El Principe de Maquiavelo adaptado al Puerto Rico Moderno

Ver http://historiageneral.com/2009/11/25/el-principe-de-maquiavelo/

Resumen Anotado del libro El Principe de Maquiavelo adaptado al Puerto Rico Moderno

INDICE Por Capítulos:

Maquiavelo

 

Introducción

I. Cuántas Clases de Posiciones de Liderato Hay y Cómo se Adquieren: *
II. Del Liderato en Empresas por Designación: *
III. De los Líderatos Mixtos: *
IV. Por Qué Razón el Electorado Está Variable Después de Muñoz Marín:
V. De Qué Modo se Han de Gobernar los Gobiernos y las Empresas Públicas: *
VI. De las Empresas Nuevas Adquiridas con Colaboradores Propios y Virtuosamente: *
VII.  De Las Administraciones Nuevas Que Se Adquieren Con Los Votos Y las Fortunas De Otros *
VIII. De Aquellos que Llegaron al Liderato Utilizando Medios Ilícitos: *
IX. Del Liderato Democrático:
X. Cómo se Han de Medir las Fuerzas de Todas las Empresas Públicas:
XI. De la Empresas eclesiásticas:
XII. De las Diferentes Clases de Recursos y Empleados Públicos y de los Mercenarios:
XIII. De los Recursos Auxiliares, Mixtos y Propios:
XIV. De lo que Corresponde a un Líder Acerca de la Organización Política:
XV. De las Cosas por la Cuales los Hombres, en Especial los Líderes, son Alabados o Censurados:
XVI. De la Liberalidad y de la Buena Administración Pública:
XVII. De la Crueldad y de la Clemencia, y de si es Mejor ser Amado que Temido o Viceversa:
XVIII. De Qué Modo han de Cumplir los Líderes la Palabra Dada: *
XIX. De Qué Modo se ha de Evitar el ser Despreciado y Odiado: *
XX. De el Ejercicio del Poder y Muchas Otras Cosas que los Líderes Realizan Cada Día, si son Utiles o No: *
XXI. Qué Conviene Hacer a un Líder Para Ser Estimado: *
XXII. De los Secretarios y Funcionarios que los Líderes Tienen a su Lado: *
XXIII. Cómo se Ha de Huir de los Aduladores: *
XXIV. Por Qué Razón los Líderes Han Perdido Elecciones: *
XXV. De Cuanto Puede la Fortuna en las Cosas Humanas y de Qué Modo se le ha de Resistir:
XXVI. Exhortación al PNP Para Ganar El Plebiscito y las Elecciones del 2,000:

El libro que inició las ciencias políticas adaptado a la política puertorriqueña, en español sencillo, entendible, para proamericanos en Puerto Rico (el que no sea proamericano no lo podrá entender porque carece de la base histórica, realidad y mentalidad adecuada para hacerlo).

Introducción

Este escrito es solo para estadistas, porque los populares e independentistas no lo comprenderán, y si lo comprenden aprenderán a pensar y se harán estadistas.

DE MAQUIAVELO AL  LIDER ESTADISTA PROAMERICANO

(Por: Comité de Estudios Objetivos)

(Este es un ejercicio intelectual para análisis y evaluación en el proceso de capacitación política al liderato estadista. Advirtiendo que El Príncipe de MAQUIAVELO es el libro más controversial que se ha escrito y que no se debe citar públicamente, sino usarlo para el análisis privado y estrictamente confidencial. Las ideas y conceptos son de MAQUIAVELO, sólo actualizadas. Esto es una parodia. Para su preparación se han usado más de siete versiones, incluyendo la traducción del Costaricence Manuel Formoso. El escrito original es de dominio público.)

A veces quienes desean algo de un Líder, le entregan regalos o cosas que aprecian. Consciente de que los líderes estadistas son extraordinarios administradores pero les hace falta astucia en su función política, y deseando puedas ayudar en el Triunfo en El Plebiscito y en las elecciones de 2012, nada he encontrado de mayor valor que el análisis de las actuaciones de los grandes hombres adquirido mediante una larga experiencia de las cosas modernas y un continuo estudio de las antiguas. Tras haberlas examinado y escogido con gran diligencia, recopiladas en un pequeño escrito actualizado, te las envío ahora.

Confío que lo aceptarás, considerando que no puedo hacerte mejor ofrenda que darte la facultad de poder comprender, en brevísimo tiempo todo aquello que yo, durante tantos años y con tantas fatigas y peligros, he conocido.

No la he recargado con muchas palabras, ni otro atractivo superfluo, porque he querido tan sólo la variedad de la materia y la gravedad del tema te la hagan grata.

No quiero que se tenga como presunción mía que un hombre humilde ose discurrir o dar normas sobre el gobierno a los Líderes. Porque así como los que pintan paisajes se sitúan bajo en la llanura, para considerar la naturaleza de los lugares más elevados, y al contrario, para ver la de los sitios bajos se ubican alto en los montes, igualmente para conocer bien la naturaleza de los pueblos se requiere ser Líder y para conocer la de los Líderes hay que ser del pueblo.

Recibe, pues, esta pequeña ofrenda con el mismo ánimo con que yo os la envío. Si de ella hacéis diligente estudio y lectura conoceréis mi supremo deseo: que alcancéis la grandeza que la fortuna y tus restantes cualidades personales y administrativas prometen.

I. Cuántas Clases de Posiciones de Liderato Hay y Cómo se Adquieren:

Todas las Empresas Públicas, todos los dominios que han tenido y tienen autoridad sobre los hombres, han sido y son por designación o adquisición.

El liderato de una empresa pública, semipública o privada se logra por designación o por adquisición. Por designación son los que provienen de otros que la adquirieron y por mucho o poco tiempo la administraron y traspasaron dicha autoridad.

El liderato de una empresa por adquisición es nuevo como el Fundador de la empresa, o es ganado compitiendo con otros. Porque la autoridad o poder se puede traspasar, pero la influencia se gana por las obras y acciones personales {El título y la autoridad se puede traspasar, pero el liderato se lo gana cada persona. En forma similar a enamorar a una mujer, principalmente con detalles.}.

Las empresas ya establecidas acostumbran a sus empleados a trabajar por la dirección del Jefe {Ser Jefe no necesariamente significa ser Líder, porque el Jefe manda pero el Líder persuade, convence, motiva, estimula, con sus acciones ejemplarizantes. El Líder se gana la confianza y el respeto de sus seguidores por sus acciones, que valen más que mil palabras. Recordando que las acciones negativas son efectivas a corto plazo, pero que a largo plazo son las acciones positivas las que perduran. Los populares prefieren la mentira, el engaño y la manipulación por lo que sólo son efectivos a corto plazo. Los progresistas piensan en el presente y en el futuro, por lo que las acciones son perdurables pero toma más tiempo y esfuerzo el comunicarlas. Recuerda que en el Plebiscito de 1993 los populares ganaron con engaños diciendo que la Estadidad impondría contribuciones a las propiedades y que los puertorriqueños perderían sus casas, también en el Referéndum para limitar el derecho a la Fianza a los criminales habituales dijeron que ser convicto por un cheque sin fondo era un delito “gravísimo”, con esas mentiras ganaron, pero a la larga esas estrategias le rebotarán en su contra.}; por tradición, hábitos y costumbres establecidas, por ejercer el derecho de propiedad o en forma democrática; y se adquieren con los recursos de otro o con los propios, o combinación de ambos, gracias a la fortuna o virtud {Virtud para MAQUIAVELO no es en el sentido ético-moral solamente, sino en las virtudes o habilidades de liderato, tales como laboriosidad, capacidad, iniciativa, valor, astucia, creatividad, perseverancia, previsión, disposición, asumir responsabilidades, prestar servicios, lograr el apoyo de seguidores mediante la persuasión, estímulo y motivación; la capacidad de especificar y realizar objetivos y metas comunes a su grupo.} del Líder.

II. Del Liderato en Empresas por Designación:

Examinaré cómo se pueden administrar y mantener {Para MAQUIAVELO el mantenerse en el poder es una función vital del Líder político porque es la única forma de continuar su obra, ya que con la estabilidad y continuidad se afirma lo ya iniciado.}.

En las Empresas Públicas donde el Líder llega por designación, habituados sus empleados y ciudadanos, la dificultad de conservarlos es menor que en las nuevas. Basta con respetar el orden de los Líderes anteriores y contemporizar con los acontecimientos que se sucedan. Si la designación fue correcta y el que ostente la posición de Líder por designación es de un ingenio corriente, se mantendrá en su posición, salvo que una extraordinaria y excesiva fuerza lo prive de la posición. Y aún en este caso, al primer contratiempo que tenga el usurpador, la readquirirá.

Ocurre así porque el Líder al que se le ha traspasado autoridad en forma legítima, tiene menos motivos y necesidad de ofender que el nuevo, de donde resultará ser más amado. Y si vicios extraordinarios no lo hacen odioso, es razonable que se le ame. La antigüedad y continuidad de su dominio apagan la memoria y los motivos de las innovaciones, en tanto que cada mudanza proporciona las bases para realizar una nueva.

III. De los Líderatos Mixtos:

En el liderato nuevo es donde se encuentran las dificultades. En primer lugar, si no es enteramente nuevo, sino miembro incorporado a un conjunto, al cual podemos llamar mixto, la inestabilidad nacerá de una dificultad natural presente en todos los lideratos nuevos: los hombres cambian voluntariamente de señor creyendo mejorar. Esta creencia los hace luchar en contra de su antiguo Líder, pero se engañan. Más tarde la experiencia les demostrará haber empeorado.

Esto procede de otra necesidad natural y ordinaria. Es la que obliga, a quien se impone como Líder nuevo, a agraviar a sus empleados y ciudadanos con cambios radicales por personas extrañas, y con otras infinitas injurias, causadas directamente por la conquista. De tal modo que tendrás como adversarios a todos aquellos que has ofendido al adquirir la empresa, y no podrás mantener como amigos a quienes te ayudaron a entrar, porque no podrás satisfacerlos en el grado en que lo han esperado, ni tampoco imponerte a ellos con remedios fuertes, por estarles obligado. Porque un Líder, por poderoso que sea en el uso de su influencia, recursos materiales y humanos del gobierno, cuando conquista una empresa, requiere del favor continuo de sus empleados y ciudadanos que a la vez son electores.

Por estas razones el proamericanismo {Los del PNP tienen que entender que deben trabajar 100 veces más que los populares, porque la generalidad de los progresistas son escrupulosos, veraces, honestos, trabajadores, capacitados, con una misión y metas claras y definidas lo cual toma tiempo y esfuerzo de explicar y producir resultados. Mientras que los dirigentes populares actuales son mentirosos, tramposos, no tienen escrúpulos, ni misión, ni objetivos, ni moral, ni ética, son politiqueros profesionales que aspiran a lo inmediato, a defender los Grandes Intereses y el enriquecimiento de unos pocos, por eso no saben hacer obras, pero que a corto plazo son efectivos obteniendo resultados electorales. Los populares actuales son el mal, que a corto plazo son efectivos; los

progresistas son el bien que logran resultados positivos y perdurables a largo plazo.} conquistó el Gobierno de Puerto Rico en 1968 y rápidamente lo perdió en 1972. La primera vez que lo perdió, bastó con el retorno del PPD en 1973 a 1976 que fue desastroso para Puerto Rico, porque el Pueblo que le había abierto las puertas, y al sentirse defraudado en sus esperanzas y en el bien futuro con que había soñado, no pudo soportar más los fastidios, el mal Gobierno de los cansados, obsoletos, improductivos y corruptos populares. Luego les tomó ocho años a los populares para con promesas falsas y mentiras reconquistar el poder en 1984 y perderlo en 1992.

Pero es bien cierto que conquistados por cuarta vez por los estadistas, los electores populares (1968, 1976, 1992 y 1996) que se han rebelado, se pierden con menos dificultad.

Tomando como pretexto la rebelión, el Líder tendrá menos miramientos para asegurar su poder, castigando a los delincuentes, vigilando a los sospechosos y poniendo su atención en las partes más débiles.

Los electores que se conquistan y se unen al Líder, son de la misma región y de las mismas creencias o no lo son. Si lo son, se facilita enormemente el conservarlos, especialmente si no están acostumbrados a vivir libremente. Para poseerlos tranquilamente basta con haber extinguido la línea de sucesión del Líder que los dominaba, porque manteniendo en todo lo demás las condiciones antiguas y no alterando sus costumbres, los hombres vivirán tranquilamente.

Si bien hay alguna diferencia en las creencias, no es menos que las costumbres son similares y pueden fácilmente acomodarse. Porque la inmensa mayoría de los populares son estadistas como los progresistas {Aunque el liderato popular en su mayoría son anti-americanos, principalmente por complejos de inferioridad coloniales, les prevalece su egoísmo por el poder para beneficio propio y de unos pocos.}. Quien conquista un nuevo territorio y quiere conservarlo debe tener en cuenta dos cuidados: uno, que el linaje del anterior Líder se extinga, como sucedió con el linaje de Muñoz Marín cuando los propios populares derrotaron a Melo Muñoz; otro, no alterar las leyes ni los tributos existentes. De esta manera, en brevísimo tiempo, se convertirá en un solo cuerpo.

Pero las dificultades surgen cuando se adquieren Gobiernos con diferentes creencias, costumbres y leyes.

Para conservarlos es necesario gran fortuna y virtud (capacidad). Uno de los mejores y más eficientes recursos será que el Líder se identifique con sus empleados y electores. Esto hará más segura y durable su posición. {Así procedió Ramón Luis Rivera en Bayamón, que se mezcló con su pueblo, visitaba las obras todas las madrugadas, las oficinas todas las mañanas, asistía sin avisar a todos los entierros, velorios, hospitales, vecindarios y actividades y se mantenía continuamente escuchando a su pueblo, también encomendó a todos sus ayudantes a visitar casa a casa en Navidades, y en Las Madres llevar una Tarjeta de Felicitación, y le envía una Tarjeta en su cumpleaños o de pésame a sus empleados sean o no del PNP.} Aun respetando sus leyes y costumbres, el Líder la puede perder si se aleja de la ciudadanía. Porque identificándose y acercándose a su Pueblo verá nacer los desórdenes, conocerá de los problemas, necesidades y aspiraciones del electorado e inmediatamente podrá remediarlos. Pero estando lejos, los conocerá tarde cuando ya no hay remedio. {La teoría del cambio es que los problemas se agrandan si no se atienden a tiempo. Si se espera a que se convierta en una crisis para reaccionar, no se tendrá control sobre los resultados. Al encontrarse un problema se debe planificar la mejor estrategia para resolverlo e implantar las medidas correctivas antes de que se convierta en crisis. Así se tendrá el mayor control sobre los resultados. Pedro Rosselló como médico-cirujano entiende que las enfermedades (de Puerto Rico) se deben resolver antes que se le empeore el paciente. Los populares sólo atienden las crisis, sólo saben presentar excusas y son negativos e improductivos.}

Compartiendo el Líder con la ciudadanía no será abusada por sus oficiales. Los electores estarán contentos de poder recurrir al Líder que tienen cerca. Tendrán más razones para amarlo, si son buenos; y para temerlo, si se comportan de otro modo. Aquel que del exterior pretenda asaltar ese Gobierno, tendrá más cautela, porque estando el Líder con su Pueblo, sólo lo perderá con grandísima dificultad.

Otro excelente remedio es estableciendo oficinas con personal capacitado en todos los lugares que sean como representantes personales del Líder. Porque se hace esto o si no hay que dedicar muchos recursos materiales {El Líder no trabaja sólo, si no tiene seguidores no es líder. Su función principal es la de dirigir, gran parte de su trabajo es principalmente simbólico, como ejemplo y modelo a los demás, porque el gobierno lo realizan los del nivel operacional que son los que están en contacto con la ciudadanía y le prestan los servicios. Por eso es tan importante los detalles, el llegar temprano, trabajar hasta tarde, trabajar más que los demás, servirle de ejemplo de productividad, eficiencia, puntualidad, responsabilidad, dedicación y entusiasmo. También implica que una de las habilidades que más debe refinar el Líder es el saber seleccionar a sus colaboradores y localizarlos en el mejor lugar donde le sean más efectivos, saber delegarle funciones y saber supervisarlos adecuadamente. Porque en política todos son necesarios y ayudan, como humanos imperfectos y también desayudan, pero es necesarios localizarlos donde puedan ayudar más y perjudicar lo menos posible al Líder.}. Con las oficinas regionales y locales no se gasta mucho, casi sin gastos se las establece y mantiene. Y sólo se ofende a aquellos pocos a quienes se quita tierras y casas, para darlas a los nuevos representantes. Dispersos y empobrecidos los perjudicados, son una mínima parte del electorado muy poco daño pueden hacer. Los demás, al no haber sido ofendidos, deberán mantenerse tranquilos, con miedo a actuar equivocadamente, temerosos de ser intervenidos como aquellos que ya han sido despojados.

Concluyo, pues, que las oficinas regionales y locales no son costosas, son más fieles y ofenden menos. Los agraviados no pueden hacer daño, siendo pocos y dispersos, como ya he dicho. Porque se ha de notar, que a los hombres se los ha de halagar o aniquilar, porque de las ofensas leves se vengan, pero de las grandes no pueden. Así el agravio que se haga a un hombre ha de ser de tal naturaleza que no permita temer su venganza.

Si en lugar de oficinas regionales y locales con personas capacitadas se mantienen personas incapaces y rapaces, se gastarán más los ingresos consumiendo el mantenimiento de los ineptos que en los servicios. De modo que lo adquirido se tornará en pérdida. Y se ofende mucho más, porque el desperdicio o mal uso de recursos públicos perjudica a todos. Todo el mundo sufre las molestias y se convierten en adversarios. Y son adversarios que pueden hacerte daño, tan sólo permaneciendo vencidos en sus casas. Bajo cualquier aspecto la ineptitud y rapacidad es tan inútil como útiles son las buenas oficinas regionales, locales y de sectores con personal bien organizado, honestos, capacitados, trabajadores, prestando buenos servicios y representando bien al Líder.

Debe también, quien se encuentra en la posición de Líder, convertirse en jefe y defensor de los vecinos más débiles {En el PNP siempre “Los Humildes Son Primero”.}, ingeniándoselas para humillar a los más poderosos. Y cuidarse sobre todo, de que bajo ningún pretexto intervenga un extranjero tan poderoso como él. Intervención que fácilmente se producirá porque será llamado por los que están descontentos, ya sea por exceso de ambición o por miedo. Así se vio cuando los Grandes Intereses Azucareros en 1940, egoístas que sólo le interesaban las ganancias siempre exigiendo exenciones totales {A los Grandes Intereses multinacionales son apátridas y pelean por cada centavo usando lacayos

comprados con migajas como sus portavoces. No aportan a los gastos de la infraestructura y servicios que usan y es injusto que a los puertorriqueños se les requiera pagar contribuciones y a los Grandes Intereses no. Ahora son las 936 que exigen exención total, abusan vendiendo las pastillas mil por ciento más caras en Puerto Rico y los Estados, cierran sus fábricas como promedio cada ocho años y no quieren reciprocar con buenos empleos seguros y buenos salarios que es lo que a Puerto Rico le interesa. Pero las 936 han comprado a Acevedo y a Celeste por centavos para su campaña mientras defienden los $12 billones anuales que se ganan neto.

* En 1940 la Coalición perdió con los populares porque los atacaron por un pequeño acto de Corrupción, dos empleados de la legislatura aparecieron estudiando en el CAAM. En 1968 porque dos o tres fallaron y en 1984 porque fabricaron el caso de Cerro Maravilla.} y sin responsabilidad social, insensibles y abusadores, exigían todo dando poco o nada, y Muñoz Marín defendiendo al Pueblo enseñando que la “Vergüenza es superior al Dinero” {Los del PNP son más racionales que los populares, pero los populares son más fanáticos y disciplinados. El PNP es muy bueno en actividades de “Chijí Chijá” pero necesita mejorar en el trabajo de debate público, labor electoral y de movilización de electores, lo que es necesario atender urgentemente.}.

El orden de las cosas es tal, que tan pronto como un extranjero poderoso penetra en una comunidad, todos los que son menos fuertes que él se le unen, movidos por la envidia que han tenido contra quienes han sido antes más poderosos que ellos. Tanto es así, que respecto a estos más débiles no tendrá fatiga alguna para ganárselos. Porque de inmediato harán un sólo cuerpo con el Líder que no se vende, ni se entrega y no reniega a defender al bienestar común. Ha de cuidarse solamente de que no adquieran demasiada fuerza o excesiva autoridad. Fácilmente podrá con su propia fuerza y con la ayuda de los pequeños, humillar a los poderosos y permanecer tranquilo. Quien así no proceda, perderá pronto lo que ha conquistado, y de mantenerlo, tendrá infinitas dificultades y fastidios.

Los romanos que gobernaron al mundo por mil años, en los territorios que conquistaron, siguieron bien estas reglas. Establecieron colonias, ayudaron a los más débiles, humillaron a los poderosos, y nunca dejaron que un extranjero poderoso adquiriera mucho prestigio. Ejemplo de esto fue Muñoz Marín que no permitió que los Grandes Intereses azucareros mandaran en Puerto Rico, o Luis A. Ferré que les impuso mayores salarios para los empleados puertorriqueños y el Bono de Navidad, o Romero Barceló que les obligó a pagar contribuciones razonables en el salario mínimo federal; pero siempre los Grandes Intereses (hoy las 936) protestaron por pagar hasta un centavo más, esa es la naturaleza de los Grandes Intereses; siempre amenazan con quitar los empleos e irse de Puerto Rico, pero no se fueron, porque sus amenazas es parte de su naturaleza y forma de ser y porque sabían que era justo el que se negociara por el bien del Pueblo {Los Grandes Intereses pelean y amenazan por cada centavo porque siempre buscan que se les concedan privilegios y que las contribuciones y responsabilidades las asuma el pueblo trabajador y la clase media. Buscan exenciones contributivas completas y “permanentes” sin contraprestaciones equivalentes. Que el trabajador sea quien les pague los servicios públicos de educación, salud, seguridad y la infraestructura sin aportar un centavo. Porque el poderoso entiende que se lo merece todo aportando lo menos posible. El poderoso es insaciable y el líder debe ser justo y razonable, porque aporta empresas que emplean a los demás, pero solicitándole lo haga con responsabilidad social. A la vez entender que el poderoso necesita del poder público constantemente, por lo que es necesario una negociación constante que beneficie al bienestar general.}.

