Ganamos! y Aldabonazo

Ganamos!

12 de noviembre de 2012 – Opinión, Política, Puerto Rico –

José Garriga Picó , Profesor de Ciencia Política UPR-RP
“Los puertorriqueños hemos activado un proceso de autodeterminación que nadie tiene derecho a detener…”

EL VOCERO / Archivo / Ángel L. Vázquez

 
Todo el mundo debe estar claro: los grandes triunfadores el 6 de noviembre no fueron los políticos electos sino las opciones plebiscitarias: ‘NO’ y ‘ESTADIDAD’. Por eso, felicito a todos los estadistas, soberanistas e independentistas que nos unimos en una cruzada patriótica para, por primera vez en la historia de Puerto Rico, claramente y sin ambages decirle ‘no’ a nuestra condición territorial-colonial.  El ‘NO’ obtuvo 934,000 votos, más que lo que haya recibido opción alguna en ninguna consulta de estatus jamás celebrada en Puerto Rico y más votos que el gobernador electo García Padilla, quien mal puede pretender desconocer, como dijo que haría, el triunfo de una opción que lo superó en votos, incluyendo el de muchos Populares. Alejandro, te habla tu profesor de Ciencias Políticas de la UPR: el mandato de 934,000 electores se respeta.
Por el triunfo del ‘NO’, la condición colonial territorial actual ha perdido toda legitimidad y el régimen territorial en que vivimos no satisface el principio del consentimiento de los gobernados. Los puertorriqueños hemos activado un proceso de autodeterminación que nadie tiene derecho a detener… Ese derecho ha sido reconocido en todos los documentos congresionales y del Grupo de Trabajo del Presidente que han emergido en los pasados 23 años. En suma, el Pueblo de Puerto Rico tiene derecho a que se descarte de inmediato el régimen territorial imperante y se establezca un nuevo régimen basado en el consentimiento de los gobernados. Ahora mismo; sea quien sea el gobernador; porque ganamos.
Ese nuevo régimen, por supuesto, no lo escoge el gobernador electo o su legislatura y menos aun una Asamblea Constitucional de Status. El nuevo régimen ya el Pueblo lo escogió entre las opciones de cambio que se presentaron en la papeleta: las reconocidas por el Derecho Internacional Público: Independencia, la Estadidad y Libre Asociación Soberana.  Entre estas, la Estadidad ganó contundentemente con el 61.15% de los votos, según certificado al otro día del evento por la CEE.  Por primera vez en la historia, la Estadidad obtuvo más del 50% de los votos y superamos aún la marca de súper mayoría que han pretendido irrazonablemente imponernos los conservadores jurásicos del Congreso, los colonialistas impúdicos y los independentistas anacrónicos. Ganamos en grande. Felicito a los estadistas por haber logrado esa gran victoria. Porque, fíjese, en la historia de los Estados Unidos ningún territorio que haya pedido la Estadidad por voto mayoritario de los ciudadanos americanos, le ha sido negada.  El caso no será diferente con Puerto Rico. No tengo duda que seremos el estado 51. Ganamos.
Reconociendo eso, los opositores de la Estadidad se han dado a su tarea perpetua de tergiversación y  ahora alegan los Populares (y Blanco Pi) que hay que sumar los votos por el ELA Soberano y los dejados en blanco. Eso no es razonable ni posible por razones fundamentales. Primero, porque iría contra la ley del plebiscito, según aprobada; segundo, porque de ellas solo una es una alternativa reconocida por el Derecho Internacional, la libre asociación (ELA soberano). La ‘papeleta en blanco’ no es una opción descolonizadora y no aparece en ningún documento normativo del Derecho Nacional o Internacional.  Tercero, porque el significado de una papeleta en blanco no está establecido en la ley ni se puede inferir de la papeleta, precisamente porque está en blanco. La normativa en la jurisprudencia local y nacional de que el principio rector del voto es la intención expresada por el elector, al aplicarse a este caso, arroja que no puede determinarse la intención de una papeleta en blanco. Cuarto, porque si alguien tratara de valorar la acción de dejar la papeleta en blanco como una expresión de apoyo al ELA como existe (que, de paso, no es una opción descolonizadora) tendría que desarrollar un mecanismo interpretativo para diferenciar esos votos de aquellos que dejaron en blanco esa pregunta por otras razones. Y quinto, porque si el ELA como está y el ELA Soberano no son la misma cosa, como todo el mundo concuerda, sería absurdo sumar chinas con botellas y la suma no tendría significado alguno.
Ganamos y no podemos dejar de ir a cobrar el premio. Nadie puede permitir que la derrota de candidaturas al gobierno, por más desatinado o injusto que fuera ese rechazo, opaque el triunfo del Pueblo de Puerto Rico el pasado 6 de noviembre. La Asamblea Legislativa tiene que urgentemente aprobar una Resolución Conjunta antes de terminar el cuatrienio pidiéndole al Congreso la admisión de Puerto Rico como estado a base de los resultados del plebiscito. No hacerlo es darle la espalda al mandato del Pueblo y dejar en manos de Alejandro interpretar e implementar los resultados del plebiscito, algo irrazonable y absurdo porque nosotros ¡ganamos!

