dramáticamente claro cuando, en una reafirmación de su individualidad, a raíz de la virazón oportunista y demagógica de Alejandro en el asunto de apoyar a última hora la enmienda constitucional a la fianza, Cox dejó claramente establecida su posición contraria a la de su compañero de papeleta, oponiéndose tajantemente a la misma. Al expresar su oposición hizo alarde de que ha sido profesor de Derecho Constitucional, dejándole saber a su compañero de papeleta que él sí sabe de lo que está hablando. Melo Muñoz y Miguel Hernández Agosto inmediatamente respaldaron la posición de Cox, pero no sin antes la primera añadir que la posición de AGP era una inconsulta y demagógica. A estos respaldos les siguió el de Aníbal Acevedo Vilá. Ante la férrea posición de Cox en un asunto de vital importancia y ante el respaldo de esas importantes figuras del PPD y la lluvia de críticas y rechazo que dentro del propio partido que preside recibió por su posición de ‘veleta’, tuvieron que salir las voces de Rafael y Sila para apoyar al ‘pobre’ Alejandro.

Los que hemos seguido de cerca por años la política del País, sabemos de la mala sangre y serias diferencias ideológicas entre estos pasados presidentes y exgobernadores que hoy asumen públicamente posturas diferentes en un asunto de vital importancia para el País y de respaldo a los candidatos que las representan.

La campaña de Alejandro perdió la paciencia con Cox haciéndole la cruz a quien desde el principio no había sido santo de su devoción, aceptádolo solo como plato de segunda mesa cuando Héctor Ferrer renunció a ser compañero de papeleta de Alejandro por serias discrepancias con este y con su campaña. Al no haber nadie disponible aceptaron a regañadientes la ‘recomendación’ de darle la posición al desconocido Cox. Pero hoy quienes lo recomendaron aparentemente difieren de su posición, apoyando a Alejandro en el asunto de la fianza. ¡Les salió respondón el muchacho!

Ante un cuadro de malas relaciones entre ambas campañas y de crisis en la propia, vino la sorpresiva decisión de Cox de despedir a su director de campaña y sustituirlo por Miguel Hernández Agosto… el mismo que dirigió la nefasta campaña de Aníbal llevándolo a la derrota más grande que político alguno haya sufrido en el País. Reclutó también al furibundo soberanista Aníbal Acevedo Vilá como asesor y no contento con esto, reclutó a Carlos ‘Pepe’ Rodríguez, dueño de la agencia de publicidad que corrió las campañas de Sila y Aníbal que estuvieron involucradas en esquemas y prácticas de corrupción y lavado de dinero que llevaron a Aníbal –siendo gobernador– a ser acusado de corrupción por los federales y a 14 de sus colaboradores más cercanos, a ser convictos del mismo cargo en el Tribunal federal.

Con estas movidas, la campaña de Cox –ahora en sindicatura– intenta reafirmar su propia identidad y su postura ideológica soberanista, distanciándose públicamente de la posición asumida acomodaticia e hipócritamente por Alejandro –forzada desde Ponce– como defensor del status quo y supuestamente del ideario muñocista.

El asunto del cambio de posición de Alejandro respecto a la enmienda constitucional para modificar la fianza, ha puesto de manifiesto una vez más la falta de principios de este candidato ‘veleta’, quien para evitar ser derrotado en su posición inicial, cambió con el viento para intentar aparecer triunfador en lo que aparenta ser una victoria de la propuesta enmienda constitucional del próximo agosto. También ha puesto de manifiesto el actual desastre de la campaña de Cox y como si esto fuera poco, ha puesto en evidencia una vez más, la intensa lucha ideológica interna en el PPD entre soberanistas y defensores del status quo.

Esa lucha ideológica la tratarán de ocultar durante los próximos meses mediante una fuerte campaña mediática de oposición a toda iniciativa del Gobernador, al mismo tiempo que someterán un diluvio de propuestas demagógicas e irresponsables diseñadas para distraer, ‘llenarle el ojo’ al País y conseguir su voto en aras de lograr derrotar la Estadidad en el plebiscito, hacer prevalecer el presente status o el ELA Soberano y derrotar a Fortuño en las elecciones. Una vez en el poder, Alejandro retomaría su original postura soberanista y nos atosigaría –mediante la legislación prometida– la Convención Constituyente. Elevando luego a la Casa Blanca y al Congreso una petición de libre asociación/república asociada para Puerto Rico. Ambas son la Independencia.

La manera más efectiva de evitar este posible desastroso escenario es enmendando la ley del plebiscito para aclarar la presente confusión y la injusticia de tener dos ELA diferentes en la papeleta, lo que podría conducirnos a ese desastre. Esa enmienda sería para que aquel que vote ‘Sí’ en la primera pregunta no pueda votar en la segunda pregunta, pues no se puede estar a favor de no cambiar y cambiar al mismo tiempo. Además, sería necesario eliminar de la segunda pregunta el ELA Soberano y sustituirlo por la Libre Asociación ya que aquella no es una opción reconocida por la Casa Blanca de Obama en el informe sobre Puerto Rico. Este solo reconoce: Estadidad, Independencia, ELA actual (status quo) bajo los poderes plenarios del Congreso y la Libre Asociación, la que taxativamente dice que es una modalidad de la Independencia.

No hacer estos cambios aclaratorios permitiría que persista la confusión y posibilitaría el escenario descrito anteriormente. Con el poder en manos de soberanistas ineptos y la Independencia como espada de Damocles colgando sobre nuestras cabezas, el País se nos iría barranco abajo. ¡El riesgo es demasiado grande!

************

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

You must be logged in to post a comment Login