Porque los romanos hacían lo que todo Líder prudente debe hacer. No solamente preocuparse por los problemas presentes, sino, también por los futuros, con el fin de remediarlos con todos los recursos a su alcance. Porque los males, previstos a tiempo son de fácil cura {Esto es lo que ha hecho Pedro Rosselló, con sus reformas graduales, positivas y constructivas. Por eso ha sido el Mejor Gobernador en la historia de Puerto Rico.}. Pero si esperamos a que se desarrollen, la medicina ya no sirve, porque la enfermedad se ha vuelto incurable. Es lo que ocurre con el cáncer, al decir de los médicos. Al inicio es fácil de sanar, pero difícil de conocer. Pero con el paso del tiempo, no habiéndola reconocido y tratado en su momento, se vuelve fácil de conocer pero difícil de curar. Así ocurre con los asuntos del Estado. Tratándolos a tiempo se remedian pronto, pero esto sólo lo hacen los prudentes. En cambio, cuando por no haberlos reconocido en su momento se dejan crecer, hasta el punto en que todos los conocen, ya no hay cura para ellos.

Por eso los progresistas, reconociendo con tiempo los problemas sociales, les encuentran siempre remedio y no los dejaron seguir su curso para eludir una responsabilidad social, pues sabían que los problemas no se evitan, más bien se retrasan en perjuicio del Pueblo {La gran diferencia de los progresistas y los populares actuales, es que los progresistas son positivos, creadores, hacen obras, tienen confianza en sí mismos y desarrollan su potencial óptimamente, siendo exigentes e inconformes, logrando hacer grandes obras, porque su objetivo público es ser edificantes y constructivos, prefieren la acción a la retórica; mientras que los populares actuales son negativos, sólo saben criticar negativamente y presentar excusas, son conformistas, egoístas, improductivos y destructivos, llenos de complejos de inferioridad coloniales, y no saben realizar obras para beneficio del Pueblo.}. Así ha sido con los populares de los pasados años, que sólo piensan en el pasado pero sin tener la mística, la capacidad, la creatividad, la iniciativa, el compromiso y la voluntad que tenía Muñoz Marín, por eso en los pasados 30 años nada han hecho significativo por el Pueblo de Puerto Rico, porque sólo responden a los Grandes Intereses y a los intereses creados de unos pocos. Hablan de corrupción {Los dirigentes populares actuales, los cuales es necesario distinguirlos de muchos de sus electores, se han degenerado y han institucionalizado la corrupción, su naturaleza es de corrupción, por eso son mentirosos, falsos y tramposos. Se olvidan que gastaron $114 millones en anuncios (el doble), $60 millones en fabricar la Investigación de Maravilla, en el Caso del Gabán Verde; la Casa y Carretera de doña Fela; el Caso Delta; las pérdidas de El Almacén de Línea Completa; los Viajes Alegres de RHC y Acevedo; los almuerzos con Kilibiaca de Acevedo; el Fraude con FEMA de Acevedo; los Celulares de Acevedo; la des-obra de Acevedo; los $680 millones que malbarataron en mejorar las escuelas públicas en OMEP; los Cheques son Fondo a Hacienda; la mitad del donativo a la entidad caritativa y los $250 mil de un caso de drogas que cobró Marcos Rigau; y mil actos de corrupción más de los populares actuales. Por eso fabrican la astilla en el ojo ajeno y no ven la viga en el propio. Recordemos que los progresistas atacan la corrupción y que el 80% de los actos ajusticiandose ocurrieron con los populares.} y saqueo de fondos públicos porque de eso sí saben, porque son los faraones de la corrupción y del mal uso de los fondos públicos {El PNP debe anticipar los ataques por corrupción de los populares. Tradicionalmente los populares han ganado las elecciones con ataques por corrupción que afecta principalmente a los “racionales” estadistas. Por eso en cada agencia se deben estudiar los actos de corrupción de los populares y difundirlos. También el preparar anuncios anticipadamente para neutralizar a los de los populares. Cada golpe contestarlo con otro golpe. Cada líder del PNP debe aprender a “fanguear” porque eso es lo que mejor saben hacer los populares. Hay que devolver golpe por golpe. Porque los actos de corrupción en su gran mayoría ocurrieron en la época de los populares, y mientras en el PNP son actuaciones aisladas, en el PPD está la corrupción institucionalizada.}. En 1973-76 y 1985-92 pospusieron los aumentos a los empleados públicos, detuvieron la construcción de autopistas, carreteras, escuelas, edificios, viviendas y facilidades; detuvieron la modernización de la infraestructura y crearon los problemas en los servicios vitales de agua, alcantarillado y electricidad que toman años en resolverse; con sus teorías de obtener beneficios sin asumir responsabilidades, su estrategia paternalista de dependencia y comprar conciencias para fines electoreros; con sus objetivos políticos inmediatos usando mentiras y falsedades sin importarle el futuro, permitieron la creación de ghettos y arrabales; el aumento en la criminalidad y el desempleo; enseñando la irresponsabilidad, promoviendo la desatención, la impuntualidad y la inmoralidad {Lo único que se recuerda de Celeste Benítez cuando fue Secretaria de Instrucción Pública fue que se divorció y se casó en 24 horas. Ese fue su única enseñanza al Pueblo puertorriqueño hasta que se entregó y se vendió a las 936 que le financean sus apariciones de crítica negativista en la prensa, que en su función de “fiscalizadores” muchos se convierten en adversarios del PNP.}, actúan como el Gobernador De la Torre, de las Tres B, Baile, Botella y Baraja. Los populares pudieron resolver los problemas de la AAA y la AEE, no lo hicieron. Dedicaron todos los recursos financieros al Gigantismo y Burocratismo Gubernamental empleando batatas políticas y beneficiando a unos pocos con sus estrategias paternalistas. Tampoco era de su agrado lo que hoy está en la boca de tantos sabios de nuestra época, de gozar del beneficio del tiempo. Mientras que los estadistas siempre se guían por la virtud y prudencia, ya que el tiempo con su paso todo lo cambia y tanto puede traer el bien como el mal, o el mal como el bien.

Considérese ahora con qué poca dificultad podían los populares {Electoralmente los independentistas casi no cuentan. Pero son los más visibles ante la opinión pública. Por lo que la prensa es un sólo factor electoral. También hay que considerar que entre los separatistas hay no menos de siete grupos que merecen análisis separado. Es más cada persona es un caso separado. En cada Precinto o sector debe haber un Comité que se ocupe principalmente de hacer campaña con los populares, independentistas y con los independientes.} mantener su reputación en Puerto Rico, de haber observado las reglas antes dichas, conservando seguros y defendidos a todos aquellos electores que le estaban agradecidos a Muñoz Marín {Los populares dicen que le quitaron las nigüas a los puertorriqueños y le han estado cobrando electoralmente este “favor” por 55 años. Ya eso lo pagó y reciprocó el Pueblo puertorriqueño. Eso era de la época prehistórica de Muñoz Marín. Mientras el PNP ha realizado mil obras en los pasados 30 años, pero es necesario explicarle al electorado que esas mil obras son más importantes que las nigüas prehistóricas de los populares.}, los cuales por ser numerosos, débiles y temerosos del Gobierno, estaban obligados a permanecerle fieles. Y con el apoyo de todos ellos, podían fácilmente protegerse de los otros que tenían mayor poder.

Sin embargo, no más al llegar al poder los populares en 1973 y 1985 se vendieron y entregaron a los Grandes Intereses de las 936 y a los intereses creados de unos pocos. Se olvidaron de hacer obras y del electorado humilde que había mantenido a Muñoz Marín en el poder por 28 años. No se dieron cuenta de que esta decisión los debilitaba, privándolos de los amigos que se habían arrojado en sus brazos, y fortaleciendo a los Grandes Intereses, agregándoles al poder económico que tanta autoridad le da, mayor poder político. Cometido ese primer error se vieron obligados a seguir cometiendo otros más. Se dedicaron a viajar, a malgastar, a mentir, falsear, engañar, criticar negativamente y a ser los magos de las contradicciones y las excusas. Como hizo Acevedo en San Juan, que se dedicó a viajar, a las comidas de Kilibiaca, llenó la nómina de políticos de toda la Isla con empleos innecesarios para fines electoreros y no ha cumplido sus promesas, ni realizado obras, destruyó los servicios de recogido de basura, salud {De el mejor sistema de salud pública en Puerto Rico, en solo siete años, el destructor Acevedo lo desmejoró tanto que el Hospital Municipal de San Juan ganó el penoso lugar de ser el de mayor mortandad en toda la Nación Americana.}, familia y gerenciales, tiene a la Capital endeudada con un déficit multimillonario y ha sido el peor Alcalde en la historia de Puerto Rico {Por siete años ha mantenido a San Juan como la ciudad más sucia de Puerto Rico. Por ejemplo, no tenía barrenderas en las calles, y ahora en el año eleccionario se compró dos o tres. Nunca atendió el problema del vertedero municipal, ahora privatizó el recogido de basura porque es un político bisiesto (sólo se ocupa del Pueblo en los años eleccionarios), y como no sabe administrar, ha resultado en un fiasco. Otro síntoma más del estado deficitario en que ha colocada a la Capital de Puerto Rico.}. Por eso ya nadie le cree lo que dice.

Pero a los populares no le bastó con haber hecho fuerte a los Grandes Intereses de las 936 y haberse privado de aliados, el electorado humilde, las instituciones cívicas y las uniones obreras que están para defender a sus empleados y miembros, sino que ambicionando sus dirigentes la separación de los Estados Unidos, eliminaron el inglés, negociaron secretamente con el Japón, ganándose el apoyo de los pocos socialistas, anarquistas y comunistas que hay en Puerto Rico. Dándoles tanto poder que introdujo a un rival al cual podían acudir los ambiciosos del país y los descontentos que se habían creado. Y en donde pudo haber mantenido grupos suyos de electores humildes y de la clase media, los expulsó para introducir en cambio a grupos que bien los podían echar del poder.

El deseo de adquirir bienes y prestigio de los hombres es algo verdaderamente natural y corriente. Siempre que los hombres que lo intenten puedan lograrlo lícitamente, serán alabados y no censurados. Pero cuando no pudiendo, se empeñan en adquirirlos de cualquier modo espurio, cometen un error y merecen censura. Los populares desean mantener los fondos federales, pero no están dispuestos a asumir responsabilidades equivalentes. Son jaibas buscando el beneficio inmediato sin importarle en el futuro {Los populares actuales son epicúreos, mientras que los progresistas son realistas. Los populares son Sancho Panza, los independentistas Quijotes y los progresistas una combinación armoniosa de ambos.}. Lo quieren todo sin aportar nada. Por eso se llevan tan bien con las 936 y se han vendido y entregado a esos grandes intereses en perjuicio del Pueblo Puertorriqueño.

Cometieron los populares cinco errores: arruinaron a los comerciantes más pequeños, fortalecieron a los Grandes Intereses (las Mega-Tiendas las trajeron los populares) que por su naturaleza ya eran fuertes, introdujo a extranjeros poderosos (los Bancos Españoles), se olvidaron del electorado, no han realizado obras por los pasados 30 años y no tiene representantes virtuosos en la legislatura, los municipios y sectores. A pesar de estos errores, no los habrían perjudicado de no haber cometido el sexto, que fue haberle quitado beneficios y obras a los ciudadanos humildes y congelado los salarios y beneficios a los empleados públicos y privados, y dedicándose a realizar obras para beneficio de unos pocos como fue el innecesario Puente Moscoso para beneficiar a los constructores y financieros.

No debe dejarse desarrollar un desorden para eludir un problema, porque los problemas en realidad no se evitan, tan sólo se retrasan en desventaja del Pueblo. Y si los populares tratan ahora de hacer promesas de que enmendarán sus actuaciones y harán las obras que no han realizado en 30 años, respondo con lo que más adelante diré acerca de la palabra dada por los Líderes y la manera de guardarla.

Perdieron los populares en 1992 por no haber cumplido con ninguna de las reglas observadas por aquellos que han ganado elecciones y han podido mantenerse en el poder, cosa que nada tiene de milagroso, sino muy corriente y razonable. De estos asuntos hablé en Aibonito con el Doctor Lesly López. Me decía el Adjunteño que los progresistas no sabemos nada de las cosas de ganar elecciones cuando estamos en el poder, a lo que yo respondí que los jefes {AcevedoI, mejor conocido como Hacenada, y luego Acevedo II mejor conocido como HaceMenos, son jefes de los populares pero no son ni actúan como líderes. Acevedo I para las elecciones de 1992 y sus primarias para elegir al Presidente del PPD no presentó un Programa de Gobierno, porque ni él mismo sabía lo que pensaba. Algo es seguro, no saben gobernar ni realizar obras. Sólo saben destruir, criticar y presentar excusas.} populares actuales no entendían de las de gobernar y hacer obras, porque si algo hubieran sabido no habrían permitido que las 936 adquirieran tanto poder {Napoleón decía que las batallas se ganan con oradores y las revoluciones con escritos. También hace unos 15 años la Cadena de Super-Tiendas Sear’s cambió su estrategia promocional que enfatizaba en anuncios en los periódicos el 90%, 7% en televisión y 3% en la radio; a 60% en los periódicos, 30% en televisión y 10% en la radio. Esto le causó una baja del 30% en las ventas. Estudiaron el problema y encontraron que los anuncios por radio y televisión son efectivos para fortalecer el nombre de un producto, movilizar o motivar a la acción inmediata (como el anuncio de la Coca Cola en los muñequitos de la tarde que mueven a los niños a ir a la nevera), pero no afectan las ideas del comprador. También encontraron que es a través de los escritos que los compradores pueden comparar productos y modificarse sus ideas y conceptos, porque lo escrito tiene una autoridad inherente y al subconsciente adquirida a través de los estudios académicos. Por eso estamos tratando que a través de escritos, que los del PNP aprendan a convertir en votos la gran obra que se ha realizado por Rosselló. Porque si no trabajamos, perdemos, y Puerto Rico se perjudicará. Eso no lo puedes permitir.}. Y la experiencia ha demostrado que los títeres de los Grandes Intereses están impedidos de gobernar bien y realizar obras por el Pueblo. Los actuales jefes populares, al permitir agrandar el poder de los Grandes Intereses y de los izquierdistas (los que eran de la FUPI, el PSP y el MPI), labraron con ello su propia ruina.

De todo esto se extrae una regla general, que nunca o raramente falla. El que propicia que otro se haga poderoso, cava su propia ruina. Porque el poder se logra con astucia o con fuerza, ambas cosas que hacen sospechoso a quien se ha hecho muy poderoso.

IV. Por Qué Razón El Electorado Está Variable Después De Muñoz Marín:

Tras Muñoz Marín decidir no aspirar a la Gobernación en 1964, designó con el dedo a Roberto Sánchez Vilella, un tecnócrata y burócrata, para sucederle. Pocas semanas después de juramentado Sánchez Vilella, el cual trató de encaminar a Puerto Rico por un buen camino, el liderato legislativo capitaneado por Luis Negrón López comenzó a torpedearlo y sabotear su administración. Mientras Sánchez Vilella quería democratizar a Puerto Rico, que el gobierno le sirviera mejor al ciudadano, eliminar la opresión y discrímenes, los atropellos y corrupción de la degeneración producto del continuismo y autoritarismo, los dirigentes populares querían mantener su poder a toda costa. Triunfaron las malas intenciones, los egoísmos y favoritismos. Convencieron a Muñoz Marín que retara a Sánchez Vilella y congelara su administración. En este proceso se degeneró al PPD en todos sus niveles. Luego el PPD ha sido todo lo contrario a lo que fue cuando Muñoz Marín. Tan es así que los propios populares derrotaron a Melo Muñoz por esta osar regresar a los principios de su padre Muñoz Marín. Ya el PPD es todo lo malo de la era de Muñoz Marín y se ha visto obligado a renegar a todo lo bueno, como con la prédica de “Vergüenza Contra Dinero” vendiéndose y entregándose a los Grandes Intereses a cambio de 30 monedas para sus campañas políticas. Hernández Colón trató de ser distinto a Muñoz Marín y llevó al PPD a mayores desaciertos y mayor degeneración. Ahora Acevedo es todo lo malo cosechado, sin nada de los bueno que fue el PPD de la época de Muñoz Marín. Lleno de corrupción; entregado a los Grandes Intereses; político sin misión, ni programa, ni escrúpulos públicos; que administró en siete años unos $300 millones por año (más de $2 billones) y nada construyó porque los mal usó en politiquería; deficitario y mal administrador de las finanzas públicas; que sólo sabe impartir miedo y exacerbar las más bajas pasiones (En el Plebiscito de 1993 mintió cuando dijo que la Estadidad le quitaría la casa a los pobres y se le impondrían contribuciones federales a la propiedad inmueble, luego en el Referéndum {Los populares en su Plataforma de 1988 favorecieron el limitar el derecho Constitucional a la fianza. Acevedo lo favoreció y los legisladores populares votaron a favor. Era sólo para limitar el derecho a la fianza a los delincuentes habituales de delitos gravísimos. Pero los izquierdistas del PPD le doblaron el cuello al débil Acevedo y por oportunismo electoral hizo campaña en contra en el Referéndum de 1994 con la mentira y falsedad de que un cheque sin fondo motivaría el perder el derecho a la fianza. También en El Plebiscito de 1993, Acevedo mintió descaradamente al meter miedo conque la Estadidad le impondría contribuciones inmobiliarias a los humildes y perderían sus casas. Lo que demuestra que Acevedo sabe mentir, falsear y hacer trampas electorales de las que te tienes que cuidar.} de 1994 dijo que dar un cheque sin fondos eliminaría el derecho a la fianza) entre el electorado.

Los Pueblos, desde que tenemos memoria se encuentran gobernados de dos maneras diferentes: o por un Líder y sus ministros nombrados de entre sus compañeros, por gracia y concesión suya, lo ayudan en el gobierno; o por un Líder y sus Señores, los cuales lo son no por gracia de su Señor sino por la antigüedad de su linaje o poder económico. Estos Señores tienen territorios y empleados propios que los reconocen como a sus Señores y les profesan natural afecto.

En cuanto a las Empresas públicas gobernadas por un Líder y sus funcionarios, el señor goza de mayor autoridad donde haya ningún otro al que se reconozca como superior a él. Y si algún funcionario le sirve y obedece a otro Líder, siempre se mantiene temeroso de ser catalogado como insubordinado, traidor o saboteador, sabiendo que no tendrá su afecto y tarde o temprano será castigado.

Los ejemplos de esta diversidad en el gobierno los encontramos en nuestros días en el Cubano y en el de Venezuela. Todo el poder en Cuba lo ejerce un solo señor, Fidel Castro y los demás son sus siervos. Divide su territorio en gobernaciones, a cargo de administradores a los cuales cambia y varía según le plazca. Pero el Presidente de Venezuela está situado en medio de una multitud de organizaciones muchas de ellas poderosas, o por antiguos Señores, reconocidos, amados o temidos por sus súbditos en sus territorios. Gozan de privilegios y el Mandatario no se los puede arrebatar sin correr peligro.

Quien considere ambas maneras de gobernar, encontrará difícil conquistar el dominio Cubano, pero una vez hecho, le será fácil retenerlo. Las razones que hacen difícil ocuparlo, las encontramos en que no podrá ser llamado por Líderes de aquel estado ni esperar que su empresa sea facilitada por la rebelión de aquellos que rodean al Dictador. Esto se comprende por lo que hemos explicado antes. Porque siendo todos sus siervos y estándole obligados, es más difícil corromperlos. Y aun corrompiéndolos, es poca la utilidad que se pueda esperar, porque no podrán arrastrar con ellos al Pueblo, por las razones antes dichas. Así pues, quien pretenda conquistar al Pueblo Cubano debe contar con que lo encontrará unido y más debe confiar en sus propias fuerzas que en el desorden de su adversario.

Pero si Fidel Castro desaparece o se pudiera conquistar en unas elecciones democráticas, de modo que no pueda rehacer sus instituciones de poder (Ejército, policía, instituciones de seguridad pública, judicatura, finanzas y comercio) no ha de temer a ningún otro que no sea del linaje del Líder. Y si logra extinguir este linaje, no quedará ninguno a quien temer, porque los demás no tendrán crédito con el pueblo. Y así como el vencedor, antes de la victoria, no podía esperar nada de nadie, después de ella, no deberá temer nada de nadie.

Lo contrario ocurre en un país gobernado como el Venezuela. Con facilidad se puede conquistar electoralmente, ganándose a algunos Señores, porque siempre habrá descontentos o amigos de las innovaciones. Por las razones dichas, éstos te podrán abrir el camino del Estado y facilitarte la victoria. Pero una vez lograda, tendrás mil dificultades para mantenerse, ya sea con quienes te han ayudado o con los que has oprimido. No te bastará extinguir el linaje del anterior Líder, porque siempre quedarán Señores y jefes de organizaciones que se convertirán en los jefes de las nuevas instituciones. Y como no podrás extinguirlos ni contentarlos en la primera ocasión se perderá lo conquistado {Esto parece que sucedió en 1972 y 1984, pero habiendo habido tres administraciones del PNP, este efecto del linaje del anterior Líder Muñoz Marín es mucho menor para 1996.}.

Ahora bien, si consideramos cuál era la naturaleza del gobierno de Muñoz Marín, encontraremos que era similar a la de Fidel Castro en Cuba. Por eso necesitó con los estadistas con don Luis A. Ferré en primer lugar derrotarlo electoralmente en 1968. Pero Muñoz Marín se había retirado a Italia y regresó en 1972 con una gran Concentración en Plaza Las Américas para darle la victoria a Hernández Colón que demostró incapacidad total para gobernar y en 1976 el electorado regresó a los proamericanpos con Carlos Romero Barceló hasta el 1984, quien hizo una buena obra pero con el Cerro Maravilla donde el Senado popular se gastó $60 millones en fondos públicos y la división progresista trajeron a Hernández Colón nuevamente al poder volviendo a ser un desastre para Puerto Rico y lo que permitió el regreso a los estadistas con Pedro Rosselló. Ahora, habiendo probado Rosselló ser el Mejor Gobernador en la Historia de Puerto Rico, todo indica que el electorado le concederá continuidad y estabilidad para completar su obra.

