Parecía un demonio

Parecía un demonio

14 de septiempre de 2012 - OpiniónPolítica - 

“En el debate de esta semana, tristemente, vimos a un Alejandro García Padilla fuera de sí mismo”

EL VOCERO/ Archivo/ Tania Dumas

Por ser la política uno de los mayores entretenimientos, los debates, como las demás actividades proselitistas, se han convertido en eventos folclóricos. A principios del Siglo 20 los debates se celebraban en los teatros y en las plazas. Luego que surgiera la radio estos eventos tomaron un auge extraordinario. Un debate famoso, transmitido radialmente, fue el que sostuvieron Luis Muñoz Marín y Miguel Ángel García Méndez en la década del 30 por las controversias que suscitó la ley congresional Costigan Jones. Incluso, admiradores del patriarca del popularismo admiten que la elocuencia de García Méndez en aquel debate fue impresionante. Eran largos discursos pronunciados, sin límite de tiempo como ahora y duraban hasta altas horas de la noche. (Véase Enrique Bird Piñero, Luis Muñoz Marín: el poder de la excelencia).

A partir de 1968, comienzo de la época moderna en la política puertorriqueña, los debates se celebraron en cada elección y, mayormente, entre todos los candidatos a la Gobernación, a comisionado residente en Wa-shington y la Alcaldía de San Juan. El primer debate presidencial televisado en Estados Unidos, el celebrado entre John F. Kennedy y Richard Nixon, en 1960, influyó sobremanera en los formatos a llevarse.

En la campaña de 1968 el debate para la Gobernación se celebró entre Luis Negrón López por el Partido Popular; Luis A. Ferré por el Partido Nuevo Progresista; Antonio J. González por el Partido Independentista Puertorriqueño; Ramiro Colón por el Partido Estadista Republicano; y Roberto Sánchez Vilella por el recién fundado Partido del Pueblo. Para la Alcaldía de San Juan se celebraron debates y los debatientes que sobresalieron fueron Jorge Font Saldaña, Carlos Romero Barceló y José Antonio Ortiz.

Para la campaña de 1972 se dio un fenómeno que nunca antes había ocurrido en Puerto Rico; seis candidatos a la Gobernación participaron en el único debate que se celebró. Luis A. Ferré, Rafael Hernández Colón, Noel Colón Martínez, Alfredo Nazario, Antonio J. González y Jorge Luis Landing fueron los candidatos a la Gobernación. Fue un debate muy criticado por lo monótono del formato.

En 1976 Rafael Hernández Colón, Carlos Romero Barceló, Rubén Berríos Martínez y Juan Mari Bras debatieron. En ese debate Carlos Romero Barceló sorprendió a todos por lo articulado y preciso de sus planteamientos, cuando lo que esperaba el adversario era todo lo contrario. Ganó la Gobernación por alrededor de un tres por ciento. En la campaña de 1980 no se celebraron debates.

En 1984 solo se celebró un debate; Carlos Romero Barceló, Rafael Hernández Colón, Fernando Martín y Hernán Padilla fueron los polemistas del evento. Fue un debate sin consecuencia alguna en el electorado. Los resultados electorales fueron definidos por la división dentro de las filas estadistas y no por el debate. Es bien raro que un debate defina una elección. Su función es posicionar a los candidatos con su propio electorado y con el elector indeciso. Cuatro años después debaten Rafael Hernández Colón, Baltasar Corrada del Río y Rubén Berríos Martínez. Por primera vez desde 1956 participaron tres partidos políticos en las elecciones de ese año; el Partido Nuevo Progresista, el Partido Popular y el Partido Independentista Puertorriqueño.

Para las elecciones de 1992 se celebraron varios debates. Los candidatos a la gobernación fueron Pedro Rosselló González, Melo Muñoz Mendoza y Fernando Martín. En estos debates se planteó la celebración de un plebiscito –que ocurrió al año siguiente– y legislación referente al crimen y la salud. Salvo una supuesta sacada de lengua de Rosselló a Melo en uno de los debates, no hubo controversias que permanezcan en la memoria colectiva del puertorriqueño.

En 1996 Rosselló, Héctor Luis Acevedo y David Noriega debatieron. La Prensa catalogó el debate como uno “de altura”. En el 2000 estuvieron en esta palestra pública Carlos Pesquera, Sila Calderón y Rubén Berríos. En el año de 2004 polemizaron ante el Pueblo Pedro Rosselló, que regresó a la política, Aníbal Acevedo Vilá y Rubén Berríos. Lo más recordado fue la promesa de Aníbal de no imponerle un IVU al Pueblo. Promesa que no cumplió. Y en los debates del 2008 estuvieron Aníbal Acevedo Vilá, Luis Fortuño, Edwin Irizarry Mora y Rogelio Figueroa. Nada determinante en ellos.

En el debate de esta semana, tristemente, vimos a un Alejandro García Padilla fuera de sí mismo. Sin control de sus emociones. Agresivo, violento, destemplado, lleno de saña y odio, vengativo, irrespetuoso y con falta de carácter. Señales altamente preocupantes. Sin embargo, creo que mejor lo describió mi esposa; Alejandro García Padilla “parecía un demonio.”

Comentarios a: marioramosmendez@yahoo.com

AGA-Psycho

AGP Necesita ser Internado

Shortlink:

Posted by on 09/14/2012. Filed under Historia, Puerto Rico. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry
La Estadidad es una, pero cada cual la aprecia a su manera, por eso a veces parecemos divididos, pero es que somos realmente democráticos.

One Response to Parecía un demonio

  1. Por ser la política uno de los mayores entretenimientos, los debates, como las demás actividades proselitistas, se han convertido en eventos folclóricos. A principios del Siglo 20 los debates se celebraban en los teatros y en las plazas. Luego que surgiera la radio estos eventos tomaron un auge extraordinario. Un debate famoso, transmitido radialmente, fue el que sostuvieron Luis Muñoz Marín y Miguel Ángel García Méndez en la década del 30 por las controversias que suscitó la ley congresional Costigan Jones. Incluso, admiradores del patriarca del popularismo admiten que la elocuencia de García Méndez en aquel debate fue impresionante. Eran largos discursos pronunciados, sin límite de tiempo como ahora y duraban hasta altas horas de la noche. (Véase Enrique Bird Piñero, Luis Muñoz Marín: el poder de la excelencia).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El PPD ha sido Peor y Peor: AAV Peor que Sila; Sila Peor que RHCIII; RHCIII Peor que RHCII; RHCII Peor que RHCI; y RHCI Peor que RSV.
... ser Puertorriqueño es decidir con valentía, respetar a tu familia, hacer y no criticar, pero sobre todo, ser Puertorriqueño es no rendirse ...