En contra de la corriente (Opinión)

En contra de la corriente (Opinión)

22 de abril de 2013 – ActualidadOpiniónPolítica – 

El colapso del modelo económico del ELA nos han hecho perder la capacidad para competir en la presente economía globalizada

Rafael Román, secretario de Educación. EL VOCERO/ Archivo

Los países exitosos en la globalización son aquellos que han adoptado el modelo de desarrollo de la economía del conocimiento. Han invertido grandemente y con efectividad en la educación, principalmente en las materias fundamentales para competir en el nuevo orden: matemáticas, ciencias, tecnología y en la enseñanza del inglés, el idioma de la globalización. El eje central de ese modelo es la innovación basada en la ciencia, la tecnología y la investigación.

El colapso del modelo económico del ELA nos han hecho perder la capacidad para competir en la presente economía globalizada encontrándonos en medio de un mundo altamente competitivo sin las herramientas efectivas que nos permitan salir de la encerrona social económica en que estamos metidos y que es de todos conocida. Los informes de la Casa Blanca, como la plataforma del Partido Demócrata Nacional nos señalan que la no resolución del status mantiene la Isla atrasada. Así pues, es necesario movernos a paso firme hacia la resolución del status para lograr la estadidad y el progreso. Al mismo tiempo, es necesario sentar urgentemente las bases para adelantar nuestro desarrollo con un modelo económico que tenga el conocimiento como su eje central.

Nuestro sistema educativo padece de grandes fallas que resultan en altos niveles de deserción escolar y a los estudiantes que permanecen en la escuela los preparan muy mal en las materias fundamentales para competir en la globalización. Ejemplo de ello es el fracaso de los estudiantes en las más recientes Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico, en las que fracasaron en todas las materias en que fueron evaluados. Como si esto no fuera suficiente desastre, ahora el secretario de Educación, Rafael Román, ha derogado los periodos lectivos de 60 minutos, reduciéndolos a 50 minutos, porque supuestamente nuestros estudiantes tienen poca tolerancia a periodos de una hora, así como para supuestamente, diversificar el currículo escolar. Este nocivo cambio pretende reducirles tiempo a las materias fundamentales y crear un periodo completo para que tomen clases de música, danza, artes visuales, manualidades, bellas artes y teatro.

Esta acción retrograda es el pago por parte del Secretario a la Asociación de Maestros y a su Presidenta por haberlo recomendado a él para la posición. Es también el pago a los gremios magisteriales –que lo que quieren es que sus miembros, notorios por el ausentismo y por despachar innecesariamente a los estudiantes para no dar clases, trabajen lo menos posible y ganen más– por haber apoyado al actual Gobernador durante la campana eleccionaria. Esta determinación significa reclutar de 500 a 800 maestros para enseñar esas disciplinas, lo que representa un potencial de más cuotas para los gremios.

En países competitivos en la globalización, como India y China, los estudiantes pasan de entre 25% a 30% más tiempo en la escuela que en Estados Unidos. En China se les pone gran presión a los estudiantes para ser competitivos. Allá los estudiantes pasan de lunes a viernes, nueve horas diarias en las escuelas y dos horas haciendo asignaciones en la casa. Nadie allí habla de poca tolerancia por mayor tiempo dedicado a los estudios… al contrario

Esta administración populista y politiquera nos lleva aceleradamente en contra de la corriente de los países más competitivos.

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

You must be logged in to post a comment Login