Pero en los estados gobernados democráticamente como en Puerto Rico, es imposible conquistarlos totalmente. De ahí nacen los frecuentes conflictos y problemas. Algunos todavía recuerdan a Muñoz Marín y no se han dado cuenta que lo único que le queda al PPD de Muñoz Marín es el nombre de popular, pero que todo lo demás es totalmente distinto. Si esto se hace comprender con los hechos y se lleva el mensaje a cada popular, Rosselló terminará la gran obra que ha comenzado, no se le quitarán los beneficios y programas a la ciudadanía y no se volverá al oscurantismo de los populares. Por eso lo mejor es explicar lo que ha no hizo RHC cuando fue 12 años Gobernador y los ocho años de Acevedo I (HaceNada porque Acevedo II es HaceMenos) como Alcalde de San Juan, porque los hechos son mejor prueba que mil palabras {Acevedo I, el que era conocido como HaceNada, llevaba 12 años en el Gobierno, primero como Secretario de Estado (4) y luego como Alcalde de San Juan (8). Nada había hecho o construido por Puerto Rico. Rosselló lleva menos años y ha construido mil obras importantes, sustanciales y trascendentales por Puerto Rico.}.

El Pueblo puertorriqueño le concedió a Rosselló un cuatrienio adicional para continuar su gran obra, y gobernar en forma tranquila y dedicada a resolver los graves problemas de Puerto Rico como lo había iniciado, completar su obra será lograr la Estadidad y hasta entonces debe reelegirse.

Considerando todas estas cosas, nadie ha de maravillarse de la facilidad con que Muñoz Marín dominó a Puerto Rico por 28 años, ni de las dificultades que experimentaron otros para mantenerse en el poder. Esto no tiene que ver con la mucha o poca virtud del triunfador, sino con el historial de la comunidad gobernada.

V. De Qué Modo Se Han De Gobernar Los Gobiernos Y Las Empresas Públicas:

Cuando los Gobiernos que se conquistan, como he dicho, están acostumbrados a vivir bajo sus propias leyes y en libertad, quien quiera conservarlos tiene tres modos de hacerlo: el primero, destruyendo el linaje del liderato anterior; el segundo, identificarse con sus ciudadanos; y el tercero, dejándolos vivir con las mejores leyes, imponiéndoles un tributo razonable y creándoles un gobierno eficiente, responsivo y productivo, que lo conserven amigo. Siendo este gobierno obra del Líder, el electorado comprenderá que no puede sobrevivir sin su amistad y poder, y así hará todo lo necesario por mantener su autoridad.

El linaje popular lo destruyeron, eliminándolo los propios populares al derrotar a Melo Muñoz en 1992. Porque ya las prédicas de Muñoz Marín no favorecían a los Grandes Intereses que ahora dominan al PPD. Ahora el PPD es todo lo contrario a la era de Muñoz Marín, como hasta Edward Kennedy reconoció al decir que Rosselló es el nuevo Muñoz Marín en Puerto Rico. Porque si el PPD hubiese materializado las prédicas de Muñoz Marín, no hubiesen perdido, pero se olvidaron de esas prédicas y se han convertido en todo lo contrario. A Acevedo I lo juzgaron por su falta de obras, no por lo que prometiera, que fue mucho, sino porque se sabía que sus promesas eran huecas y nunca las cumplía. Por eso hasta los populares sabián y comentaban que Acevedo I era el peor candidato a Gobernador en la historia de Puerto Rico, porque había sido el peor Alcalde y todos lo sabían y reconocían.

Sólo el que los de los estadistas haya dejado a populares en posiciones de confianza o concedido contratos a populares sin antes haberle exigido lealtad completa, enojó tanto a algunos progresistas que se quedaron con las manos cruzadas {Si eso no hubiese sucedido el PNP hubiera ganado por 250,000 en 1996.}. Pero aun falta tiempo para exigirle esa lealtad completa {Si eso no hubiese sucedido el PNP hubiera ganado por 250,000 en 1996.} y de ello dependerá El Plebiscito de 1998 y las elecciones del 2,000.

Ejemplo de buenas obras fue la Administración de don Luis A. Ferré. Desde 1969 hasta 1972 realizó obras inmensas para beneficio de los humildes en Puerto Rico, el Bono de Navidad, aumentos de salarios y beneficios a los servidores públicos sin precedentes, salario suplementario a los obreros agrícolas, las Parcelas a Peso, construcción de 350,000 instalaciones de agua y 250,000 de alcantarillados, 80,000 viviendas, las Autopistas, el Centro de Bellas Artes, las escuelas, hospitales y carreteras, la eliminación de arrabales, el Voto a los 18 años, la modernización del gobierno y miles de grandes obras. Pero el electorado fue engañado por Hernández Colón con cantos de sirena. Y luego muchos electores se arrepintieron de no haber trabajado o votado por Ferré en 1972. Lo que al ver el desastre administrativo de Hernández Colón de 1973 al 1976, que fue un gobierno que benefició a unos pocos, clamaron y volvieron a votar por el PNP en 1976.

Pero nunca antes se habían realizado tantas obras en un cuatrenio en beneficio del Pueblo como bajo la dirección de Pedro Rosselló en su Primer Cuatrienio. Un pequeño resumen de esa obra es el siguiente:

1. Reforma Educativa: Escuelas de la Comunidad, Escuelas Libre de Drogas y Armas; Vales Educativos (que permite al estudiante estudiar en la escuela de su preferencia para su óptima preparación académica sin considerar la situación financiera de sus padres o encargados), Cinco Minutos de Reflexión, Nueva Reglamentación, Agilización de todos los Procedimientos, Aumentos Salariales, Mecanización, Promoción a que los Padres participen en el proceso educativo, descentralización administrativa y Modernización General del Proceso Educativo.

2. Reforma de Salud: Tarjeta de Salud para que cada puertorriqueño reciba el mejor servicio de salud con el médico de su preferencia sin considerar su condición económica; y modernización y agilización general de los servicios de salud.

3. Reforma Contributiva: Donde la modernización y agilización de los procesos administrativos y el continuado desarrollo económico propiciado por Rosselló han permitido una rebaja contributiva sustancial a todos los contribuyentes.

4. Reforma Social: Nueva Ley de ASUME e inversión de $26 millones en el sistema computarizado para establecer la Paternidad Responsable y aligerar el proceso de distribución de los pagos de pensiones alimentarias; nuevo Departamento de la Familia que integra los servicios a las familias necesitadas y pronto la Tarjeta ASUME que permitirá el que los padres custodios reciban en menos de 24 horas las pensiones y hagan retiros de fondos mediante una tarjeta electrónica; y la ampliación y agilización de los servicios a las familias necesitadas.

5. Reforma Judicial: para que el ciudadano reciba justicia rápida.

6. Reforma de la Rama Ejecutiva: con la creación de los Departamentos Sombrilla para modernizar el aparato gubernamental y agilizar los servicios a la ciudadanía.

7. Aumentos Salariales: y beneficios a los Empleados Públicos y mejores condiciones de trabajo, sin precedentes en la historia de Puerto Rico.

8. El programa de mejoras: y construcción de autopistas, carreteras, edificios públicos, Tren Urbano, facilidades recreativas y deportivas, facilidades de puertos y aeropuertos, facilidades eléctricas, teléfonos, celulares y comunicaciones, viviendas, acueductos y alcantarillados, el programa de construcción y mejoras más efectivo, completo y gigantesco en la historia de Puerto Rico.

9. Campaña contra de Mano Dura Contra el Crimen y las Zonas Libres de Criminalidad: en las escuelas, residenciales y áreas de alta criminalidad que han reducido sustancialmente la delincuencia, aumentando significativamente la paz y tranquilidad a la ciudadanía.

10. El proyecto de mecanización computarizada más ambicioso y completo en la historia de Puerto Rico.

11. Nueva Legislación y Reglamentación: para mejorar todos los servicios públicos, para que las licencias, endosos, permisos, gestiones, servicios se le brinden a la ciudadanía en la forma más rápida, económica y confiable que sea posible.

12. El Modelo de Desarrollo Económico: más completo y efectivo que se haya realizado en Puerto Rico desde la época de Muñoz Marín o de Ferré (se ha reducido el desempleo a 12% y creado 83,000 empleos nuevos en tres años), logrando niveles de ingresos y desempleo extraordinarios, con el mayor aumento y productividad en el turismo, el comercio, agricultura, construcción, industria de servicios e industrial en la historia de Puerto Rico.

Y miles de obras de gran impacto social, en forma gradual y efectiva, edificante, positiva y constructiva, todas para mejorar el bienestar de cada puertorriqueño, especialmente de los humildes y de la clase media, con lo que los ricos también se han beneficiado {Los ricos o pudientes hay que explicarles que con un Pueblo tranquilo, trabajador, seguro, bien atendido, con buenos servicios públicos, es la mejor forma de garantizarle que podrán seguir conservando y disfrutando de sus bienes. Explicarles que cuando los populares han estado en el poder durante los pasados 30 años, se crea un ambiente de inseguridad, cientos de miles de puertorriqueños emigran y se llevan sus ahorros, lo que ha hecho disminuir el comercio, aumentar el desempleo, aumentar la criminalidad y crear déficits multimillonarios en Puerto Rico, tanto en el Gobierno Central (1973-76, 1985-92) como en el Gobierno de San Juan con Acevedo. Por lo que gobiernos populares son altamente perjudiciales a los ricos en Puerto Rico. Recordando que los ricos se defienden solos, y que el Gobierno debe servir a los humildes y a la clase media, e indirectamente así beneficiar a los ricos. Pero no como los populares que sólo defienden a los ricos en perjuicio de los humildes y de la clase media y a la larga perjudican a los ricos.}.

VI. De las Empresas Nuevas Adquiridas con Colaboradores Propios y Virtuosamente:

Nadie se maraville si al hablar de empresas totalmente nuevas, tanto por su Líder como por su organización interna, aluda a ejemplos notables. Lo hago porque caminando casi siempre los hombres por las vías abiertas por otros y procediendo en sus acciones por imitación, aunque no se pueda vivir la vida exactamente como la de los demás, ni alcanzar la misma virtud de aquellos a quienes se imita, debe un hombre prudente caminar por los senderos abiertos por los grandes hombres e imitar las acciones de aquellos que han sido eminentes, pues aunque se quede corto en el intento, al menos en su propósito los recordará.

Hará como los buenos arqueros, a los cuales pareciendo el lugar al que deben llegar demasiado lejano y conociendo la fuerza de su arco, ponen la mira muy en alto, no tanto para alcanzar con su flecha toda la altura, como para con la ayuda de tan alta mira llegar al lugar deseado. O como dijo Ortega y Gasset, “Es mejor dejar paloma en mano e ir en busca de cien volando, para que te nazcan alas”.

Digo, pues, que en las empresas públicas totalmente nuevas, con un Líder nuevo también, se tendrán mayores o menores dificultades para mantener lo adquirido, según sea más o menos virtuoso quien dirige {El que dirige una empresa, debe comprender que necesita ejercer liderato, que su función principal es la de servir de modelo y ejemplo de virtud personal y administrativa, y que realiza su función en forma simbólica, porque quien realmente realiza la obra administrativa, lo operacional, son los empleados.}. Porque este hecho, de pasar de particular a Líder, supone virtud o fortuna, pues tanto la una como la otra, mitigan en parte las muchas dificultades. Sin embargo, aquel que descansa menos en la fortuna {No se debe depender de campañas fabulosas, sino del trabajo arduo y coordinado para mantenerse en el poder.}, se mantiene mejor en el poder. Igualmente producirá ventajas al Líder el no tener otras Empresas para que le dedique todo su tiempo y esfuerzos a administrar {Por eso es tan importante que los Legisladores y funcionarios del PNP sean a “Tiempo Completo”. Si no están dispuestos, existen otros capacitados entre el millón de PNP’s. Para servir sin reservas ni medias tintas.}, y el compartir personalmente con sus empleados y ciudadanos los asuntos públicos.

Pasando ahora a hablar de aquellos que por propia virtud y no por fortuna han llegado a ser Líderes, digo que los más sobresalientes han sido Moisés, Rómulo, Ciro, Teseo, Washington, Napoleón, Lincoln, Churchill, en Puerto Rico Barbosa, Muñoz Marín, Luis A. Ferré, Rosselló y otros semejantes. Y bien que con respecto a Moisés no sea lícito razonar, por haber sido sobre todo un ejecutor de las cosas que Dios le ordenaba, debe de ser admirado al menos por aquella gracia que lo hacía digno de hablar con Dios. Si consideramos a Washington y a los otros que han fundado o conquistado países los encontraremos a todos admirables. Y si estudiamos sus acciones y las instituciones que establecieron, veremos que no discrepan de aquellas de Moisés {A Moisés se le atribuye haber establecido el principio básico de administración o gerencia de cualquier empresa. Cuando designó a Líderes de 5,000, de 1,000, de 500 y de 100. El Centurión atendía a cien ciudadanos y le resolvía sus problemas, pero si un problema era de tal naturaleza que el Centurión no podía resolverlo, lo refería al Líder de 500; si este a su vez no lo podía resolver lo refería al de 1,000, o al de 5,000, o a Moisés. De esta forma Moisés atendía solo diez o doce personas o problemas al día. Esto también se le llama la organización piramidal. En forma flexible, el Líder máximo de vez en cuando visita a los ciudadanos para atender sus problemas directamente y saber lo que está pasando personalmente. Porque el Líder no debe depender sólo de lo que le dicen sus ayudantes o asesores, sino cerciorarse por sí mismo lo que el electorado está pensando y sus problemas e inquietudes. El Líder tiene que dejar su oficina y visitar tres o cuatro veces cada semana a todos sus empleados y a los ciudadanos a quien le sirve.}, que tan grande preceptor tuvo.

Al examinar las acciones y la vida de estos eminentes hombres, se encuentra que de la fortuna lo que tuvieron fue la oportunidad de decidir la forma de gobierno que mejor les parecía. Y sin aquella oportunidad la virtud de sus ánimos se habría extinguido y sin virtud en vano se habría presentado la ocasión. Así fue necesario que Moisés encontrara al pueblo de Israel esclavo y preso en Egipto, para que estuviera dispuesto a seguirlo para salir de la servidumbre. Convenía que Rómulo no cupiese en Alba, fuera abandonado al nacer, si se quería que llegase a ser Rey de Roma y fundador de aquella potencia. Era necesario que Ciro encontrara a los persas descontentos con el imperio de los medos y a los medos blandos y afeminados por la larga paz. No podía Teseo demostrar su virtud de no encontrar a los atenienses dispersos. Estas oportunidades hicieron afortunados a estos hombres y su excelente virtud les permitió conocer la ocasión que se les brindaba. Todo lo cual hizo que sus patrias fueran ennoblecidas y afortunadas.

Aquellos que por caminos virtuosos llegan a ser Líderes, como los antes mencionados, adquieren con dificultad el poder, pero con facilidad lo mantienen. Las dificultades que encuentran en la conquista, en parte nacen de las nuevas leyes e instituciones que se ven forzados a introducir para fundar el nuevo Estado y su seguridad. Debe admitirse que no hay cosa más difícil de hacer, ni más dudosa de conseguir, ni más peligrosa de manejar, que llegar a jefe e imponer nuevas leyes e instituciones. Porque el innovador tendrá como adversarios a todos aquellos que se beneficiaban con el orden viejo y como tibios defensores a todos aquellos que con las nuevas instituciones se verán beneficiados. {Es conveniente recordar esto, ya que las grandes obras del PNP han ido favoreciendo a todos, “across the board”, por lo que los beneficiados responden en forma tibia y los pocos perjudicados en forma agresiva. Quizás esa es la razón por la que el PNP no logra un beneficio equivalente del electorado, o dicho en otra forma, el PNP no ha sabido convertir en votos sus grandes obras. Pero si estamos conscientes de esto, podemos redoblar los esfuerzos persona a persona y explicar el proceso logrando que los beneficiados reciproquen con votos al verse en riesgo los beneficios que el PNP les ha concedido. Ejemplo de esto fueron los aumentos de salarios a los empleados públicos durante Ferré y Romero Barceló, que cuando llegó el PPD los canceló. O las autopistas que detuvieron.}

La tibieza de los defensores se origina, en parte, por temor a los adversarios, que cuentan con las viejas leyes de su lado. Pero también en la incredulidad de los hombres, que en verdad no creen en las cosas nuevas hasta que no tienen de ellas una firme experiencia {La obra de Rosselló hay que explicarla en detalles, preferiblemente en pequeñas reuniones, tertulias y talleres para que el electorado comprenda y entienda su trascendencia y conveniencia.}. De donde nace que los adversarios en cualquier oportunidad que tengan de atacar lo harán con ánimo fiero {Eso sucede con los perros cuando alguien, aunque sea su dueño, le tratan de quitar la comida.}, en cambio los otros se defenderán tibiamente por lo que con ellos se corre verdadero peligro. Es necesario por lo tanto, para examinar bien esta cuestión, preguntarse si los adversarios valen por sí mismos o dependen de otro. Dicho en otras palabras, si para realizar su tarea tienen que pedir ayuda o bien pueden imponerse solos.

En el primer caso siempre terminan mal y no llevan adelante cosa alguna. Pero cuando dependen de sí mismos, y pueden imponerse, rara vez corren peligro. De aquí nace que todos los profetas que saben usar el poder material y político vencen y los indefensos se arruinan. Porque además de lo dicho hay otra cosa: la naturaleza de los pueblos es cambiante. Es fácil persuadirlos de algo, pero difícil de mantenerlos firmes en su convicción. De modo que conviene arreglar las cosas de tal manera que cuando ya no crean más, se les pueda obligar a hacer creer por la presión o amenazas.

Moisés, Ciro, Teseo, Rómulo, Washington, Lincoln, Napoleón, Churchill, Barbosa, Muñoz Marín, Ferré y Rosselló no hubieran podido hacer acatar a sus pueblos sus leyes por mucho tiempo si no hubieran ejercido el poder político y material. Esto fue lo que ocurrió en nuestros días al final de la Presidencia de Nixon, Carter o Bush y en estos momentos a Newt Gingrich, que vieron arruinarse sus nuevas instituciones cuando la multitud comenzó a no creerle, sin que tuvieran modo de conservar firmes a aquellos que le habían creído ni de obligar a creer a los descreídos.

Estos eminentes hombres de que hablamos, encontraron grandes dificultades en sus tareas y multitud de peligros en su camino, pero con su virtud todo lo pudieron superar. Por eso una vez que vencieron, comenzaron a ser venerados y, habiendo acabado con aquellos que los envidiaban, permanecieron poderosos, seguros, honrados y felices.

A estos ejemplos tan altos quiero agregar otro, pero que tiene relación con ellos y que me bastará para los demás casos, se trata de Abraham Lincoln, quien de particular pasó a ser Líder de Estados Unidos. La fortuna lo único que le proporcionó fue la oportunidad, porque estando los americanos ante una guerra civil motivada por profundas diferencias económicas y raciales, lo eligieron su Presidente, de donde obtuvo méritos para llegar a ser un Gran Líder. Y fue tanta su virtud, aun en su vida privada, que quien de él nos escribe dice: “Que nada le faltaba para ser Rey sino el Reino”. Acabó con las estructuras democráticas viejas y formó un nuevo país. Dejó las viejas amistades y adquirió nuevas. Como tenía aliados y seguidores que eran realmente suyos, pudo edificar con tales fundamentos el edificio que quiso. Si grandes fueron sus fatigas para ganar la Presidencia y lograr los cambios que eran necesarios, pocas pudo haber tenido para mantenerse como Líder de no haber sido vilmente asesinado.

VII. De las Administraciones Nuevas que se Adquieren con los Votos y la Fortuna de Otros:

Quienes pasan de simples particulares a Líderes, tan sólo por obra de la fortuna, lo logran con poca fatiga pero se mantienen en el poder con gran esfuerzo. No encuentran ninguna dificultad en el camino, porque van volando. Pero cuando llegan, comienzan los problemas. En esta situación se encuentran aquellos a quienes un Gobierno es concedido por dinero o por gracia de quien lo cede, como le sucedió a Roberto Sánchez Vilella o a Hernández Colón, que fueron hechos Líderes por el dedo uno y por unos pocos el otro, para que custodiaran su seguridad y hacienda. Igual cosa ocurrió con otros, que de particulares llegaron a dirigir sus pueblos por los Grandes Intereses y el interés de unos pocos.

A quienes esto sucede, sencillamente dependen de la voluntad y la fortuna de quien les concede el poder, dos cosas muy volubles e inestables. Y no saben ni pueden mantener su condición. No saben porque de no ser hombres de gran ingenio y virtud, no es razonable que habiendo sido siempre de condición privada, sepan mandar. Y no pueden porque no disponen de fuerzas en el electorado que le sean amigos y fieles.

