Farrow y la federalización del estatus (Parte II)

NR – Cuando el Congreso, obligado por la necesidad de reconquistar a Hispanoamerica y Restablecer su liderato como la Primera y Mejor Democracia del Mundo le ofrezca la Estadidad a Puerto Rico, el 90% votaremos por la Igualdad, porque hasta el PIP tiene en su Plataforma la Ciudadanía Americana. Por eso AGP está agotando los últimos cartuchos del Coloniaje, que los Estados Unidos es un Gueto y que ser Americano es un Suicidio.

Farrow y la federalización del estatus (Parte II)

15 de julio de 2013 – ColumnasOpinión – 

“Ya no hay por qué felicitar a los puertorriqueños por ese estatus político anacrónico”

Jeffrey Farrow conversa con Carlos Romero Barceló durante el almuerzo auspiciado por el grupo Igualdad. EL VOCERO / Dennis A Jones

La Casa Blanca ya lo decidió. Este año, el Presidente de Estados Unidos no enviará un mensaje felicitando al Gobernador y al Pueblo de Puerto Rico en el 61er. aniversario de la creación del ELA el 25 de julio. Este antimensaje es claro: ya no hay por qué felicitar a los Puertorriqueños por ese estatus político anacrónico. En todo caso, la Casa Blanca podría publicar una esquela enviándole el pésame a los progenitores y manutentores del ‘frankensteiniano’ estatus advirtiéndoles: RIP ELA.

Este antimensaje, al igual que el asertivo mensaje que Jeffrey Farrow nos trajo al dirigirse al almuerzo de ‘Igualdad: Futuro Seguro’ el pasado 2 de julio, tienen como propósito preparar a los puertorriqueños para lo que habrá de trascender a partir de la vista pública del Comité de Energía del Senado de Estados Unidos programada para el próximo primero de agosto sobre los resultados del pasado plebiscito. El contexto de esa vista pública es que, hoy por hoy, la Casa Blanca y los líderes congresionales tienen claro que en ese plebiscito hubo una transformación fundamental del asunto del estatus de Puerto Rico: el estatus colonial que sus seguidores llaman ELA fue contundentemente rechazado y el electorado escogió abrumadoramente la estadidad para sustituirlo.

Por eso, AGP y los colonialistas de todo cuño están tratando de sabotear en Washington todo intento de resolver nuestro estatus. Para evitar eso, el Gobierno federal está estudiando cómo federalizar el proceso. La federalización conllevaría que el Congreso auspicie una nueva consulta al electorado puertorriqueño para hacernos la pregunta y recibir nuestra contestación directamente. Así se elimina de intermediario al Gobierno local controlado por los inmovilistas colonialistas. Las alternativas y la forma de la papeleta las elaborará la Casa Blanca, las legislará el Congreso y las implantará el Departamento de Justicia federal actuando directamente sobre la Comisión Estatal de Elecciones de Puerto Rico que, por un lado, no está controlada por ningún partido y, por otro, estaría federalizada por las disposiciones de la ley federal, para estos propósitos.

La tesis prevaleciente en el Gobierno federal, cansado de nuestro circo de tres pistas, es que hay que sacar los partidos políticos locales del medio de la discusión procesal del estatus para que se pueda lograr algo. Prueba de esto es que el mensaje de Farrow se hace no a invitación del Gobierno local o de los partidos sino de Igualdad, un cmité de acción política que tiene prohibido por ley coordinar sus estrategias y actividades con ningún partido político.

Al presente, los entendidos en el asunto de nuestros estatus consideran dos posibles formas para la papeleta para la consulta congresional. La más favorecida parece ser el referéndum confirmatorio que promueve el HR2000 (Proyecto Pierluisi) que da a escoger: ‘Estadidad Sí o No’. Los Populares y otros colonialistas, por supuesto, se oponen violentamente a una nueva consulta y a la pregunta ‘Estadidad Sí o No’ y proponen a regañadientes una papeleta con tres alternativas: ELA mejorado, independencia y estadidad. Los federales, sin embargo, categóricamente mantienen que el ELA mejorado que define el PPD no es constitucional ni políticamente posible. Por tal razón, no puede entrar en la papeleta. De hecho, entienden que la continuación de la presente condición territorial, el ELA como está, tampoco puede aparecer en la papeleta ya que este no resuelve sino que prolonga el problema del estatus. Para ellos la única forma lícita de asociación es la llamada Libre Asociación.