Destruir a PR para salvarnos de la Estadidad

19 de noviembre de 2012 – Opinión, Política, Puerto Rico

El Aldabonazo

EL VOCERO / Archivo

Mi columna del pasado lunes “¡Ganamos!” tuvo efectos inmediatos. En ella fue mi intención traer a sus sentidos a las huestes PNP que sumidas en la depresión por la derrota electoral del 6 de noviembre se olvidaron que los grandes triunfadores el 6 de noviembre fueron las opciones plebiscitarias ‘NO’ y ‘ESTADIDAD’ y habiéndose ganado la loto, no se movieron a reclamar el premio. El ideal había triunfado aunque la mayor parte de los candidatos electivos del partido habían sido derrotados. Mi llamado fue claro: no podemos dejar que la derrota de ningún líder PNP nos desvíe del ideal de descolonizar a Puerto Rico convirtiéndolo en el Estado 51.  El ideal es más grande que cualquier líder.

Esa misma semana el Comisionado Residente envió cartas al Presidente y al Congreso notificándoles la certificación de la Comisión Estatal de Elecciones de las victorias del ‘NO’ y de la ‘Estadidad’. Igual hizo el exgobernador y excomisionado residente Carlos Romero Barceló. Debemos recordar que el presidente Obama tiene con ambos la deuda de que hicieron campaña por su reelección en los estados.

Pero, desgraciadamente, no acompañaron con esos resultados una Resolución Concurrente de nuestra Asamblea Legislativa pidiendo la Estadidad, pues la Asamblea Legislativa aún no la ha aprobado como es de rigor. Aun cuando tal Resolución no lograra que el Congreso actúe inmediatamente sobre el tema, se establecería el récord de que por primera vez en la historia y basado en el voto popular, se pidió la Estadidad. El reloj de la admisión se echaría a andar.

Ya lo dijo Carmen Yulín, el PPD ayuda a los Izquierdistas

Yulin y AAV han hecho campana contra la Estadidad denigrando a Puerto Rico

Señores legisladores del PNP: su legado para la historia está sobre la mesa. Deben aprobar esa Resolución en la sesión extraordinaria que habrá de celebrarse próximamente o se les irá la guagua llamada ‘oportunidad’. Y les recuerdo, como dije en mi columna anterior, que no aprobar una Resolución Concurrente pidiendo la Estadidad “es darle la espalda al mandato del Pueblo y dejar en manos de Alejandro y la Asamblea Legislativa dominada por los populares interpretar e implementar los resultados del Plebiscito…”.  No creo que ningún PNP quiera que se le señale por haber hecho tal cosa.

El retorno del colonialismo perverso

Ante la afirmación del triunfo certificado del ‘NO’ y la ‘ESTADIDAD’ por Pierluisi y Romero, la reacción tergiversadora de las fuerzas del colonialismo perverso no se hizo esperar. Alejandro García Padilla le argumentó a los miembros del Congreso y al público en general que la ‘ESTADIDAD’ no se podía considerar ganadora, pues si se sumaban los que dejaron la papeleta en blanco (equivalente a “ninguna de las anteriores”) a los que votaron por el ‘ELA SOBERANO’ y la ‘INDEPENDENCIA’, la opción ‘ESTADIDAD’, aún siendo la más votada, no tenía una mayoría sino del 46% del total de los votos y los no votos. Al pobre Alejandro no se le ocurrió que siguiendo esa misma lógica, él no sería gobernador electo, pues solo obtuvo el 47.8% del total de electores. Alejandro, piensa y consulta antes de hablar para evitar metidas de pata.

Señor Gobernador electo, yo reconozco que –aunque no sea de mi agrado– usted ganó las elecciones. (Nota: Aunque solo las ganó gracias a 16,000 votos mixtos. De hecho, el PNP sacó 3,000 votos íntegros más que el PPD, demostrando que el PNP sigue siendo el partido de base más amplia en Puerto Rico: el único que ha ganado elecciones –dos veces– por más de un millón de votos y con más del 50% del electorado desde el 1976. Desde entonces, el PPD nunca ha llegado a tener el 49% de los electores. Ganó usted por las alianzas con sectores minoritarios radicales con quienes se le va a hacer difícil mantenerlas por cuatro años).

Reconozco su triunfo porque reconozco y acepto la Ley Electoral. Acepte usted la Ley del Plebiscito y proclame los resultados como ella lo ordena. Reconozca además que la jurisprudencia ha hecho claro que los votos en blanco no cuentan. No argumente en contra de la ley y la jurisprudencia que el 2 de enero del 2013 va a jurar preservar y proteger. No olvide desde ahora el juramento que va a hacer.

No permitas que otra vez tu partido y sus operativos en Washington se alíen con los más racistas en el Congreso –tanto republicanos como demócratas– para comenzar una campaña para desprestigiar los resultados del plebiscito de la misma manera que han intentado desprestigiar a los puertorriqueños como pueblo con el propósito –en ambos casos– de impedir la Estadidad. Alejandro, aunque pienses que estás defendiendo tu ideal (de paso, ¿puedes aclararnos cuál es?), recuerda que no debes destruir a Puerto Rico para salvarnos de la Estadidad.

Envíe sus comentarios a GarrigaPico@Yahoo.com

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

You must be logged in to post a comment Login