Es que quien compra a un líder, al primer disgusto lo vende. Quien ha comprado por dinero como los Grandes Intereses {Los Grandes Intereses sólo aspiran a su continuo enriquecimiento, pelean por el más mínimo centavo, son insensibles, no tienen responsabilidad social y son económicamente insaciables. No importa lo que en forma razonable y justa se le conceda, siempre encuentran nuevas exigencias. Son poder económico puro, la más de las veces en perjuicio del Pueblo. Siempre amenazan con quitar los empleos pero esconden sus ganancias y abusos. Pero el Líder debe separar lo que es el proceso de negociación con los Grandes Intereses, y el trato personal a quienes lo representan, porque son un poder real con lo que tiene continuamente que atender. Ser justo y razonable con los que representan a los Grandes Intereses, pero siempre recordándoles que la posición como Líder es para defender el bienestar común, incluso el de ellos. Eso se respeta y se reconoce como lo correcto. Es más, los representantes de los Grandes Intereses siempre estarán buscando al Líder, porque diariamente le surgen asuntos donde el Líder les puede ayudar, ya que dependen mucho del Gobierno, mucho más que el ciudadano común. Es importante entender que los Grandes Intereses se organizan en forma oligárquica y siendo muy pocos ejercen el poder en forma muy efectiva, comprando espacio y tiempo en los medios de comunicación (que son también empresas de Grandes Intereses acostumbrados al juego del poder). Balancear con astucia el que los reclamos de mil ciudadanos desorganizados equivalen a corto plazo al interés de cinco acaudalados bien organizados.} de las 936 compraron a Hernández Colón, Acevedo I y a Celeste Benítez con unas 30 monedas, a la primera ocasión que Hernández Colón no los pudo complacer, y les tuvo que desobedecer en algo o afectar en algo sus intereses, se le fueron en contra. {En Puerto Rico, las 936 han aumentado de $4 billones a $16 billones sus ganancias netas en 20 años, sin aumentar un sólo empleo. Trataron varias farmacéuticas de mudar sus plantas pero las medicinas producidas en Haití o Méjico no las compra el mercado americano, porque desconfían de los controles de calidad, del agua, servicio eléctrico e infraestructura. En Puerto Rico el salario de los empleados es diez veces al de Haití y Méjico, la mitad al de los Estados pero la productividad real es mucho mayor, comparativamente. El PPD desconfía de los puertorriqueños, por eso intenta vendernos por 30 monedas a las 936, mientras el PNP negocia en beneficio de los empleos de los puertorriqueños. La realidad es que las 936 están en Puerto Rico porque ganan dinero, y mientras ganen dinero amenazarán todas las semanas con irse pero se quedarán mientras ganen dinero.}.

Al igual que todas las otras cosas de la Naturaleza, que nacen y crecen rápidamente, las Administraciones creadas repentinamente no pueden tener raíces profundas, de tal modo que a la primera dificultad se las lleva el viento. Salvo, como he dicho, que los que se convierten rápidamente en Líderes, tengan tanta virtud que aprendan pronto a conservar aquello que la fortuna ha puesto entre sus manos, y siempre que, después de ser Líderes, construyan sobre los cimientos que otros construyeron antes de llegar a serlo.

De estos dos modos de llegar a ser Líder, por virtud o por fortuna, aduciré dos ejemplos que están en la memoria de todos: Son los de Pedro Rosselló y de Acevedo. Rosselló por medios legítimos, gran esfuerzo personal y con gran virtud, de particular pasó a Presidente de los estadistas y Gobernador de Puerto Rico. Rosselló es líder por derecho propio, modelo ejemplar en su vida personal y pública; inteligente, entusiasta, creativo, innovador, sensible a las necesidades y aspiraciones de su Pueblo; inspirador, motivante, veraz, honesto, trabajador incansable, preparado, capacitado; sabe seleccionar sus prioridades; es bien intencionado y siempre trabaja para el bienestar común; negocia con los Grandes Intereses y los intereses particulares en beneficio del Pueblo; sabe hacer obras y mover en forma gradual, positiva, constructiva y edificante al inmenso Gobierno para modernizar y agilizar los servicios a la ciudadanía; sabe escoger a sus ayudantes y colaboradores que le respetan, aprecian, admiran y ayudan; sabe escuchar, para luego persuadir y convencer; estudia bien los problemas, planifica su solución y la implanta con singular entusiasmo y convencimiento; es un reformador en los aspectos básicos del Pueblo, la educación, la salud, la seguridad pública y social; atendiendo al niño y a la familia con gran sensibilidad humana; es confiable y el electorado de todos los partidos saben que tienen en Rosselló su defensor incondicional contra el interés egoísta de los pocos.

Y lo que con mil afanes Rosselló ha logrado, con el continuo esfuerzo de cada Líder de los estadistas y la fuerza de Un Millón de electores, lo conservará, porque todo indica que su gran obra es sólo comparable a la de Muñoz Marín y de Ferré y que será revalidada en las elecciones de El Plebiscito y del 2,000 para que pueda completarla.

Por otra parte, Acevedo I, comúnmente llamado Hacenada, en 1988 logró la Alcaldía de San Juan con el dinero de los Grandes Intereses de las 936 a los que le prometió volver a las exenciones totales, bajos salarios y otras cosas en perjuicio del Pueblo, con triquiñuelas electorales ayudado por la judicatura de populares incondicionales; y la Presidencia del PPD (1994) y su candidatura a la Gobernación (1995) por las mismas razones. Tan es así que las primarias para la Presidencia del PPD ni siquiera presentó un programa de gobierno, y ganó con el dinero de las 936 {No se puede entender el por qué Acevedo quiere ser gobernador si sabe (como lo saben todos los populares) que no tiene la capacidad de hacer obras, salvo para defender a las 936 a los interese de unos pocos en perjuicio del Pueblo puertorriqueño.} y los empleados de la Isla en que gastó el presupuesto de San Juan teniéndolo en un gran déficit. Sólo sabía criticar y presentar excusas, pero no sabía resolver problemas. Era indeciso, no sabía seleccionar a sus asesores y colaboradores a los cuales mantenía en continuos conflictos internos; no era hábil, ni trabajador, ni virtuoso, ni inteligente. No pudo hacer obras a pesar de más de dos Billones que administró en ocho años (más los que administró cuando era Secretario de Estado donde nada hizo). Nadie sabía lo que pensaba, era un dirigente obscuro e improductivo y todos los populares lo sabían y privadamente lo comentan, que era el peor candidato a Gobernador que se ha presentado en la historia de Puerto Rico. Por lo que Acevedo perdió en su aspiración a Gobernador ya que nada positivo podía ofrecer al electorado puertorriqueño.

La única forma en que Rosselló perdiera, ya que Acevedo I no tenía méritos para ganar, era que el electorado de Puerto Rico hubiese preferido a los grandes intereses en contra de los suyos. O que los progresistas hubieren sentido que los populares que se habían dejado en las posiciones de confianza o por contratos los hubiesen llevado a tal grado de molestia que se hubiesen quedado en sus casas, sin pensar que todos sus problemas personales se resolvían revalidando hasta el 2,000 {Esto sucedió en El Plebiscito de 1993 y el Referéndum de 1994, pero dudamos que un progresista se quede sin trabajar y votar en las elecciones generales, porque el peor PNP es mejor que el mejor popular. También porque saben que los dirigentes populares actuales son improductivos, discriminadores, perseguidores y antiamericanos y les quitarían hasta el derecho a “quejarse”. También aplica el concepto de que “nuestro vino es a veces amargo, pero es nuestro vino”.

Además, los progresistas sabemos que el PNP se ha ido fortaleciendo con los populares que han ingresado al PNP. Como los populares no tienen misión ni causa, salvo el beneficiar a unos pocos grandes intereses, son fáciles de convencer que nos presten el voto por la Gran Obra de Gobierno que ha realizado Rosselló.

Si se logra que la mayoría de esos “populares” que se han dejado en posiciones de confianza y por contratos (en las que se permite discriminar políticamente) ayuden en la campaña de Rosselló (mediante una campaña persona a persona para amarrar su voto), este factor de molestia entre los progresistas se disipará.}. O que el electorado se hubiese dejado llevar por las palabras y no por los hechos y acciones, que se les engañase con las mentiras y falsedades emocionalistas de los populares. Eso sucedió en el Plebiscito de 1993 y en el Referéndum de 1994 donde triunfó la mentira y la falsedad contra la verdad y la razón. Se perdió el Plebiscito de 1993 y el Referéndum de 1994 porque miles de progresistas que por no habérsele concretado sus expectativas personales, insustanciales y pasajeras, prefirieron quedarse en sus casas y no trabajar por el bien común y el triunfo. Eso debe servir de experiencia para que no vuelva a suceder, porque la historia se repite y si se analizan y reconocen los errores pasados, se pueden tomar medidas correctivas para que no vuelvan a suceder.

Pero el que llega a la posición de Líder sin esfuerzos, virtudes o capacidad, necesita emplear todos los medios y hacer cuantas cosas un hombre prudente y virtuoso haría para arraigarse en el Gobierno que la influencia, el dinero y la fortuna de otro le hayan concedido. Porque, como ya hemos dicho antes, quien no pone los cimientos primero, lo puede hacer después, usando gran virtud, aunque tenga que hacerlo con gran trabajo del arquitecto y peligro del edificio. Quien no ha tenido los méritos para llegar al poder, lo podrá hacer con obras porque las palabras no bastarán {El problema de Acevedo I (HaceNada), fue que intentó hacer con palabras lo que con obras no había demostrado. Había sido el peor Alcalde en la historia de Puerto Rico y lo lógico es que si no había podido ser Alcalde, tampoco podría ser Gobernador.}.

Incluso el Líder que desea perpetuarse en otro, tiene grandes inconvenientes. Muñoz Marín quiso perpetuar al PPD en el poder, y designó en 1964 de dedo a Sánchez Vilella como su heredero y sucesor, lo impuso como Jefe y podemos estudiar cuan firmes cimientos puso a su futuro poder. No juzgo superfluo estudiarlos porque no sabría dar mejores preceptos a un Líder nuevo que el ejemplo de sus acciones.

Muñoz Marín había gobernado con mano férrea {Siempre se decía que Muñoz Marín mantenía un expediente confidencial de cada uno de sus funcionarios con sus debilidades o problemas personales, y documentos de sus errores o actos ilegales o criticables para obligarle a serle incondicional. Que les decía que si la prensa los agarraba cometiendo delitos debían recordar que eran “expendable” y piezas del ajedrez político. Que no podían dejarse atrapar por la justicia o la prensa porque ello vaciaba las ruedas del carrito electoral. Esto se sustancia porque en 1950 Muñoz Marín sabía de la “revuelta nacionalista” y que iban a intentar asesinarlo en La Fortaleza (dos semanas antes la policía ocupó un automóvil lleno de armas y sus ocupantes obligados secretamente a declarar) y les permitió seguir con sus planes, lo que usó para arrestar a enemigos políticos e independentistas (más de tres mil) con Ordenes de Arresto sin nombre firmados por Jueces incondicionales. Eso fue

justo antes de la aprobación del ELA.}, casi dictatorial a Puerto Rico desde 1940. Pero el principio de que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente se había apoderado de su administración para 1964. Se había entronizado la corrupción, los jueces eran lacayos de los políticos en los niveles de la base que le compraban su consciencia haciéndoles favores cuando intervenía la justicia; se nacionalizaron todas las empresas de utilidades (agua, alcantarillados, puertos y electricidad) en un afán socializante; se eliminó el ferrocarril y se destruyó la agricultura {Se atacaron tanto las empresas azucareras que destruyeron la agricultura, especialmente por la estrategia de Muñoz Marín de destruir el poder de los grandes intereses. Destruir para construir. Como se destruyen los cimientos de una casa apolillada para reconstruir. Fue con saña, cuando con los grandes intereses se negocia en el plano institucional pero no en el plano personal, ya que en el plano personal merecen tanto respeto y consideración como cualquier otro ciudadano.}; los permisos, servicios, endosos y licencias del gobierno se vendían o concedían a base de amiguismos, partidismos, favoritismos o dinero; algunos emigrantes enseñaron a comprar favores gubernamentales con maletas llenas de dólares; la tendencia era a institucional la “mordida” latinoamericana en Puerto Rico.

Por eso era necesario tratar de sanear la administración pública. Por eso escogió a un burócrata bien intencionado para gobernar.

Tenía Muñoz Marín enormes dificultades, presentes y futuras, para hacer grande a su sucesor Sánchez Vilella. En primer lugar no encontraba modo de hacerlo Señor de alguna otra Empresa que no fuese la del Gobierno. Y si le daba algún Título político, sabía que los legisladores no se lo consentirían. Comprendía además que los recursos humanos y materiales de los que podía servirse, estaban en manos de aquellos Señores (Grandes Intereses Económicos o dirigentes de organizaciones con intereses especiales) que temían a los cambios en la estructura política, por lo que no podía confiar en ellos, mientras estuvieran al mando de sus cómplices en la legislatura.

Era necesario perturbar aquel orden, desordenar y dividir aquellos Señores y organizaciones ciudadanas, para poder controlarlos en parte y así dominarlos {Estrategia usada mucho en los combates de guerra de divide y vencerás.}. Y le fue fácil porque encontró que algunos, movidos por otras razones e intereses particulares, habían traído a grandes intereses extranjeros, a lo cual no se opuso, sino más bien ayudó por ser un factor divisionista.

Muñoz Marín sabía que no podría dejar al arbitrio del partido el escoger a su sucesor, porque su partido popular no era democrático ni estaba acostumbrado a realizar decisiones en forma democrática. Sabía que los líderes de barrios y sectores populares le eran fieles a él pero que esa fidelidad no la podría traspasar. Que los Grandes intereses e intereses creados que se habían apoderado del PPD evitarían cualquier cambio que les afectara aunque mínimamente en su bolsillo. Le hizo pensar a muchos el que volvería a postularse, a otros que los seleccionaría, y le prometió a los Grandes Intereses e intereses creados que no debían temer a que se les afectaran sus privilegios. Porque de todos temía y ninguno le prestaba confianza completa, conociendo que más que la lealtad, cada colaborador se guía por sus propios intereses particulares {El Líder tiene que hacer todo lo posible porque los intereses del colaborador sean los suyos. Por ejemplo, si se pierden las elecciones del 2,000, será porque los secretarios, funcionarios, empleados, alcaldes, legisladores, líderes de sectores y voluntarios del PNP no se sacrifiquen desde ahora lo suficiente por ganar. Si no se gana todos perderán. Esto hay que hacerlo claro en la mente de cada cual. Cada cual debe entender que en la papeleta electoral aparecerán el Gobernador, Alcaldes, Asambleístas y legisladores, y que los electores principalmente votan por el Gobernador y

Alcaldes. También el que toda campaña es local. Entender que la campaña no es solo seis meses antes de las elecciones, sino una función diaria, continua. El trabajo más importante es el que se realiza durante todo el cuatrienio, día a día, mucho tiempo antes de la campaña, porque es el trabajo organizativo en que se basará toda la campaña.

Como en Puerto Rico el PPD no ha podido definirse, no tiene dirigentes con liderato, permitió que los “neo-comunistas” los controlen, los verdaderos adversarios de la Estadidad y el PNP son algunos “periodistas” como Ojeda, algunos dirigentes gremiales defendiendo sus posiciones personales como el de la Federación de Maestros Renán Soto, algunos “ambientalistas” reciclados izquierdistas, algunos “Grandes Intereses” económicos abusadores y algunos jueces politiqueros como las que detuvieron el Superacueducto. Esos trabajan y atacan todos los días, por lo que la actividad de defender al PNP y la Estadidad tiene que ser diaria, cada Líder dedicándole dos o tres horas cada día. En reuniones y actividades regulares, siempre preparados para las movilizaciones relámpago.}.

Sabía Muñoz Marín que la lealtad de sus colaboradores se la había ganado con buen trato personal unido a satisfacer sus necesidades y aspiraciones colmándolos de títulos, reconocimientos, puestos y beneficios materiales {En la época de Muñoz Marín muchas familias ricas se empobrecieron por actos gubernamentales y otras enriquecieron por privilegios gubernamentales.}. Muchos se habían hecho ricos y logrado gran influencia y prestigio en la comunidad por los privilegios que le había concedido personalmente o a través de sus allegados. Que a quien no convencía, compraba. Los había atraído uno a uno con recompensas personales y materiales. Pero sobretodo, haciéndoles saber que el poder era Muñoz Marín {Cuando el Speaker de la Cámara de Representantes Ernesto Ramos Antonini, en un acto de gran arrogancia, se declaró el líder de los obreros en Puerto Rico, Muñoz Marín le ripostó que el Líder de los Obreros en Puerto Rico residía en La Fortaleza.}, logrando un balance entre respeto y temor. Porque muchos los había desgraciado, como a Geigel Polanco, que siendo Secretario de Justicia en 1950, rémora del inicio separatista del PPD de cuando era Acción Social Independentista (ASI) en 1938, le echó la culpa de la Revuelta Nacionalista, también de la fuga masiva de los penales, y le envió una carta donde le decía: “Dése por recibida y aceptada su renuncia”. Porque a Muñoz se le temía más que a Dios, porque su ira y poder era real y concreto.

Usó la astucia, comenzó a filtrar el que se retiraría en 1964, pero como no pudo lograr consenso, disimulando, dejando hasta el último momento su decisión que hizo con el dedo en la Convención para designar al candidato a Gobernador por el PPD en 1964, en contra de todos los consejos recibidos por los Señores dentro del PPD.

Ganó fácilmente las elecciones Sánchez Vilella en 1964 porque el PPD era Todopoderoso, lo controlaba todo desde 1940, vida y hacienda. Los legisladores, Grandes Intereses e intereses creados comenzaron inmediatamente a sabotearlo {Esta costumbre de sabotear, criticar sin soluciones, destruir, es uno de los grandes defectos de los dirigentes populares actuales. Por eso hacen común con los “neo-comunistas” que los han infiltrado y en muchos precintos controlan al PPD, como en Vieques. Tanto se han acostumbrado a destruir que no saben hacer obras. Tanto negativismo, tantos complejos de inferioridad colonial, tantas excusas, mentiras y falsedades, triquiñuelas y trampas que no saben hacer el bien. Por ejemplo en 1988, ampliamente confirmado, los de Acevedo I acumulaban la basura para retratarlo. Pero la justicia divina no se queda con nada de nadie, porque luego fue la basura es su peor problema y lo que realmente identificó su administración como Alcalde en San Juan.}. No bastaron sus buenas intenciones. Bien pronto comprendió que el poder político no estaba en la posición ni en el partido sino en Muñoz Marín, al cual convencieron que se uniera a los rebeldes, así paralizaron su administración y seleccionaron a Luis Negrón López para sustituirlo en 1968, dividiéndose el PPD y perdiendo dichas elecciones que ganó Luis A. Ferré con el recién creado PNP.

No puede el Líder depender de los mercenarios porque sólo actúan para beneficio propio. Hoy día los mercenarios son aquellos empleados públicos que sólo aspiran cumplir con su tiempo para el retiro, por lo que no están dispuestos a arriesgarse por hacer las cosas bien ni enemistarse con nadie. Esos no son de confiar. A esos se les usa conociendo que carecen de lealtad. También aquellos funcionarios que usan sus posiciones o influencias para beneficio propio en contra del bienestar común. Que les gusta figurar pero nunca comprometerse porque son los siempreparados. Tampoco se puede confiar en los buscones y engañadores {Decía un Cayeyano llamado Cañuelas, que “entre un traidor y un ingrato prefería mil veces al traidor, porque aunque aparentaba ser lo que no era, le era leal a alguien aunque fuera a otro, pero el ingrato no le es leal ni a sí mismo”. También decía que “entre un ladrón y un pordiosero, prefería mil veces al ladrón, porque el ladrón arriesgaba lo más preciado en la vida que es la libertad, mientras el pordiosero entregaba lo más valioso en la vida, que es el orgullo personal”.} que sólo aspiran invertir un poco para recibir grandes ganancias materiales.

El Líder tiene que ejercer su liderato e influencia continuamente, en todo momento, en beneficio del bienestar común. Si ocupa una posición de poder y no lo ejerce es como el talentoso que entierra sus talentos por miedo a que se los quiten {En la Biblia se hace una expresión similar. O como el que tiene dinero y no lo invierte para que produzca más dinero disminuye su valor con el tiempo, o el terreno que no se siembra para que produzca frutos y beneficie a la sociedad. Más aun el poder e influencia, que si no se usa al momento en que se tiene, se pierde,

y cuando se trate de usar estará inservible. Hay cosas, como las computadoras y los equipos eléctricos, que se deterioran y se dañan más sin usarse que usándose. El poder y la influencia es para usarse.}. Hay que saber usar el poder y el talento, no desperdiciarlo. Por eso aquellos legisladores {Este concepto aplica también a los Jefes de Agencias, Sub-Jefes, Directores de Programas, Directores de Programas, Ayudantes, Asesores y Funcionarios de Confianza.} que no hablan, ni escriben, ni presentan nuevos proyectos para hacer obras y aparecer en la prensa, radio y televisión semanalmente, pronto verán desaparecer su liderato porque no ejercen la función que es la misión que el partido y el electorado le ha encomendado {Cada legislador del PNP debe dedicar los mayores recursos para reclutar un grupo capacitado de pensadores y escritores que analicen diariamente los issues, y se reúnan semanalmente para que les ayuden a preparar y distribuir dos comunicados de prensa a la semana, coordinar participar en programas y actividades de comunicación masiva tres o cuatro veces a la semana. El que no lo haga incumple con su deber. Que hablen de lo que sea, pero que hablen. Que se les distribuyan los temas y áreas de mayor atención. Que no teman cometer errores, porque con los errores irán aprendiendo. Recordar que tan importante es aparecer en los periódicos diarios como en los regionales.}.

Recordando que la principal función del Líder es la de repartir a su Pueblo lo que los Grandes Intereses reclaman sólo para unos pocos y así lograr un balance armonioso que estimule la mayor productividad como Pueblo.

Los Romanos, que como hemos dicho gobernaron al mundo por mil años, colocaban al frente del Gobierno a un nativo, pero se mantenían controlando el comercio, el ejército y las leyes mediante un pro-cónsul que respondía directamente a Roma. Esa era su base de poder. Con las leyes controlaban los cambios y con el comercio y el ejército los implantaban. Eran justos pero severos. Ayudaban a sus amigos, negociaban con los neutrales y castigaban a los adversarios. Porque en todo grupo de seres humanos por fuerzas naturales se encuentra un líder con seguidores incondicionales, un seriote, un bufón, los seguidores ambivalentes o masa, y un antilíder con unos pocos incondicionales. Si uno de estos caracteres se va del grupo, otro asume su posición. Puede ser un grupo de niños, jóvenes o adultos, pero todos se comportan en la misma forma. En todo grupo hay un diez por ciento (10%) de líderes, ochenta por ciento (80%) de masa y diez por ciento (10%) de antilíderes. Los líderes son los positivos, los que realizan cosas en beneficio del grupo, y los antilíderes los negativos, los que siempre están opuestos a todo, los que sólo saben criticar destructivamente y presentar excusas. Los líderes trabajan, los antilíderes obstaculizan. Los líderes piensan en el presente y el futuro, los antilíderes son epicúreos, barriguistas, que sólo piensan en su interés personal inmediato y nada positivo producen. En Puerto Rico, los líderes son los progresistas y los antilíderes son los populares.