Desgraciadamente para los colonialistas, mientras más intransigentemente insistan en que se incluya el ‘ELA mejorado’ o el ‘ELA como está’, más probable hacen que prevalezca la papeleta ‘Estadidad Sí o No’. Si esa es la papeleta, el Congreso de hecho estaría ofreciéndonos la estadidad. Y no tengo duda que los puertorriqueños no rechazarían tan generosa oferta. Esa, en fin, es la consecuencia de la federalización del estatus.

Comentarios a: GarrigaPico@yahoo.com
Twitter: @garrigapi

Jeff Farrow y la federalización del estatus (Parte I y II)

8 de julio de 2013 – ColumnasOpinión – 

“Lo que dice sobre este asunto siempre tiene una base sólida y está medido para enviar un mensaje y surtir un efecto”State of the Union

Agárrese bien que aquí vamos. Antes del fin de este año el Gobierno federal tomará control del proceso de definir finalmente nuestro estatus político. La notificación de ese proceso nos la envió la Casa Blanca a través del principal asesor del Gobierno federal sobre este tema: Jeffrey Farrow.

Este abogado, natural de las Islas Vírgenes y casado con una puertorriqueña, ha trabajado el tema del estatus en los aposentos del poder congresional y presidencial por más de 30 años. Por su experiencia, conocimiento y cacumen es considerado el mayor experto de los asuntos de los territorios y un jugador esencial en cualquier proceso de alteración de sus estatus. Como tal, ha negociado o discutido el tema de nuestro estatus con los últimos seis gobernadores de Puerto Rico.

Con tal prestigio que proteger, Farrow nunca habla de este tema ociosamente; ni se dedica a especular sobre cosas que desconoce. Habla sobre lo que sabe y sobre la información que recibe de acreditadas fuentes y contactos. Con estos, en buen castellano, ‘clirea’ lo que va a decir para no equivocarse y no interrumpir procesos. En otras palabras, lo que dice Farrow sobre este asunto siempre tiene una base sólida y está medido para enviar un mensaje y surtir un efecto. Vamos a ver entonces los principales puntos de su mensaje, algunos de los cuales se les han escapados a políticos y analistas.

Primero, que, como yo les había alertado en columnas anteriores, AGP y su Gobierno están gastando fuertes cantidades de nuestro dinero para desacreditar en Washington los resultados del pasado plebiscito. Segundo, que sin embargo, no está teniendo éxito porque el presidente Obama no puede desatender olímpicamente el sensitivo tema de nuestro estatus dada la demostrada importancia del voto hispano en las elecciones nacionales. Tercero, que a pesar de que AGP ha llegado hasta a enviar una carta a los congresistas promoviendo la mentira de que el ELA ganó el plebiscito del pasado noviembre, la Casa Blanca y los líderes congresionales tienen claro que la ganadora fue la estadidad. Cuarto, que la historia del tema del estatus se puede dividir en dos eras: antes del plebiscito del 2012, cuando la pregunta era: “¿cuál status definitivo quieren los puertorriqueños?”; y después del plebiscito, cuando la pregunta es: “ya que los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico han solicitado la estadidad, ¿qué proceso debe instaurarse para atender esa petición?

Quinto, que el principal escollo para instaurar un proceso expedito es que al Gobierno federal se le hace difícil actuar sobre un asunto pertinente a un estado o territorio en contra de los deseos de su gobernador y sus cámaras legislativas locales. Sexto, que por esa razón la Administración Obama va a federalizar el proceso de consulta a los puertorriqueños auspiciando un plebiscito que le dé un mandato directo para actuar por encima de los impedimentos que pretendan interponer el gobernador y las cámaras locales.

Séptimo, que lo que queda por discutirse y disponerse en el Congreso es la forma del plebiscito incluyendo las alternativas que se incluirán en la papeleta. Octavo, que un aspecto importante de la federalización del proceso es que las alternativas y la forma de la papeleta no la van a decidir los legisladores de mayoría sino el Departamento de Justicia federal actuando directamente con la Comisión Estatal de Elecciones donde ningún partido tiene una mayoría. Una vez federalizada, es decir, puesta para este asunto directamente bajo disposiciones de una ley federal, la CEE podrá actuar de manera autónoma del gobernador y las cámaras locales eliminando obstáculos a la solución del status. Continúa…

Comentarios a: GarrigaPico@yahoo.com
Twitter: @garrigapi

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

You must be logged in to post a comment Login