Ejercer liderato es adquirir y repartir lo que hay en términos de privilegios, empleos, contratos, beneficios, reconocimientos y servicios. La influencia del Líder y sus funcionarios siempre tiene que estar presente su función de repartidores de beneficios a los correligionarios {Nótese que el Líder no debe repartir favores a sus amigos personales sino a sus compañeros de partido, que son los que le serán fieles en los momentos difíciles.}, gran parte a la masa y siempre repartiendo un poco a los seguidores de los antilíderes para neutralizarlos por un tiempo. Porque mientras más pequeño sean los grupos, más vociferantes {Los más vociferantes en Puerto Rico son los independentistas, que ayudados por los periodistas y su participación en los programas de opinión pública en proporción a como si fueran “electoralmente iguales”, aparecen en la prensa, radio y televisión más que los progresistas y populares. Pero ser más vociferantes no les gana votos, al contrario, se los quita, porque su mensaje es bonito pero elitista, utópico, irreal y excluyente. El PNP siempre ha tenido la prensa en contra, pero los progresistas saben que la mayoría de los periodistas son antiamericanos (otros se han autoproclamado los fiscalizadores colocándose en la oposición) y sabe que se tienen que esforzar más en la organización a nivel de la base y a “Radio Bemba” que requiere más esfuerzo personal pero es lo más económico y efectivo.

El mensaje del PNP es veraz, realista, racional, efectivo y en armonía con la percepción del Pueblo. Aunque tiene que estar siempre atento a contestar adecuadamente el mensaje de los populares que es impactante a corto plazo, porque los populares mienten y falsean, son oportunistas e inescrupulosos.

Cada progresista debe recordar que la verdad es diez veces más difícil de comunicar pero más efectivo a largo plazo, que la falsedad y la mentira que es sólo efectivo a corto plazo.} serán para compensar su incapacidad de ejercer liderato e influencia (cuando no se puede ejercer liderato efectivo, se disimula con gran volumen de retórica, como hacen los populares, independistas y los izquierdistas en Puerto Rico).

El Líder no lo hace todo {Conquistar un voto es como enamorar a una mujer, es personal y depende mucho de detalles. El primer paso es pedirle que nos ayude en algo, que se vaya comprometiendo poco a poco.}. Busca colaboradores que le ayuden {El día de las elecciones, se necesitan 30,000 líderes oficiales, que muevan a 100,000 progresistas voluntarios dispuestos a sacrificarse y llevar a votar a Un Millón de electores en las urnas. Si cada líder motiva, convence y estimula a 20, desde ahora trabaja y organiza, así se desarrolla la gran cadena electoral progresista.}. Uno de esos colaboradores más importantes es aquel que anuncie las malas noticias, castigue o use la fuerza para que se hagan las cosas antipáticas que son necesarias hacer. Es como aquel Romano que encontrando a la ciudadanía en desorden, blandos los señores, rapaces los funcionarios, le encomendó a un ayudante imponer el orden. Pero a ese ayudante en el proceso de realizar su encomienda se le fue la mano y logró tanto poder que entendió propio beneficiar a unos pocos amigos personales suyos. El Líder esperó a que cumpliera su misión, lo respaldó públicamente mientras pudo y al ver que era insoportable y ponía su posición en riesgo, lo mandó a colgar para que la ciudadanía entendiera que tan justo era con el que lo hacía bien como severo con el que lo hacía mal. La ciudadanía viendo la ferocidad de este espectáculo, permaneció un gran tiempo satisfechos y estupefactos. Hoy día no es cuestión de “colgar” al colaborador que se descarrila, pero de un despido fulminante o relocalizarlo porque en política todo el mundo es importante y necesario {Es importante el concepto de posicionar a todo colaborador en la encomienda o función donde sea más efectivo y productivo. Todos sirven para algo, pero todos no sirven para todo. También se deben analizar los siguientes dos casos: (1) El criticón que conviene más tenerlo adentro que afuera, como dijo Lyndon B. Johnson, que conviene tenerlo dentro para que orine hacia afuera y no afuera para orine hacia adentro; o (2) el criticón malo y desacreditado que conviene tenerlo afuera criticando como aquel que era el individuo más odiado, escándaloso, destructor, corrupto y que se echó fuera y se las pasa diciendo que es Estadista y criticando a Rosselló como su enemigo. Hasta los enemigos se pueden y deben usar en beneficio del Líder y su causa. Convertir en todo lo posible lo negativo en un positivo, el limón en limonada. Esto sucede también con el periódico que por ser usado por su dueño para fines púramente comerciales

dejando a los izquierdistas hacer de noticias editoriales ideológicas, negativos y destructivos, que han abusado por su arrogancia y obseción de que todo está mal, que sólo ven el vaso medio vacío, especialmente porque tienen la “imagen” equivocada de ser amigos, pero en realidad son los peores enemigos, lo mejor es señalarlos públicamente para que el electorado los lea y analice en su justa perspectiva, como adversarios. Así como el periódico Claridad llega a muy pocos y sin credibilidad, así llegará ese periódico que tanto daño le ha estado haciendo a la Estadidad.

Eso sucedió en Inglaterra, donde el Primer Ministro John Majors (1997) había estado siendo atacado inmisericordemente por siete periódicos “conservadores”, como eran supuestos “amigos” no supo a tiempo contraatacarlos o neutralizarlos y perdió las elecciones.

De los periódicos y periodistas no se debe esperar que sean amigos, sino promover que sean veracez, justos, razonables e imparciales. Porque la Constitución y las leyes federales que aplican en Puerto Rico evitan la dictadura de los políticos que le tienen que responder al Pueblo, pero nada evita la dictaura de algunos periodistas y de un periódico que abusa de la libertad de prensa, salvo que el electorado enjuicie su veracidad.}, siempre que esté localizado en el lugar y al tiempo {El recurso más importante del Líder es el tiempo. Todo se debe hacer en el momento preciso, ni antes ni después del momento más adecuado. El tiempo es gratis, si no se usa se pierde para siempre. De hacer las cosas en el mejor momento depende de si se obtienen óptimos resultados. Quien planifica su tiempo lo controla, si no lo planifica el tiempo lo controla a él.} más adecuado. Donde ayude lo más posible y perjudique lo menos posible. {Nadie es perfecto en la vida. El mejor colaborador tiene sus defectos humanos y perjudicará en algo al Líder. Lo importante es que beneficie más de lo que perjudique. Si perjudica, relocalizarlo, porque en política cada persona es importante.} También demuestra un principio básico de gobernar: sólo el Líder es esencial, sus ayudantes, colaboradores, funcionarios y representantes son reemplazables y relocalizables en beneficio del bien común que el Líder representa. Sólo el Líder aparece en la papeleta electoral. El Líder representa a todos sus seguidores y no puede poner en riesgo su posición salvo por razones extraordinarias. Los otros deben saber reconocer su función o rol {El colaborador que se descarrila pone en peligro el triunfo electoral de todos. El único indispensable es el Líder que aparece en la papeleta electoral. Si cuesta más votos de los que aporta, debe relocalizarse prontamente. Echando a un lado los sentimientos y personalismos, usando la solo la razón y los instrumentos de medición electoral (estadísticas, encuestas, contacto directo con el electorado).}. Porque si el Líder gana, ganan todos, especialmente los humildes; si pierde, pierden todos.

Pero volviendo al tema, el Líder debe precaverse de los adversarios, ganarse amigos; vencer o neutralizar los enemigos distribuyendo beneficios y ejerciendo el poder; hacerse amar y temer por sus partidarios; ser seguido y reverenciado por la mayoría de los empleados públicos; relocalizar a aquellos colaboradores que puedan poner en peligro su liderato; reformar con nuevas leyes las viejas instituciones, ser severo y comprensivo, magnánimo y buen administrador; acabar con los funcionarios desleales, creando su propio equipo; mantener amistad personal con muchos de los otros Líderes, de tal modo que le beneficien con gracia o le ofendan con temor.

El Líder debe reconocer privadamente que comete errores, que como ser humano realizando cosas es normal los errores de buena fe. Eso es parte de la vida. Incluso aceptarlos públicamente en forma selectiva. Debe hacerlo con cuidado, pero siempre demostrando seriedad, veracidad y honestidad en sus expresiones y actuaciones públicas, porque su principal instrumento de gobernar es su ejemplo, servir de modelo a la ciudadanía, lo que transmite principalmente por sus acciones, gestos {El Líder tiene que cuidar su apariencia, su cuerpo, su vestimenta. Estar siempre aseado, vestido en forma adecuada. Esos son detalles externos a lo que el electorado está muy pendiente. Rosselló usa un reloj Casio, visita en una van o auto regular (No como hacía Muñoz Marín influenciado por la mentalidad latinoamericana en un auto a prueba de balas, o como hacía RHC en autos lujosos), está siempre adecuadamente vestido para cada ocasión. Como Puerto Rico es un Pueblo humilde, viste en forma sencilla pero siempre adecuada. Cada gesto es adecuado, en sus más mínimos detalles. Siempre da un buen ejemplo a la ciudadanía.} y expresiones {Es importante el que cada líder del PNP esté consciente de esto. De comunicarse en la forma más efectiva posible. Que dirige principalmente con su ejemplo, en forma simbólica. Leer, escuchar y aprender continuamente sobre las mejores técnicas de liderato para establecer el mejor estilo posible, porque cada líder tiene un estilo particular o estilo de ejercer liderato.}. De esta forma promover el que sus funcionarios y empleados hagan las cosas bien, de la mejor manera, y que hagan cosas a riesgo de cometer errores de buena fe. Porque si no cometen errores nada harán y eso es peor. Lo que no puede permitir es los errores de mala fe o culposos, a esos debe castigarlos severamente.

No puede el Líder ser indeciso, vacilante, cambiante, o improvisar. Porque esto confundirá a sus seguidores y a la ciudadanía. Debe anticipar y planificar cuidadosamente sus estrategias. Una vez iniciada la implantación de un plan, no variarlo salvo por circunstancias extraordinarias. Como decía don Luis A. Ferré, ser revolucionario en ideas, liberal en su planificación y conservador en su implantación.

Reconocer que los hombres ofenden por agravios {Los seres humanos se ofenden fácilmente. Si no los saludas, no le contestas una llamada o carta, o no le

haces un favor, no importa que le hayas saludado y ayudado mil veces antes. El líder PNP debe aprender a decir que sí para que se lo agradezcan al Líder principal y al decir que no explicarlo para que no se le resientan. El líder debe evitar ofender por pequeñas cosas, si tiene que ofender que sea por cosas grandes que se puedan explicar o justificar. Nunca pelear con uno más pequeño porque es abusivo y el pequeño te podrá hacer más daño que uno poderoso (como el limpiabotas que te puede matar con una pedrada, pero si el legislador te ataca te hará famoso).}, miedo o por odio. Al que se le quita algo suyo, porque sea su propiedad o entienda tiene derecho a ello, por más amigo que sea, se ofende. Es como el perro a quien se le da comida y se mantiene meneando el rabo y acariciando a su amo, hasta que comiendo se le pone en peligro la comida, que muerde. Quien piense que entre elevados personajes los beneficios nuevos hacen olvidar las injurias viejas, se engaña.

VIII. De Aquellos que Llegaron al Liderato Utilizando Medios Ilícitos:

Se puede pasar de particular a Líder de dos modos más, ya que no todo es atribuible a la fortuna o la virtud. Estos modos son cuando por vía malvada y dañina se asciende al liderato, o cuando un particular, con el favor de sus otros conciudadanos, llega a ser Líder de su patria.

Hablando del primer modo, se ilustrará con dos ejemplos, uno antiguo, el otro moderno, sin entrar más en la materia, porque juzgo que bastan para quien necesite imitarlos. Un siciliano, no sólo de condición privada, sino ínfima y abyecta, llegó a ser Rey. Hijo de alfarero, llevó a lo largo de los años una vida malvada. Sin embargo, acompañó sus maldades con tanta fortaleza de ánimo y de cuerpo, que dedicándose a la milicia, ascendió hasta llegar a ser Legislador.

Consolidado en este puesto y decidido a ser el Líder Principal, y a conservar con violencia y sin obligaciones para otros aquello que de común acuerdo se le había concedido, se confabuló con un Comerciante inescrupuloso, muy acaudalado y dispuesto a arriesgar parte de sus bienes por mayores ganancias. Ambos gestionaron ayuda de criminales del bajo mundo, e hizo que los criminales mataran a todos los líderes opositores y a los más ricos y poderosos del pueblo. Después de aquellas muertes, ocupó y mantuvo el liderato de la ciudad, sin ninguna oposición civil por un tiempo. Hasta que la ciudadanía comprendió que los criminales son el Interés Creado más insaciable y están acostumbrados a ejercer el poder por la fuerza bruta. Que son efectivos a corto plazo pero desarrollan un odio avasallador de la ciudadanía, y cuando la ciudadanía se enciende de pasiones es imparable, más cruel que nadie, y elimina a los corruptos o al Líder que los favorezca.

No es adecuado calificar de virtud el asesinar a los líderes y ciudadanos adversarios o poderosos, traicionar a los amigos, usar la mentira, la falsedad y las triquiñuelas electorales, no tener fe, piedad o religión. De este modo se puede conquistar el poder, pero no la gloria. Porque si consideramos su valor para entrar y salir de los peligros, y la grandeza de su ánimo para soportar y superar la adversidad, no se ve nada por lo cual debiera ser juzgado inferior a cualquier excelente capitán. Sin embargo, la ferocidad de su crueldad, su inhumanidad y sus infinitas maldades, no permiten que se le cuente entre los grandes hombres. En consecuencia no se puede atribuir, a la fortuna o la virtud, aquello que sin ellas consiguió.

Ese fue el Caso de Acevedo I (HaceNada), que llegó a ser Alcalde de San Juan asesinando el prestigio de sus adversarios con el dinero de las 936 a quien se entregó y vendió por 30 monedas, haciendo promesas a sabiendas no las cumpliría, usando triquiñuelas electorales, reclamando el favor de los jueces activistas en el Tribunal Supremo que le concedieron la victoria por 23 votos en 1988. Mantuvo la Alcaldía en 1992 porque el PNP presentó un candidato que los progresistas no respaldaron, por lo que Acevedo nuevamente ganó en 1992 usando mentiras y falsedades. Hasta los propios populares lo sabían y lo decían privadamente {Muchos de los Alcaldes populares lo dicían públicamente. Acevedo I (HaceNada) tenía un constante motín en el PPD, porque sus ayudantes eran arrogantes e insensibles, destruyeron los canales de comunicación con el liderato local y la base del partido. Hasta los telefonistas del Comité de Sila en San Juan contestaban que están conscientes de que existían grandes problemas de comunicación y desatención en el Comité Central PPD de Acevedo I. Su Secretario Jesús Joel Pérez dicía que no soporta bregar con los Alcaldes y Líderes de la base del PPD. La razón era que Acevedo I no era un líder y no sabía administrar la Alcaldía ni a su partido. El PPD desde entonces ha sido un partido dividido y en proceso acelerado de desintegración, especialmente ahora con Acevedo II (HaceMenos el “temporero” le dicen lo populares) que es hasta peor que Acevedo I.}. Pero esa forma de llegar a ser Alcalde fue la misma que el electorado le rechazó para la gobernación en 1996, porque no le permitió hacer obras y fue el peor Alcalde en la historia de todo Puerto Rico. Eso lo incapacitó totalmente para recibir el apoyo del electorado en sus aspiraciones a la Gobernación en 1996. Y como la ciudadanía le hizo al Siciliano, la fuerza avasalladora de la verdad lo tumbó a pesar del dinero que tuvo en su campaña proveniente de las 936 y otros Grandes Intereses.

La otra forma fue la del humilde particular que por trampas llega al liderato. Como Acevedo I (que se le conocía como HaceNada), que en la función electoral y en brevísimo tiempo, por su capacidad a hacer trampas pasó a ser el dirigente.

Destruyó con el arma electoral a aquellos de liderato que podían retarle dentro del PPD o por estar descontentos podían ofenderle, afianzó su poder con nuevas estrategias electorales, de tal modo que en el espacio de pocos años de controlar lo electoral, lo hicieron Secretario de Estado. Pero sus habilidades electorales no le ayudaron, porque con trampas y triquiñuelas se destruye pero no se construye ni se pueden hacer obras en beneficio del Pueblo. Supo esconder su incapacidad, poca preparación, improductividad, y utilizando su habilidad para las trampas electorales, y su tremenda ambición de reconocimiento aun conociendo que nada positivo sabe hacer, logró en un vacío de liderato la candidatura a Alcalde de San Juan que conquistó con trampas y triquiñuelas como hemos dicho. Siendo su habilidad para las trampas y triquiñuelas lo que le ayudó, fue su peor cualidad cuando aspiró a ser Gobernador. Porque haber sido el peor Alcalde en la historia de Puerto Rico, comprendido así por todo el electorado, no le permitió realizar su vacía ambición personal.

Podrán algunos preguntarse cuál es la razón de que Acevedo I y algunos similares a él, después de infinitas trampas, traiciones, mentiras y falsedades, haya podido permanecer como Alcalde por ocho años sin realizar una sola obra sustancial en San Juan a pesar de administrar más de dos billones de dólares, sin que los ciudadanos conspiraren o se hubiesen rebelado contra ellos. En tanto que otros, no han podido mantener el poder mediante la crueldad en tiempos pacíficos y mucho menos en los turbulentos.

Creo que esto depende de las trampas bien o mal usadas {Los electores populares votan por cualquier persona, pero los progresistas son muy exigentes y sólo votan por candidatos “perfectos”. Esta condición hace muy poco probable que el PNP elija a un Líder que no sea excepcionalmente capacitado y que no base su liderato en trampas, mentiras, engaños y falsedades.}. Bien usadas se puede llamar a la tramposería (si es que es lícito llamar bien al mal) que se hace de una vez, para asegurar el poder, y después no se insiste más en ella, sino tratando de convertirla en lo más útil posible para los ciudadanos. Mal usada la tramposería es la que al principio es pequeña, pero luego va creciendo con el tiempo, en vez de desaparecer. Aquellos que actúan del primer modo, pueden esperar, con la ayuda de Dios y los hombres, algún remedio a su situación. En cuanto a los otros, es imposible que se mantengan en el poder por mucho tiempo si se le exponen al juicio público. Si Acevedo I se hubiera quedado en San Juan, quizás hubiese mantenido a la ciudadanía sin juzgar su desobra, pero al aspirar a la Gobernación motivó a que el electorado la estudiase, comparara y juzgara.

De donde debe deducirse que el que usurpa una posición con trampas y triquiñuelas, mentiras y falsedades, debe realizar las que le son necesarias realizar y hacerlas todas de una vez, para no tener que repetirlas en adelante, y así poder tranquilizar a los hombres y ganárselos con beneficio. El que actúe de otra manera, por timidez o por malos consejos, tendrá necesidad de tener siempre el cuchillo en la mano y jamás se podrá apoyar en sus ciudadanos, porque las renovadas y continuas trampas impedirán que se tenga confianza en él {Decía un ex-presidente de barrio popular, que los seguidores de Beto Morales y Colorado en 1994, con los que Acevedo I usó trampas y triquiñuelas para destruirlos en la campaña para la Presidencia del PPD, que sólo estaban esperando el momento para cobrárselas y votarle en contra. También decía que Acevedo se burlaba de tener una “cara de bobo”, de ser un déspota con los suyos y usar su uniforme de la Reserva para engañar y esconder su complejo colonial.}.

Las injurias se deben hacer todas a la vez, porque se sienten menos hechas juntas. Y los beneficios deben concederse y hacerse poco a poco, para que se saboreen mejor. Y sobre todo debe un Líder vivir con sus ciudadanos de tal manera que ningún accidente, bueno o malo, lo haga cambiar de conducta. Porque llegados los tiempos adversos no hay campo para hacer el mal porque necesitas a tus ciudadanos. Y el bien que les hagas no te aprovechará, porque juzgarán que lo has hecho por obligación {Uno de los errores tradicionales del PNP es que brinda beneficios generales y no logra que se los agradezcan. Por ejemplo, los aumentos salariales a los empleados públicos y privados por los pasados 28 años y especialmente los mayores con Rosselló, lo reciben los ciudadanos como un “derecho” y no se ha conseguido que se lo agradezcan al PNP. Mientras que si se le aumenta a unos pocos escogidos, estos lo agradecen y los otros se portarán mejor para que les toque en la próxima repartición. Este concepto es importante analizarlo y presentarlo al electorado como que los populares le quitarán estos beneficios de perder el PNP. Es más fácil meter miedo que promover cosas positivas.}, y no te lo agradecerán.

IX. Del Liderato Democrático:

Ahora pasemos a hablar del segundo modo por el cual un particular puede llegar a ser Líder de su Pueblo, no por ilicitudes u otras intolerables violencias, sino por el favor de sus conciudadanos. A este liderato se le puede llamar democrático, para llegar a él es necesario gran virtud (habilidad) y gran fortuna, que podríamos llamar virtud con astucia afortunada.

Se asciende a este liderato del Gobierno con el favor del pueblo o con el favor de los grandes, porque en todas las ciudades se encuentran dos conductas diversas que nacen, una del deseo del pueblo de no ser gobernado ni oprimido por los grandes, otra del deseo de los grandes de gobernar y oprimir al pueblo. De estos dos apetitos diferentes surgen en las ciudades uno de estos tres resultados: el gobierno, la libertad y el orden.

El Gobierno democrático lo crea el pueblo y los grandes según tengan la ocasión de hacerlo una u otra parte, porque viendo los grandes que es imposible resistir al pueblo, comienzan a aumentar la reputación de alguno de los suyos, para hacerlo Líder y poder bajo su sombra satisfacer sus apetitos. Por su parte el pueblo, viendo que no puede resistir a los grandes, aumentará la reputación de alguno, y lo hará Líder, para ser defendido con su poder.

Aquel que llega al poder con la ayuda de los grandes, se mantiene con mayores dificultades que aquel que lo adquiere por el favor del pueblo, porque se encuentra rodeado de muchos que se consideran sus iguales y por esto no los puede mandar ni manejar a su manera {Napoleón decía que el Líder tiene que estar con el Pueblo y a la vez sobre el Pueblo.}. En cambio, aquel que llega al Gobierno con el favor del pueblo, se encuentra solo y ninguno o poquísimos de los que están a su lado, estarán dispuestos a desobedecerlo. Además, no se puede satisfacer honestamente a los grandes sin causar injuria a otros, cosa que no ocurre con el pueblo. Porque son más honestas sus intenciones que las de los grandes, ya que éstos lo que quieren es oprimir, en tanto que el pueblo lo que quiere es no ser oprimido. Por otra parte jamás podrá el Líder sentirse seguro si es adversario de todo el pueblo, porque son muchos. En cambio sí de los grandes, por ser menos.

Lo más que le puede suceder a un Líder con su pueblo, es verse abandonado. En cambio de los grandes, no sólo debe esperar que lo abandonen, sino también que luchen en su contra, porque siendo menos, con recursos, egoístas, oportunistas y más astutos, tendrán siempre tiempo de salvarse y acomodarse con quien ellos piensan será vencedor.

Además, necesita el Líder vivir siempre con el mismo pueblo, pero no con los mismos grandes, pudiendo hacerlos o deshacerlos cada día, darles o quitarles renombre, prestigio y beneficios según le plazca. Y para aclarar mejor este punto digo que la conducta de los grandes se puede considerar de dos maneras principalmente: si se comportan de tal modo que unen en todo su fortuna a la del Líder, o no. A los que lo hacen, y no son rapaces, debes honrarlos y amarlos. A aquellos que no se te unan, debes verlos en dos categorías: unos que lo hacen por pusilanimidad y carencia natural de valor, otros por ambición y cálculo. De los primeros puedes servirte, máxime porque serán buenos consejeros, ya que en la prosperidad te honrarán y en la adversidad no son de temer. En cuanto a los otros, los ambiciosos, debes temerlos como si fueran tus adversarios, porque es seña de que piensan más en ellos que en ti, y en la adversidad tratarán de arruinarte.

Debe, por lo tanto, quien llegue a ser Líder mediante el favor del pueblo, mantener su amistad, lo que le será fácil ya que el pueblo sólo pide no ser oprimido. Pero quien llegue a ser Líder contra el pueblo y mediante el favor de los grandes, debe por encima de todas las cosas, buscar ganárselo, lo que le será fácil si se convierte en su protector. Porque los hombres, cuando reciben bien de quien esperaban mal, son más agradecidos con su benefactor; así el pueblo se convertirá más rápidamente en amigo del Líder, que si él mismo lo hubiera llevado al poder {Es significativo que los primeros en las líneas para gestionar la Tarjeta de Salud Rosselló son los populares, a los cuales sus dirigentes le estuvieron diciendo que eso no se podía hacer. (Lo mismo sucedió cuando Ferré prometió y logró la venta de las parcelas a peso, el bono de navidad y aumentos en los salarios y beneficios.) Como Rosselló lo hizo posible, se lo reconocen, agradecen y aprecian más que hasta los del PNP. Hasta Acevedo, ahora, aceptó y reconoció que la Tarjeta de Salud, las Escuelas de la Comunidad, Zonas Libres de Drogas y Armas y la campaña de Mano Dura Contra el Crimen son altamente beneficiosas al Pueblo y promete continuarlas. Lo que debe motivar a cada líder progresista (Jefes, Sub-Jefes, Directores Regionales, Legisladores, Alcaldes, Asambleístas, Presidentes de Sectores, colaboradores y voluntarios, a los que se le recomienda todos los sábados y domingos de 1:00 a 7:00 PM partiendo de cada Casa Club del PNP en cada Precinto) a visitar casa a casa, persona a persona a cada popular para pedirle que le presten el voto a Rosselló el 5 de noviembre de 1996 para que con estabilidad y continuidad complete su Gran Obra y construya el Nuevo Puerto Rico para entrar al nuevo milenio. }.

Puede el Líder ganarse el favor del pueblo de muchas maneras, según cambien las circunstancias, por lo que no cabe dar reglas fijas. Concluiré diciendo que un Líder necesita tener al pueblo como amigo, de lo contrario no encontrará remedio alguno para la adversidad.

Un Líder de los espartanos, resistió el ataque de extranjeros defendiendo su patria y su poder. Para ello le bastó con poner a buen recaudo a unos pocos ciudadanos, lo que no habría sido suficiente de haber tenido a todo el pueblo de adversario.

Y si a alguno repugna esta opinión mía y la rechaza con aquel vulgar proverbio que dice que “quien se funda en el pueblo es como quien edifica en el fango”, yo le respondo que es cierto el proverbio cuando quien se funda en el pueblo es un ciudadano privado que espera que el pueblo lo libere de la opresión de adversarios y magistrados {El pueblo abandona al que se descarría. Porque el mal puede triunfar a corto plazo, pero a la larga el bien siempre triunfa, y el pueblo sabe reconocer el bien sobre el mal. Eso ocurrió cuando el pueblo se equivocó con Ferré en 1972, y lo recompensó con el triunfo del PNP en 1976.}. En este caso sufrirá un desengaño. Pero si quien se apoya en el pueblo es un Líder que sabe mandar, es virtuoso y es valeroso, a quien la adversidad no asusta, que sabe tomar providencias y que mantiene con su ánimo y disposición organizando a todos los demás, jamás se desengañará del pueblo y confirmará haber hecho bien sus fundamentos.

Suelen los pueblos correr peligro en los cambios de gobierno {Muñoz Marín le llamaba a esto la “fuerza de gravedad social”. Porque en física se aprende la ley natural de que lo que está estático tiende a mantenerse estático, y lo que está en movimiento tiende a mantenerse en movimiento, salvo fuerzas superiores. Por eso es necesario divulgar que la Gran Obra de Rosselló hay que protegerla, continuarla, mantenerla, completarla, que se necesita estabilidad y continuidad, o de lo contrario el Pueblo saldrá perdiendo porque le quitarán todos los beneficios adquiridos. Porque lo cierto es que si Acevedo hubiera ganado en 1996, lo primero que los populares hubiesen hecho era quitarle los beneficios que Rosselló le había concedido, o como no saben administrar no los hubiesen podido mantener. Eso sucedió en 1973 y 1985, que beneficios ya aprobados le fueron congelados o quitados a la ciudadanía.}. Porque estos Líderes mandan directamente ellos o lo hacen por medio de colaboradores y funcionarios. En el último caso es más débil su poder y más difícil de mantenerlo, porque dependen de la voluntad de aquellos ciudadanos que ejercen las posiciones, los cuales, especialmente en tiempos adversos, pueden privarlos de su poder, ejercerlo en su contra o negarse a cumplir las órdenes. Y en los momentos de peligro, el Líder ya no tendrá tiempo de ejercer la autoridad, porque los ciudadanos, acostumbrados a ser mandados por los funcionarios, no sabrán obedecerle y no hallará en quien confiar en momentos de tanta incertidumbre.

Un Líder no puede guiarse por lo que ocurre en tiempos tranquilos, cuando todos los ciudadanos tienen necesidad del Gobierno, porque entonces todos corren, todos prometen y cada uno quiere sacrificarse por él. Pero cuando adviene la adversidad y el Líder está en peligro de perder su posición, si el Pueblo no apoya al Líder, lo deja solo. En los tiempos adversos, cuando el Estado tiene necesidad de los ciudadanos, encuentra a muy pocos dispuestos a sacrificarse salvo que confíen y sientan la obligación y deber de apoyar a su Líder.

Por eso un Líder prudente debe elegir un modo de gobernar a sus ciudadanos, que haga que siempre y en todas circunstancias, tengan necesidad del Gobierno y de él. De esta manera siempre le serán fieles y le ayudarán en las buenas y en las malas.

X. Cómo se Han de Medir las Fuerzas de Todas las Empresas Públicas:

Conviene en el examen de las condiciones del Gobierno tener en cuenta otra consideración: si se trata de un Líder con tanto poder que en caso necesario pueda valerse por sí mismo, o si requiere para su defensa el auxilio ajeno {Es esencial que el Líder se mantenga al tanto de las variaciones constantes en el electorado, utilizando como gran instrumento de medición las encuestas y el estudio constante de las estadísticas electorales. Estas también se deben usar para establecer las metas y cuotas a cada líder de base y acostumbrarlos a cumplirlas.}. Y para aclarar mejor este punto, yo entiendo que son Líderes que puedan valerse por sí mismos aquellos que, por la cantidad o calidad de recursos, hombres, equipos, materiales o fondos, pueden organizar una campaña completa y hacerle frente a cualquiera que venga a atacarlos. Y juzgo que tienen necesidad de la ayuda ajena, aquellos Líderes que no pueden salir en campaña contra el adversario y se ven obligados a callar y no contraatacar solos.

Del primer caso ya he hablado y más adelante se dirán otras cosas. Del segundo caso no se puede decir más que recomendar a los Líderes, que en él se encuentren, que fortifiquen y aprovisionen su partido, sin preocuparse de los otros partidos y entidades cívicas. Aquel que tenga bien fortificado su partido y haya gobernado convenientemente a sus ciudadanos, como antes se ha indicado y como se dirá más adelante, no será atacado sino con grandes precauciones, porque los hombres son temerosos de las empresas que ofrecen muchas dificultades, y las habrá siempre para atacar a uno que se halle bien preparado y no sea odiado de su pueblo.

Los partidos nacionales (Republicano y Demócrata) son muy libres, obedecen a sus líderes cuando les viene en gana, sin tener este poder ni ningún otro que se halle en sus inmediaciones, porque están bien preparados, y todos comprenden que atacarlos es tedioso y difícil. Esos partidos democráticos tienen historia y tradición apropiados, suficientes recursos humanos y materiales y en sus arcas semi-públicas hay recursos materiales y financieros para atacar y contraatacar adversarios internos y externos. Además de esto, para tener a la ciudadanía informada y sin costo para el erario público, existe un fondo común para mantenerla ocupada trabajando en aquellas tareas que son el nervio y la vida del Partido y de las cuales la ciudadanía se beneficia. Agréguele a esto que sus actividades políticas gozan de gran reputación y las tienen muy bien organizadas.

Por lo tanto, un Líder que tenga su partido bien fortificado y no se haga odiar de su pueblo, es muy difícil que sea atacado. Y si lo fuere, quien lo haga se retirará avergonzado. Como la política es tan cambiante como la vida misma, y porque cambian tanto las cosas de este mundo, no puede el Líder estar ocioso con su partido inactivo {Días después de la Guerra del Golfo Pérsico, el entonces Presidente Bush aparecía en las encuestas con el 82% de respaldo de la ciudadanía, pocos meses después perdió las elecciones con Clinton que le prometió el cielo al electorado americano, y aparecía con diversos grupos de personas humildes retratado.}. Por eso El Plebiscito de 1993 y El Referéndum de 1994 han sido tan beneficiosos para el PNP, porque aunque se perdió, fue un magnífico ejercicio electoral para el PNP y se aprendió mucho (el que pierde y aprende no pierde). Especialmente se aprendió que si no se trabaja y se llevan los electores a votar y contarse, se puede perder, por mejor obra de Gobierno {Don Luis A. Ferré realizó en 1969-72 una gran obra de Gobierno, pero los populares atacaron por “corrupción” a dos o tres (cuando ellos le inventaron y es dentro del PPD donde la corrupción está institucionalizada y centronizada) y perdió las elecciones. Por lo que una gran obra de Gobierno, por sí sólo no garantiza el triunfo electoral Por eso es necesario la armonía, balance y coordinación entre lo administrativo y lo político.} que se haya realizado {El mayor problema de los progresistas es que si entienden que es seguro el triunfo electoral, por complacencia, dejan de trabajar y sacrificarse por ganar las elecciones. Por eso se debe “correr asustado” y trabajar sin cesar. Ya habrá tiempo después de las elecciones para celebrar y descanzar. Nunca hemos conocido el que alguien se sienta mal por haber trabajado demasiado por el triunfo.}.

Y si se me replicase que la parte del pueblo tradicionalmente popular votan por fanatismo y sin pensar, diré que ahora tienen grandes beneficios adquiridos por las gestiones de Rosselló y que si persona a persona se les hace comprender que están en peligro de perderlas si los populares ganaran las elecciones del 2,000, perderán la paciencia, y las trampas y promesas de {Los populares que tanto se mofaban de la Tarjeta de Salud de Rosselló y le decían despectivamente “la tarjetita”, luego dicen que la van a mantener, pero el electorado sabe que los dirigentes populares no saben gobernar y no la podrían administrar, así como Acevedo I no pudo administrar a San Juan, y Celeste no pudo administrar al Departamento de Instrucción Pública.

Algo interesante pasó con las críticas por pequeñeces de los dirigentes populares en 1996, mientras más atacaban la obra de Rosselló, más convencían al electorado de lo mucho que Rosselló había trabajado, esforzado y sacrificado por dhacer obras y defender los intereses del pueblo, aún en contra del incesante ataque de los populares, y que era deber del elector reciprocar con su voto para defender la gran obra de Pedro Rosselló y los estadistas, que tando le estaba beneficiando.} de los dirigentes popularles no podrán más que las obras de Rosselló, y los propios populares entenderán que Acevedo II como fue AScevedo I es un peligro en contra de su interés propio, olvidarán a su partido anterior y votarán por Rosselló y el PNP. Por eso respondo que un Líder poderoso y valiente como Rosselló superará siempre todas estas dificultades, dando a veces esperanzas de que el mal no será tan largo, otras excitando el temor a la crueldad e incapacidad del adversario, o bien neutralizando con habilidad a aquellos que parezcan demasiado inquietos.

Además de esto, lo natural es que el adversario ataque y destruya los beneficios del electorado en un cambio de administración. Eso ha sido lo tradicional en Puerto Rico. Sucedió especialmente cuando Ferré que se congelaron los aumentos salariales y se paralizaron las autopistas, la construcción de viviendas y todas las grandes obras públicas y servicios que había iniciado Ferré. No debe pues inquietarse el Líder Rosselló, porque después de algunos días de ataques politiqueros de los populares, cuando los ánimos se calmen, los daños ya estarán hechos, los males ya habrán sido recibidos y no habrá remedio para ellos. Entonces el Pueblo se unirán mejor con su Líder, creyendo que él estará más obligado con ellos, por haber puesto en peligro sus beneficios y arriesgado sus posesiones, defendiéndolo a él. Tal es la naturaleza de los hombres que se obligan tanto por los beneficios que hacen como por los que reciben. De donde si se consideran bien las cosas, un Líder prudente no tendrá dificultades para mantener firmes los ánimos de sus ciudadanos, al principio y durante el ataque de la oposición, siempre que no le falten recursos para seguir sirviéndole bien a la ciudadanía y con qué defenderse de los ataques viciosos de la oposición o de los intereses creados.

XI. De la Empresas eclesiásticas:

{Existe un gran paralelismo entre las Empresas Eclesiásticas y las organizaciones periodísticas, gremiales, profesionales, ocupacionales, cívicas y deportivas de hoy día. Su único objetivo es defenderse y por ello atacan a todo lo demás. Donde sus líderes se perpetúan en el poder fácilmente y hacen expresiones públicas sin contar con su matrícula. Influyendo así en la opinión pública sin tener que responderle al Pueblo. También las hay fatulas, con nombres rimbombantes, que influyen en la política cobijadas por presuntas representaciones fabricadas.}

Nos queda solamente hablar de los Empresas eclesiásticas {Una de las fuerzas importantes de la comunidad, que tienen gran influencia política, es la religión, a través de sus líderes, que dirigen a sus feligreses muchas veces en forma ciega a sus dictámenes personales alejados de la cristiandad.}, en las cuales todas las dificultades se presentan antes de su posesión. Se adquieren por virtud o por fortuna, pero se conservan sin ninguna de las dos cosas. Porque se sustentan en las antiguas instituciones religiosas o civiles, que son de tal calidad y fuerza, que mantienen al Líder en el poder, sea cual fuere su manera de proceder o vivir {En latinoamérica la Iglesia Católica Española tenía tanto poder político antes de las Guerras de Independencia, que los nativos libertadores se vieron obligados a atacarla para poder separarse de España. Por eso en casi todos los países latinoamericanos se expusieron grandes abusos de eclesiásticos, especialmente en Monasterios acusándolos de graves pecados. En Puerto Rico, el poder de la Iglesia Católica era inmenso, por eso Muñoz Marín se enfrentó y derrotó a los Obispos Católicos MacManus y Davis cuando para las elecciones de 1960 organizaron el Partido de Acción Cristiana (PAC), luego gestionó que le nombraran a un Obispo popular que ha estado rigiendo la Iglesia Católica en Puerto Rico por 43 años, Monseñor Aponte Martínez, y otros melonistas como Obispos.}.

Estos Líderes son los únicos que poseen Empresas sin defenderlas, súbditos sin gobernarlos. Y sus Empresas, aun indefensas, no se las arrebatan. Y los súbditos, sin estar gobernados, no piensan ni pueden liberarse de su dominio. Estas Empresas son las únicas tranquilas y felices. Siendo regidas por tan altos preceptos, a los cuales la mente humana no llega, dejaré de hablar de ellos, porque habiendo sido formadas y mantenidas por Dios, sería tarea de un hombre presuntuoso y temerario discurrir acerca de ellos.

Sin embargo, si alguno me preguntara de donde viene que la Iglesia en el orden temporal haya llegado a tanta grandeza, siendo así que Muñoz Marín en 1959 atacó políticamente a los Obispos Americanos, los derrotó cuando formaron el Partido Acción Cristiana (PAC) e intentaron ganar el poder público en 1960, y se fue a Roma para que le designaran un Obispo de su preferencia ideológica (Hoy Cardenal Aponte Martínez). Antes los potentados, y no sólo ellos, sino cualquier barón o señor, por pequeña que fuera su fuerza, estimaba a la Iglesia muy poco en lo temporal, y ahora en cambio hasta el Presidente Clinton tiembla; el Christian Coalition americano, sustancialmente conservador, pone y quita congresistas, Gobernadores, legisladores, alcaldes, concejales y funcionarios; mientras en Puerto Rico sustancialmente “liberal” el Cardenal ordenó en forma partidista en El Referéndum de 1994 que no se votara por darle un instrumento al Gobierno para atajar el crimen (El caso de la limitación de la Fianza por actos criminales repetidos de naturaleza gravísima) y sus fieles obedecieron ciegamente por la excusa de “defender los derechos civiles” de los pocos criminales en perjuicio de los muchos buenos ciudadanos cumplidores de la Ley. El Cardenal en Puerto Rico se ha convertido en una fuerza política de la oposición, y ha logrado que los demás Obispos sean también de la oposición. {El electorado PNP debe saber esto para que pueda comprender el por qué el Cardenal y los Obispos atacan tanto al PNP en el campo político. Una vez los Obispos sepan esto, se abstendrán de participar en política porque estarán conscientes de que si siguen ayudando a la oposición, el millón de PNP’s podría reciprocar y perjudicarles en su reinado eclesiástico que es su prioridad.}

Cuando Muñoz Marín, a los curas y religiosos los vigilaba y le formulaba cargos por escándalos públicamente. De esa forma los manipulaba. Los mantenía débiles y sin fuerza política. Tenía la mentalidad latinoamericana de destruir su fuerza material, que cuando el dominio español la Iglesia Católica Española decidía e influenciaba en todo lo político.

Porque los curas y religiosos como seres humanos, también son imperfectos y cometen errores y horrores y el PPD cuando Muñoz Marín Todopoderoso eran sus súbditos en lo terrenal. Ahora el PNP los respeta tanto que no los ataca de frente y los mantiene en su lugar, lo que se debería comenzar a hacer, porque son adversarios poderosos a los que al entrometerse en política se debe negociar continuamente para neutralizarlos {En el precinto donde haya un sacerdote o ministro activista popular o separatista, se debe organizar un comité que lo neutralice en forma cuidadosa y discreta. Que se informe a los feligreses y electores que días antes de las elecciones podría usar el púlpito para atacar al PNP y así neutralizar su efecto.} o conquistarlos.

El PPD siempre ha sido anti-protestante por su mentalidad españofólica. Y algunos de los líderes protestantes son populares más por temor a su persecución. Como los populares no creen en la democracia y son autoritarios (sólo ha evitado sean dictadores la Bandera Americana en Puerto Rico), los han sometido a la fuerza y continuas presiones y amenazas. Otros son separatistas y se dejan llevar más por su odio anti-americano que por sus creencias cristianas. A ello se debe atender con mucha discreción y cautela. Los más son progresistas, pero no lo expresan públicamente por ser muy tímidos, aunque los hay genuinos y comprometidos y el poder político progresista los debe identificar y ayudar más.

Un factor de importancia en la Iglesia Católica de Puerto Rico, es la continuidad y estabilidad de la dirección de Aponte Martínez, que lleva más unos 43 años {Los populares designan o influyen en que se designen personas jóvenes incondicionales en estas posiciones, igual que en la judicatura, para que duren mucho tiempo y les reciproquen su favor.}. Esto le ha permitido consolidar su posición y afirmar sus planes entre la feligresía católica que es numerosa. Se dice que el 80% de los puertorriqueños es católico, aunque sin estudios confiables se puede decir que es menor. Lo cierto es que los practicantes deben ser alrededor del 30%. Los protestantes, divididos en cien iglesias, aunque de menor feligresía, son más practicantes, más activos, y se hacen sentir más en la opinión pública, teniendo más medios de comunicación masiva (Radio y Televisión).

Los instrumentos de poder que usan los religiosos son el temor al infierno, el dinero, los favores y reconocimientos, que no siempre usan para fines religiosos o caritativos.

Si los líderes religiosos se dedicaran a lo religioso y respetaran el proceso democrático, ayudarían más a resolver en forma efectiva los graves problemas de criminalidad, drogadicción y alcoholismo; se promovería la paternidad responsable, se reducirían los atropellos, los abusos, el maltrato de menores; se mejoraría el proceso educativo y la prevención; y se agrandará su fuerza, poder y prestigio en lo religioso. Pero el que se dedique a atacar al Gobierno, se debe denunciar para que el electorado sepa cuáles son sus verdaderas intenciones, y cuáles son sus prioridades.

El que las Iglesias estén totalmente excentas, nadie supervise sus cuantiosas finanzas, sean vacas sagradas que nadie puede criticar, es un asunto a evaluarse si entran en el campo político se deben tratar como amigos o adversarios, y si son neutrales negociar {Los Romanos que gobernaron el mundo por más de un milenio, tenían una regla básica: “Al amigo darle todo lo que se pueda, al enemigo lo que la Ley ordene, y al neutral negociar”.}. Pero siempre respetando la separación de iglesia y estado, piedra angular de nuestra democracia {En Puerto Rico no existe una verdadera democracia, porque el principio básico de la democracia americana, la primera con constitución y duradera en el mundo, es que el ciudadano se gobierne a sí mismo, mediante la elección de representantes a los cuales le delega autoridad por un término razonable no mayor de cuatro años. En Puerto Rico, tres cuartas partes de los fondos públicos provienen de los Estados Unidos, pero los puertorriqueños residentes en Puerto Rico no votan por el Presidente, Vicepresidente y Congresistas que deciden y controlan esos fondos federales. Así pues, la democracia puertorriqueña está en vías de desarrollo y sólo con la Independencia o con la Estadidad se perfeccionará y completará.

Nótese que la soberanía en la democracia americana es la del ciudadano, pero que la soberanía que promueven los separatistas es la “nacional”, que no necesariamente conllevará la del ciudadano. Porque Haití, Cuba y Santo Domingo tienen “soberanía nacional”, pero carecen de soberanía individual, en el caso de Cuba por la dictadura, en Santo Domingo y Haití por la pobresa extrema que no permiten ejercerla.} en desarrollo según la americana.

El Cardenal Aponte Martínez encontró débil la Iglesia Católica hace 43 años. Negoció con Muñoz Marín, facilitándole el camino para acumular riquezas, mucho más expedito que lo había estado en ningún tiempo antes. Contó con la ayuda de los estadistas, principalmente con la ayuda de Luis A. Ferré, Jorge Luis Córdova Díaz y Baltasar Corrada del Río. La reconstrucción de la Iglesia la llevó a cabo con éxito, con tanto mayor mérito, que las hizo para acrecentar el poder de la Iglesia.

Mientras en los sectores protestantes, los populares influenciaban a través del Senador Hipólito Marcano (era también principal Gran Maestro Mazón) que se apartó de la política sigilosamente tras el Escándalo del Banco Obrero.

Lo preferible es que los líderes religiosos se les respete en lo religioso y se les ayude a afirmar su influencia en lo ético y moral, que por su bondad y otras infinitas virtudes, se hagan grandísimos y venerados. Pero si atacan políticamente, devolverle el ataque con toda la fuerza que se tenga. De frente y sin reservas {Las empresas eclesiásticas son similares a las “instituciones intermedias” (que son privadas pero con fines semipúblicos) como las asociaciones profesionales, gremiales, deportivas, etc. Estas en Puerto Rico están dominadas en su mayoría por el PPD y le ayudan en su campaña. Pero se les debe investigar porque sus finanzas son altamente sospechosas.}.

XII. De las Diferentes Clases de Recursos y Empleados Públicos y de los Mercenarios:

Habiendo ya hablado sobre las características de las Empresas que al inicio me propuse examinar, y habiendo considerado, en casi todo, los motivos de lo que les es bueno y malo, así como también los modos como muchos las han adquirido y mantenido, me resta ahora hablar, en términos generales, del ataque y la defensa que en cada una de ellas pueda ocurrir.

Hemos dicho anteriormente que es necesario a un Líder poner buenos fundamentos a su poder, pues de lo contrario irá a la ruina. Y los principales fundamentos que tienen los Gobiernos, sean nuevos, viejos o mixtos, son las buenas leyes y los buenos recursos humanos. Y porque no pueden ser buenas las leyes donde no sean buenos los recursos que las hagan cumplir, y en donde son buenos los recursos del Gobierno terminan siéndolo las leyes, dejaré a un lado el razonar acerca de las leyes y hablaré solamente de los recursos humanos (los funcionarios y empleados públicos).

Digo, pues, que los funcionarios y empleados es con lo cual un Líder defiende su Gobierno, son propios o son mercenarios, auxiliares o mixtos. Los mercenarios y auxiliares son inútiles y peligrosos. Si un Líder tiene su poder fundado sobre recursos mercenarios no lo tendrá firme ni estará seguro. Porque los recursos mercenarios son desunidos y ambiciosos, sin disciplina e infieles. Gallardas entre los amigos, viles frente al adversario. No tienen temor de Dios ni buena fe con los hombres. Con ellas sólo se retrasa la ruina en tanto se retrase el conflicto político. En tiempos no electorales despojan al Líder como en tiempos electorales lo hacen los adversarios.

La razón para que así actúen los funcionarios mercenarios es que no tienen otro amor ni otra causa para estar en el campo político que un poco de dinero, lo cual no es suficiente para convencerlas de que deben perjudicarse o arriesgarse por el Líder. Desean ser tus colaboradores mientras haya quietud electoral, más como la campaña comience, desertarán o huirán. Poco trabajo ha de haber para demostrar lo anterior, porque la ruina de muchos Gobiernos no ha tenido otra causa que haber descansado en funcionarios mercenarios, que a veces han realizado algún progreso en favor de un Líder, o que peleando entre ellos, parecieron valerosos, pero que en cuanto la oposición los ataca, se muestran tal cual son.

Así pues en Ponce, en 1989 al advenir a ser Alcalde de Ponce Churumba Cordero despidió a 600 progresistas que eran empleados del Municipio, usando el pretexto de que era por razones económicas sin tener informes económicos, violando sus derechos civiles fundamentales. No le importó el que lo demandaran ni tuviera que pagar una compensación de $4.2 millones. Porque actuó como popular, irresponsablemente, poniendo el beneficio político sobre el bienestar común. Con el propósito de emplear a los suyos, a los que les aumentó el sueldo y beneficios selectivamente. Porque los populares son politiqueros y no políticos. También así sucedió en Carolina donde Aponte discriminó masivamente contra los progresistas para beneficios inmediatos en perjuicio del futuro. Ya que esas ilegalidades son malos ejemplos y los presentan como rapaces insensibles al bienestar común. Porque los populares exigen lealtad incondicional, mientras que los progresistas reclaman la lealtad institucional y con la persuasión, buenas obras y buenos ejemplos para lograr la personal y política de los empleados públicos.

En San Juan Acevedo I (1989) discriminó más discretamente contra los progresistas. Nombró a miles de activistas populares aumentando la nómina municipal y creando un déficit {Llevar a la administración pública a cuantiosos déficits es una de las características de los dirigentes populares actuales, porque en ambas administraciones de Hernández Colón (1972-76 y 1985-92) su mala administración creó cuantiosos déficits y Acevedo I en San Juan hizo lo mismo (1989-1996). Sila Calderón (1997) aumentó sustancialmente las contribuciones, donde había dos oficiales designó cinco como el Obras Públicas y Ornato; le concedió sueldos casi el doble a sus funcionarios y como no cuenta con personal capacitadi está haciendo lo mismo que pitarle a la basura, nada. Es que los populares, dedicados a beneficiar a unos pocos,

son incapaces de realizar una buena administración pública.} multimillonario.{Según el Informe Financiero preparado por los auditores, la firma Peat Marwick, el déficit en el Municipio de San Juan fue de $65,854,826 en el año terminado el 30 de junio de 1993. Para 1994 el déficit fue similar aunque trató de mal informar al público publicando el jueves de Acción de Gracias en El Nuevo Día (el titulista se equivocó o lo movieron a error) explicando que estimados reflejaban un superávit de $43 mil dólares, lo cual resultó ser de cifras infladas y engañosas. Lo verdad es que San Juan tenía un

cuantioso déficit, que no le pagaban a los suplidores a tiempo, retrasándolos por hasta 10 y 14 meses; redujeron los servicios públicos, especialmente los de salud, mantenimiento de carreteras y recogido de basura. También destruyó los sistemas gerenciales en San Juan y hasta el Colegio Tecnológico llevó a la quiebra financiera. Acevedo I no supo ser Alcalde y no podía ser Gobernar.}

Pero los pecados de los Líderes que actúan en forma antiética e inmoral usando las trampas, triquiñuelas, mentiras y falsedades, como han hechos los populares, se pagan en la tierra. Y como fueron pecados de Líderes, también éstos tendrán que pagar la pena magníficada.

Quiero mostrar aun más la ineficiencia de los mercenarios. Los funcionarios mercenarios son excelentes administradores (tecnócratas) o no lo son. Si lo son, no te podrás fiar de ellos, porque siempre aspirarán a la grandeza propia, ya sea oprimiendo al Líder o bien a tus empleados públicos, más allá de las intenciones del Líder. Y si no son trabajadores, eficientes y productivos las más de las veces arruinarán al Líder, porque trabajarán para ellos y no para el Líder y su Pueblo.

Y si se me replica que lo mismo haría cualquiera que tenga los funcionarios en la mano, mercenario o no, responderé diciendo que los funcionarios han de ser manejados por el Líder. El Líder, en persona, ha de cumplir con las tareas de Administrador con sus allegados. Y cuando envía a uno que le falte el valor, o se muestre inepto, debe cambiarlo. Y cuando sea valeroso, tenerlo bajo el mando de las leyes, para que no se extralimite {El funcionario que se extralimita o demuestra ser incapaz, debe ser relocalizado lo antes que sea prudente hacerlo, porque de lo contrario perjudicará al Líder que representa al partido y pone en peligro el triunfo electoral. Pero como todos los seres humanos son imperfectos, el Líder no puede relocalizarlo por pequeñeces, porque desestabiliza la estructura de mando y los demás entenderán que no pueden confiar en el Líder. El proceso es de mutua confianza entre el Líder y sus funcionarios y colaboradores. }.

La experiencia muestra que sólo los funcionarios ideológicamente afines o comprometidos como simpatizantes al Líder, que ejercen el poder valiente, capacitada y razonablemente, hacen grandes progresos; en tanto que los funcionarios mercenarios no hacen más que daño. Con mayor dificultad cae bajo el dominio de un sólo ciudadano el Gobierno, cuando cuenta con sus propios funcionarios, que cuando se trabaja con funcionarios extranjeros. Cuando Muñoz Marín sólo los populares incondicionales, o simpatizantes incondicionales, podían ser funcionarios gubernamentales. Tanto en lo financiero como en salud, Muñoz Marín seleccionaba estadistas (hábiles en lo técnico por ser admiradores de lo americano), y en las áreas de cultura a independentistas (anti-americanos y admiradores de las costumbres españolas y latinoamericanas) que por amistad los hacía incondicionales. Pero era requisito que fueran incondicionales a su partido popular.

La selección de tecnócratas sin experiencia política como funcionarios en posiciones políticas para dirigir las Agencias de Gobierno {El que esté dirigiendo una Agencia y piense o actúe sin considerar las cuestiones políticas, le presta un flaco servicio al Líder que lo designó y al partido que le brindó la oportunidad de servirle al pueblo. Porque se llega a esas posiciones porque los líderes del partido trabajaron para ganar las elecciones y llevar al Líder al poder. Recordando siempre que la principal función del liderato político es llegar al poder, y una vez en el poder el mantenerse en el poder.} es altamente peligrosa tanto como la de políticos sin experiencia o sin capacidad administrativa. Los primeros hacen obras pero hacen perder las elecciones, los segundos hacen política pero no saben hacer obras, lo que también hace perder las elecciones.

En el Gobierno Federal, los funcionarios de confianza o por contrato son seleccionados por el partido que gana las elecciones entre sus partidarios. Son los que establecen la política pública y dirigen a los empleados de carrera a los cuales se les protegen sus derechos de permanencia y condiciones de trabajo mientras cumplan con su deber institucional.

Esto se explica con el siguiente ejemplo: Si hay que construir un puente de San Juan a Cataño, se anuncia una subasta para el trabajo de diseño, y comparecen un Chino Comunista, un Americano y un Español, y el Chino presenta un mejor proyecto a un menor costo real, se le puede conceder porque el trabajo es técnico. Pero porque se le ofrezca una cantidad de dinero es poco probable deje de ser comunista. El conocimiento o trabajo técnico se compra o se vende, se negocia. Pero la lealtad y el compromiso ideológico sincero se logra por convencimiento, con pequeños detalles en el trato y relación personal, eso no se vende ni se compra con dinero o beneficios materiales.

Es como el liderato que se puede resumir como la capacidad de dirigir a otros para el logro de objetivos comunes establecidos. El liderato se tiene o no se tiene, es una habilidad que se desarrolla principalmente desde la niñez, aunque se puede mejorar aprendiendo las técnicas de liderato {Napoleón Hill en su libro “Think and Grow Rich” dice que aun los morones si aprenden a seleccionar a sus ayudantes y colaboradores que le compensen sus limitaciones pueden ejercer liderato exitoso. Que cada cual ejerce liderato en alguna (s) funciones de la vida. Son cientos los casos de personas que no saben leer ni escribir pero que son muy exitosos en sus empresas ejerciendo liderato. Pues el liderato es lo que mueve al mundo, toda acción de dos o más personas surge de un líder que se toma la iniciativa y la responsabilidad de hacerla.}. Pero como la sabiduría sólo se logra con la experiencia, hay que practicarla. Las cualidades de liderato se logran en cualquier función como dirigente (como en grupos cívicos, religiosos, deportivos, profesionales, ocupacionales, comerciales, agrícolas, industriales, etc.) y esas cualidades son fácilmente transferibles a lo político. Lo que es esencial es entender que un buen Líder puede a la vez ser un buen tecnócrata. También que sea ideológicamente comprometido con el Líder principal y en el Puerto Rico de hoy, se exige que tenga preparación formal (académica) en el área a dirigir (para ser Secretario de Salud la Ley no lo exige pero por tradición y conveniencia debe ser médico, o para ser Secretario de Justicia ser abogado). Lo preferible es tener esas cuatro condiciones. Pero si el funcionario es un buen tecnócrata pero no un Líder, se le dificultará dirigir una Agencia que tenga subalternos políticos, pero a un Líder con capacidad administrativa y formación académica se le hará fácil dirigir una Agencia que tenga subalternos tecnócratas. Porque el conocimiento técnico se compra, la lealtad y la capacidad de liderato no.

Por eso el funcionario público debe ser un Líder por derecho propio, con capacidad administrativa, formación académica y compromiso ideológico o simpatizante del Líder principal y del partido que lo llevó al poder.

Si el Jefe {En el Puerto Rico de hoy, no se puede confiar ni beneficiar a los populares en las agencias en las posiciones de confianza o por contratos, porque son negativos y destructivos, saboteadores y malagradecidos. Sólo saben ser aduladores. Hay que aprender a usarlos pero nunca confiar en ellos. Si te demuestra simpatías el amarrarlos y comprometerlos públicamente en forma discreta. Porque el popular que colabore, se le amarre y comprometa, sabe que de ganar los populares no tendrán miramientos en destruirlo. Porque los populares no perdonan. Además, si creemos en la democracia, debemos respetar la voluntad del electorado que eligió un gobierno del PNP para que todos los funcionarios en posiciones de confianza y por contratos fueran del PNP. Con los empleados de carrera que la ley y la jurisprudencia protege su permanencia, a esos hay que ganárselos uno a uno, persona a persona, por el funcionario que les supervisa. Eso de ganarse a los populares uno a uno hay que hacerlo desde ahora y amarrarlos con tiempo. Cuando es momento de lo racional y no en los últimos meses de campaña en que los populares sólo saben usar la campaña en lo emocional.} de una Agencia designado no se dedica a ser un Líder por derecho propio, sucede que los subalternos que sí son líderes políticos competirán con él, y se verá obligado a despedirlos. Porque la ciudadanía a quien llamará será al Líder político aunque sea un subalterno, quien será el que resuelve problemas en esa agencia y los aduladores (especialmente de la oposición) le llenarán la cabeza al Jefe de que el Líder de que el otro le está acerruchando el palo y minimizando su autoridad y buscará la forma de salir de él. Porque en el Gobierno los empleados regulares sólo responden a la autoridad del que firma los documentos, les puede aumentar o disminuir el sueldo o afectar sus condiciones de trabajo, despedir, descender, ascender o disciplinar. Es una organización como el ejército donde los rangos se respetan sean o no Líderes {Un ejemplo que dramatiza esto sucedió en Ponce. El primer día de trabajo del que fuera Capitán del Yate Patoño de los Ferré, Barcia un emigrante cubano de mar humilde pero muy listo, llegó al estacionamiento de la Puerto Rico Iron Works donde estaban localizadas las oficinas de las Empresas Ferré en la Playa de Ponce. Le preguntó a un Capataz por dónde entrar, y el Capataz le repreguntó que si era empleado de los Ferré, a lo que Barcia le contestó que si. El Capataz le ordenó que moviera unos tubos enormes y los pusiera en el Almacén y Barcia le repreguntó que si él lo podía ascender, despedir o aumentarle el sueldo. ¿Qué trabajo hará para los Ferré le preguntó el Capataz? Yo vengo para ser el Capitán del Yate. A lo que el Capataz le dijo entonces que no. Barcia le repostó que si no lo podía ascender, despedir o aumentarle el sueldo tampoco lo podría mandar.}.

Otro factor a considerarse es que el Jefe inseguro de su liderato reclutará a personas con menos liderato que él, para que no le quiten su puesto.{El que ha estado en política por mucho tiempo, logra amigos y compañeros extraordinarios. Una de las funciones de ejercer liderato es el conocer al Líder principal y a todos sus allegados. Cuando un Jefe apolítico le teme a tener líderes políticos entre sus empleados y no se aprovecha de sus contactos y relaciones, amistades y

compañeros, tendrá muchas dificultades en realizar la obra que se le ha encomendado. Porque no podrá mantener la confianza de los progresistas y nunca podrá confiar en los populares. Si tiene ambos grupos en contra, tarde o temprano le pasarán un papel para su firma comprometiéndolo y destruyéndolo.} Pero si el Jefe es un Líder seguro de sí mismo, reclutará a las personas más capacitadas disponibles que le puedan ayudar efectivamente y complementar en aquellas áreas que necesite ayuda. Un buen Líder, seguro de sí mismo, no le temerá a la preparación, capacidad y productividad de sus subalternos, al contrario, los usará para su propio beneficio y para cumplir con la misión que se le ha encomendado en la mejor forma que sea posible.

Por lo que el Líder principal debe seleccionar a los mejores Líderes por derecho propio, comprometidos y leales, con capacidad administrativa y la formación académica adecuada. Pero sobretodo comprometidos y leales para que le representen bien en formular e implantar la política pública de su administración.

Porque lo que mueve al mundo es el liderato que se ejerce en forma justa, razonable, adecuada en el momento y circunstancias más convenientes. El liderato es lo que estimula y motiva la acción concertada y coordinada de los funcionarios y empleados dirigiendo su trabajo al logro de objetivos concretos. El Líder es el que dirige, planifica y realiza las grandes obras.

Es como Rosselló, que es un Líder por derecho propio, seguro de sí mismo, capacitado, inteligente, preparado, prudente, que selecciona a sus Funcionarios entre los más capacitados y productivos disponibles y no le teme a que compitan con él ni que sepan de algo más que él. Al contrario, busca aquellos que de otras cosas sepan más que él para que lo complemente y los pueda usar y beneficiarse todos en Puerto Rico. Contrario a Acevedo I y Acevedo II, que son personas poco preparadas, incapaces e inseguros, por lo que seleccionan subalternos menos capacitados que ellos {Los ayudantes y asesores de Acevedo son ineptos, corruptos, arrogantes y no permiten una comunicación adecuada con el liderato de base del PPD, por eso más de cinco Alcaldes populares y miles de populares han anunciado que votarán con Rosselló en 1996.}, y no saben administrar, ni dirigir y no han hecho obras. Por ejemplo, Acevedo I en ocho años, con un presupuesto de más de dos billones ni una sola obra sustancial realizó. Ha sido el peor Alcalde en la historia de Puerto Rico.

Cuando llegó Ferré al poder en 1969, había pocos progresistas con la experiencia de dirigir Agencias y los que había estaban al frente de grandes empresas privadas y por eso se designaron muchos tecnócratas bien intencionados pero que no sabían amarrar votos, lograr que el elector agradeciera los beneficios que se le habían concedido, convertir la buena obra de gobierno en votos. Cuando Romero Barceló experimentó con tecnócratas como jefes y líderes políticos como subalternos, eso no funcionó bien. Ahora con Rosselló se inició en su mayoría con tecnócratas {Esto enfrió los ánimos de los políticos y los empleados que habían sido perseguidos y discriminados por los populares por ocho largos años. Dejaron a muchos populares en posiciones de confianza y por contrato sin antes negociar y requerirle lealtad completa, lo que se debe hacer lo antes que sea posible. Ese enfriamiento surge del siguiente ejemplo: Si una persona llama a un Jefe de Agencia que es su amigo o compañero de partido, sabe que la recepcionista y secretaria son de confianza (es lo primero que se asegura un funcionario político) y que le atenderá prontamente. Al hablar le consulta el problema que sea y el Jefe le contestará inmediatamente. El sí o el no tardará breves segundos, y se resolverá de una forma o de otra. Pero si el Jefe es desconocido, el líder político preguntará a alguien por el Jefe para lo introduzca y se tardará seis meses en llegar hasta él, y al fin y al cabo el problema en muchas de las veces no se resolverá.} jóvenes {Es esencial el que se experimenten y preparen los jóvenes en el arte de gobernar. También el que se colme de prestigio y reconocimientos a los progresistas más destacados para que puedan ser más efectivos en su ayuda electoral. Esta función formativa es de vital importancia.} y luego eso se enmendó designando líderes políticos que a la vez son tecnócratas capacitados, experimentados y preparados, lo que está funcionando en forma excelente {En 1972 los allegados políticos a Ferré se dieron cuenta de que las elecciones estaban peligrando dos o tres meses antes, por lo que no se pudo enmendar la estructura gubernamental y ajustar la campaña adecuadamente. Ahora con Rosselló los progresistas saben que una buena obra de gobierno por sí sola no gana elecciones. Que es esencial el aprender a convertir la buena obra de gobierno en votos el 5 de noviembre de 1996. Eso se logra con mucho trabajo, muchas reuniones de coordinación, agilizando los servicios al ciudadano, mejorando el trato personal, contestando las llamadas y cartas en 24 horas, y ayudando a los que ayudan.}.

Son buen ejemplo del funcionario experimentado a la vez que prudente en política Fernando Chardón, Ramón Mellado Parsons, Santiago Soler Favale, Wallace González Oliver, Julita Rivera de Vicentí, Dora Matos de Pasarell y Frank Fournier; de los políticos Ramón Calderón; y de tecnócratas que asimilaron rápidamente el arte de la política sana Antonio Santiago Vázquez en la época de Ferré. Samy Quirós, Pedro Vázquez, en la de Romero Barceló. Pedro Toledo, Baltasar Corrada del Río, Norma Burgos, Carlos Pesquera, Carmen Feliciano, Carmen (Cali) Rodríguez de Rivera, Oscar Ramos, Manuel Díaz Saldaña, Norman Maldonado, Rafael Rodríguez Aguayo, Pedro Rosario, Miguel A. Verdiales, Juan Carlos Ramírez de Arellano, Epi Jiménez, Albita Rivera y Agustín García {El funcionario que no aparece en la prensa, radio o televisión regularmente, no le sirve de “shock absolver” al Líder principal, y esa es una de sus principales funciones, ser líder en el área encomendada. Si cada funcionario, legislador, alcalde y líder preparara un programa de comunicación personal y pública semanal, ayudará a llevar el mensaje positivo de la gran obra de gobierno que se está realizando y ocupará espacio y tiempo que usaría la oposición o los llamados “fiscalizadores” para atacar al gobierno.} en la actualidad con Rosselló. Todos ellos dignos de imitar. Buenos administradores y ejectores de una política de altura, discretos y prudentes pero batalladores dentro y fuera de sus agencias. Atentos a la prensa, radio y televisión. Que visitan, participan regularmente en todo tipo de actividades, aparecen regularmente en la prensa, radio y la televisión, y se han hecho sentir tanto en la función pública como en la política {No son funcionarios de escritorio. Son de los que mandan y van. Que le dedican gran parte de su tiempo a visitar a sus empleados y a la ciudadanía.}. ¿Para qué ocupar posiciones de liderato si no es ejercerlo, construir, edificar, mejorar los servicios e influenciar positivamente en la opinión pública?

XIII. De los Recursos Auxiliares, Mixtos y Propios:

Los funcionarios auxiliares son los otros recursos inútiles. Son las que se obtienen cuando se llama a un poderoso para que con sus empleados venga a defenderte y ayudarte. Como ocurrió en 1980 cuando se le encomendó a empleados la movilización de electores, cuando eso se debió hacer con la estructura del partido, sus líderes y voluntarios.

Estos empleados no comprometidos emocionalmente con el partido {Esto hay que diferenciarlo de la organización de funcionarios y empleados del partido que son una organización del partido y sus miembros están comprometidos ideológicamente con el partido.} pueden ser útiles y buenos por sí mismos en la función pública bien utilizados, pero para el que las llama para la labor política son casi siempre dañinas, porque si pierden quedas deshecho, y si ganan eres su prisionero. Tienen su propia agenda y no la del partido que es quien siempre respalda al Líder, porque esa es su principal función, meta y propósito.

Aquel que no quiera vencer que se valga de recursos fuera del partido, porque son mucho más peligrosos que los mercenarios. Con ellos la ruina es segura porque están unidos y dispuestos a obedecer a otro, en tanto que los mercenarios, si vencen, para ofenderte necesitan de más tiempo y de ocasión propicia, porque no forman un cuerpo unido. Además si tú las pagas, al que pongas de jefe no podrá adquirir tan pronto autoridad como para que pueda hacerte daño. En resumen, con los funcionarios mercenarios es peligroso la desidia, con los auxiliares el valor.

Un Líder prudente debe huir siempre de estos recursos y buscar los propios. Es preferible que pierda con los suyos a que gane con los ajenos, considerando que no es real victoria la que se alcanza con recursos ajenos.

Hay que aceptar el trabajo voluntario de todos los que se ofrezcan {La política es sumar. Recordar que algunos empleados públicos no se le han logrado sus expectativas personales y hay que reclutarlos. Para ganarse el apoyo, la mejor forma es solicitarles ayuda. Que aporten, que se sacrifiquen, que apuesten, así se comprometerán con el triunfo.}, pero cuidarse de no depender demasiado de las personas cuyo compromiso prioritario no es el del partido. Pues quien no está ideológicamente comprometido puede realizar una gran labor técnica o administrativa, pero en cuanto a política son dudosos, infieles y peligrosos; por lo que el Líder tiene que construir las suyas propias dentro de la estructura del partido.

Se puede ver fácilmente la diferencia que hay entre unos y otros recursos, cuando se considera la fama que tuvo Ferré en 1972, Romero Barceló en 1984 y ahora Rosselló en 1996 contando con las armas mercenarias y auxiliares; y cuando en 1968, 1976 y 1992 ganaron con los recursos propios organizados dentro de la estructura del partido. Su fama siempre fue creciente, pero nunca fue tan alta como cuando cada uno pudo ver que él era enteramente dueño de sus recursos humanos.

Quiero ahora recordar una figura del Antiguo Testamento que viene bien a mis propósitos. Ofreciese David a Saúl para combatir a Goliat, provocador filisteo. Para darle mayor ánimo Saúl le proporcionó sus propios hombres. Sin embargo David, tras proponérselas, las rechazó diciéndole que con ellas no podía valerse por sí mismo, que prefería enfrentar al adversario con su honda y su cuchillo. En fin, que los recursos ajenos te lastiman la espalda, te pesan demasiado o te aprietan tanto que no puedes usarlos.

Son los recursos humanos mixtos, en parte mercenarios, en parte propios; situación preferible a que fueran solamente auxiliares o solamente mercenarios, y muy inferior a si fueran simplemente propios.

Si consideramos la primera causa de la ruina del Imperio Romano veremos que fue el comenzar a tomar a sueldo a los godos. A partir de ese momento las fuerzas del Imperio empezaron a enervarse y toda la virtud que perdían pasaba a los godos. Concluyo, pues, que sin hombres comprometidos con el Líder, ningún Gobierno está seguro, quedando a merced de la fortuna, careciendo de virtud que lo defienda en la adversidad. Fue siempre opinión y máxima de los hombres prudentes que “quod nihil sit tam infirmum aut instabile quam fama potentiae non sua vi nixa” (nada hay tan débil e inestable como la fama de una potencia que no se funda en su propia fuerza).

Recursos humanos propios son aquellos que están compuestos de líderes, voluntarios, seguidores, simpatizantes, ciudadanos electores comprometidos ideológica y emocionalmente con el Líder. Todos los otros son mercenarios o auxiliares. Y la manera de organizar los recursos humanos propios es fácil de hacer si se estudia la organización y mantenimiento de la estructura del partido. Con una agenda clara, muchas reuniones y muchas actividades, donde se le permita a los componentes participar y ayudarse unos a otros, y coordinar sus esfuerzos para el triunfo electoral {El triunfo electoral se logra si se convence a la mayoría del electorado a que está y estará mejor con el PNP y Rosselló, y se lleva a votar. Esto se hace si se le hace preguntarse: ¿Qué partido hace más obras? ¿Qué partido ha ayudado más a su familia en los pasados 30 años? ¿Qué partido trabaja más por los humildes en Puerto Rico? ¿Qué partido representa mejor a los americanos que aportan $10 billones al año a Puerto Rico? ¿Qué Gobernador es mejor? ¿Qué le conviene más a su familia y personalmente? Por ejemplo, si se visita casa a casa unas parcelas y se le pregunta a cada ciudadano quién ha hecho más por esa comunidad en los pasados 30 años, ellos mismos te darán los issues para la campaña, y así hacer en cada sector. Porque nadie convence a nadie, cada cual se convence a sí mismo, por eso es tan importante hablarle y motivarlo a pensar en lo que más le conviene, y si no lo conquistas, lo neutralizas.}.

XIV. De lo que Corresponde a un Líder Acerca de la Organización Política:

Un Líder no debe tener otro objeto, ni pensamiento, ni ocupación que el arte de gobernar que es una combinación armoniosa y balanceada entre lo administrativo y político, con sus ordenanzas y disciplina. Porque éste es el único arte que se espera de quien manda. Y es de tanta virtud que no sólo mantiene en el poder a aquellos que han nacido Líderes sino que muchas veces hace que simples ciudadanos lleguen y se mantengan en tan alto rango. Y por el contrario, se ve que cuando los Líderes se ocupan más de las técnicas administrativo que de la política {Toda campaña política es local y personal, según explicó el anterior Speaker Tip O’Neil. Por eso lo esencial es reforzar el nivel de la base, designar un Capitán por cada calle, edificio o comunidad y grupo. Que cada líder se asigne 20 electores para llevarlos a votar hasta en camillas y sillas de ruedas el día de las elecciones.}, o de la política sin las técnicas administrativas, pierden su poder. La primera causa que te hará perder la posición de mando es descuidar este arte. Ese balance armonioso de lo administrativo y lo político, ambos esenciales, porque sin uno es imposible lo otro. Y lo que te permitirá conquistarlo es ocuparte de ejercer el poder e influencia para realizar una gran obra administrativa con una política sana, positiva edificante y constructiva que beneficie al bienestar común del Pueblo.

Muchos han escalado posiciones en el partido y por ejercer sabiamente el poder y la influencia que le mantiene y acrecenta el respaldo en el partido y el electorado, de particulares han llegado a ser grandes líderes; y otros tras llegar a las posiciones de poder se olvidaron de ejercerlo y volvieron a ser simples particulares. Porque el Líder sin ejercer el poder e influencia, entre otros males, le traerá el ser despreciado, lo cual es una infamia que el Líder debe evitar, como más adelante explicaré.

Porque no hay proporción entre un hombre con seguidores y otro sin respaldo público. No es razonable que uno poderoso obedezca voluntariamente a otro que no lo está, y que quien esté sin respaldo pueda vivir seguro entre líderes poderosos, porque habrá en unos desdén y en otros suspicacia, y no será posible que trabajen bien juntos. Por ello un Líder que no se ocupe de sus seguidores y electores, entre otras desgracias tendrá la de no ser estimado por sus seguidores ni poder fiarse de ellos.

Por lo tanto no debe un Líder apartar un momento sus pensamientos del arte de gobernar {Para el 5 de noviembre de 1996 se necesitarán 100,000 líderes que movilicen a un millón de electores a votar. Por eso es esencial multiplicar las reuniones, seminarios, talleres, tertulias, caminatas, caminatas, actividades y programas radiales; comités de estrategia, de comunicaciones y de campaña, que los altoparlantes suenen sin cesar. Que en cada Precinto se organicen cinco o seis actividades a la semana y dos por sector. Hay que trabajar cien veces más que los populares.}, que es tanto lo político como lo administrativo, lo administrativo como lo político. Y ejercitarse tanto más en tiempos no electorales que electorales. De dos modos puede hacerlo: uno con prácticas, otro con la mente. En cuanto a las prácticas, además de permitirle mantener bien organizados, acostumbrados, y habituados y en buena forma a sus seguidores y al partido, debe dedicarse a participar en todo tipo de controversias y temas (issues) públicos, ya que mediante ello se acostumbrará a estar a la ofensiva y a la defensiva {La función pública es una competencia. Newt Gingrich le dijo a sus compañeros republicanos que se estaban preparando para una competencia de soccer, pero que debían prepararse para fútbol. En Puerto Rico la competencia será de boxeo. Por eso es tan importante el que cada funcionario se prepare, haga acopio de todos los documentos y pruebas pensando que su área será la de mayor importancia en la campaña y así aportar en la ofensiva y defensiva contundentemente en la campaña.}, a recibir elogios, recomendaciones, propuestas, y críticas unas constructivas y otras destructivas {En ejercer liderato público es natural el participar en controversias. Recuerda que siempre hay los negativistas, antilíderes y ahora los “fiscalizadores”, los que están opuestos a todo. La crítica es positiva si presenta soluciones, negativa sin no presenta soluciones . La crítica negativa es de dos formas, con razón y sin razón, si es con razón ayudan al Líder porque le permite enmendar lo que está haciendo, y sin razón porque le permite la oportunidad al Líder de contraatacar y exponer la verdad. Pero el que esté en una función de liderato público se tiene que acostumbrar a estar en la palestra pública. Rosselló es muy hábil en atender estos asuntos, Acevedo I criticaba tanto que no tenía tiempo para pensar en cosas positivas y realizar obras, no admitía críticas (cada cual juzga por su condición) y se tornaba histérico cuando lo critican, ya que se creía un dios sin admitir que fue el peor alcalde que ha habido en la historia de Puerto Rico.

Los más que critican en forma negativa, los que se dedican todo su tiempo y esfuerzos a protestas y demostraciones, a lo destructivo, son los “neo-comunistas” son los que consciente o inconscientemente se sienten vacíos ideológocamente porque no quieren entender, o por “fracturas sociales” que le distorcionan el entendimiento, las razones del colapso de la Unión Soviética y en despecho creen que todo está mal, sólo ven lo negativo y se dedican a destruirlo todo. Este grupo que es normal que exista en toda sociedad, los llamados antilíderes, eran los del PSP, ahora se llaman El Nuevo Movimiento Independentista y no serían influyentes salvo que desde la “Nación En Marcha” se han aliado a los populares, en diversos municipios son los que controlan y están dirigiendo ideológicamente al Partido Popular. A eso hay que mantenerse atentos.

Nótese que esos “neo-comunistas” todavía se basan en las mismas ideas utópicas que han llevado a latinoamerica a la pobresa extrema por los pasados dos Siglos. Véase el libro “El Manual del Perfecto Idiota

Latinoamericano”, lectura obligada para entender cabalmente esto.} {En ejercer liderato público es natural el participar en controversias. Recuerda que siempre hay los negativistas, antilíderes y ahora los “fiscalizadores”, los que están opuestos a todo. La crítica es positiva si presenta soluciones, negativa sin no presenta soluciones . La crítica negativa es de dos formas, con razón y sin razón, si es con razón ayudan al Líder porque le permite enmendar lo que está haciendo, y sin razón porque le permite la oportunidad al Líder de contraatacar y exponer la verdad. Pero el que esté en una función de liderato público se tiene que acostumbrar a estar en la palestra pública. Rosselló es muy hábil en atender estos asuntos, Acevedo I criticaba tanto que no tenía tiempo para pensar en cosas positivas y realizar obras, no admitía críticas (cada cual juzga por su condición) y se tornaba histérico cuando lo critican, ya que se creía un dios sin admitir que fue el peor alcalde que ha habido en la historia de Puerto Rico.

Los más que critican en forma negativa, los que se dedican todo su tiempo y esfuerzos a protestas y demostraciones, a lo destructivo, son los “neo-comunistas” son los que consciente o inconscientemente se sienten vacíos ideológocamente porque no quieren entender, o por “fracturas sociales” que le distorcionan el entendimiento, las razones del colapso de la Unión Soviética y en despecho creen que todo está mal, sólo ven lo negativo y se dedican a destruirlo todo. Este grupo que es normal que exista en toda sociedad, los llamados antilíderes, eran los del PSP, ahora se llaman El Nuevo Movimiento Independentista y no serían influyentes salvo que desde la “Nación En Marcha” se han aliado a los populares, en diversos municipios son los que controlan y están dirigiendo ideológicamente al Partido Popular. A eso hay que mantenerse atentos.

Nótese que esos “neo-comunistas” todavía se basan en las mismas ideas utópicas que han llevado a latinoamerica a la pobresa extrema por los pasados dos Siglos. Véase el libro “El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano”,

lectura obligada para entender cabalmente esto.} {En ejercer liderato público es natural el participar en controversias. Recuerda que siempre hay los negativistas, antilíderes y ahora los “fiscalizadores”, los que están opuestos a todo. La crítica es positiva si presenta soluciones, negativa sin no presenta soluciones . La crítica negativa es de dos formas, con razón y sin razón, si es con razón ayudan al Líder porque le permite enmendar lo que está haciendo, y sin razón porque le permite la oportunidad al Líder de contraatacar y exponer la verdad. Pero el que esté en una función de liderato público se tiene que acostumbrar a estar en la palestra pública. Rosselló es muy hábil en atender estos asuntos, Acevedo I criticaba tanto que no tenía tiempo para pensar en cosas positivas y realizar obras, no admitía críticas (cada cual juzga por su condición) y se tornaba histérico cuando lo critican, ya que se creía un dios sin admitir que fue el peor alcalde que ha habido en la historia de Puerto Rico.

Los más que critican en forma negativa, los que se dedican todo su tiempo y esfuerzos a protestas y demostraciones, a lo destructivo, son los “neo-comunistas” son los que consciente o inconscientemente se sienten vacíos ideológocamente porque no quieren entender, o por “fracturas sociales” que le distorcionan el entendimiento, las razones del colapso de la Unión Soviética y en despecho creen que todo está mal, sólo ven lo negativo y se dedican a destruirlo todo. Este grupo que es normal que exista en toda sociedad, los llamados antilíderes, eran los del PSP, ahora se llaman El Nuevo Movimiento Independentista y no serían influyentes salvo que desde la “Nación En Marcha” se han aliado a los populares, en diversos municipios son los que controlan y están dirigiendo ideológicamente al Partido Popular. A eso hay que mantenerse atentos.

Nótese que esos “neo-comunistas” todavía se basan en las mismas ideas utópicas que han llevado a latinoamerica a la pobresa extrema por los pasados dos Siglos. Véase el libro “El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano”,

lectura obligada para entender cabalmente esto.} {En ejercer liderato público es natural el participar en controversias. Recuerda que siempre hay los negativistas, antilíderes y ahora los “fiscalizadores”, los que están opuestos a todo. La crítica es positiva si presenta soluciones, negativa sin no presenta soluciones . La crítica negativa es de dos formas, con razón y sin razón, si es con razón ayudan al Líder porque le permite enmendar lo que está haciendo, y sin razón porque le permite la oportunidad al Líder de contraatacar y exponer la verdad. Pero el que esté en una función de liderato público se tiene que acostumbrar a estar en la palestra pública. Rosselló es muy hábil en atender estos asuntos, Acevedo I criticaba tanto que no tenía tiempo para pensar en cosas positivas y realizar obras, no admitía críticas (cada cual juzga por su condición) y se tornaba histérico cuando lo critican, ya que se creía un dios sin admitir que fue el peor alcalde que ha habido en la historia de Puerto Rico.

Los más que critican en forma negativa, los que se dedican todo su tiempo y esfuerzos a protestas y demostraciones, a lo destructivo, son los “neo-comunistas” son los que consciente o inconscientemente se sienten vacíos ideológocamente porque no quieren entender, o por “fracturas sociales” que le distorcionan el entendimiento, las razones del colapso de la Unión Soviética y en despecho creen que todo está mal, sólo ven lo negativo y se dedican a destruirlo todo. Este grupo que es normal que exista en toda sociedad, los llamados antilíderes, eran los del PSP, ahora se llaman El Nuevo Movimiento Independentista y no serían influyentes salvo que desde la “Nación En Marcha” se han aliado a los populares, en diversos municipios son los que controlan y están dirigiendo ideológicamente al Partido Popular. A eso hay que mantenerse atentos.

Nótese que esos “neo-comunistas” todavía se basan en las mismas ideas utópicas que han llevado a latinoamerica a la pobresa extrema por los pasados dos Siglos. Véase el libro “El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano”, lectura obligada para entender cabalmente esto.}; conocerá la naturaleza de los empleados públicos, seguidores, opositores, antilíderes, de la masa del electorado, de los antilíderes que los hay en todos los partidos, y en general de todos los electores; sabrá cómo se elevan las emociones positivas y se exacerban las negativas, cómo afectan en lo consciente y en lo subconsciente, y las influencias fuertes de odio, temor, miedo, envidia, codicia, avaricia, amor, ambición, rectitud, honestidad, religiosidad en los seres humanos; cómo atienden e interpretan las acciones gubernamentales y reaccionan los medios de comunicación masiva (radio, prensa y televisión) y su influencia sobre el electorado, el liderato y la base del partido; cómo se influencia al ciudadano-elector; cómo se ganan o se pierden amigos y seguidores o se conquistan o neutralizan opositores; cómo se negocia con los representantes de los grandes intereses o intereses creados; cómo se atienden los intereses o derechos conflictivos; cómo se mejoran los servicios públicos y cómo se desean por la ciudadanía se le presten en la forma más rápida, económica y confiable que sea posible; cómo medir la productividad y la calidad de cada uno de los servicios y gestiones, su costo real comparativo, cómo reducir pasos innecesarios en cada cosa para economizar recursos; cómo estimular y motivar a que cada empleado realice su función en forma óptima, y cuando por ser un empleado de carrera se le requiera lealtad institucional completa, y al de confianza lealtad al Líder principal. Cómo se influye con los cambios estructurales o macro-gobierno, sin descuidar los detalles o micro-gobierno {Es esencial reorganizar la estructura electoral del PNP, computarizarla nivel de precintos, dedicarle recursos y que los líderes más impactantes les estimulen.} donde lo más importante es el trato personalizado, desde atender con prontitud y cortesía la llamada telefónica, la carta, el fax, y en forma completa al visitante. La influencia de las leyes, los reglamentos, normas y directrices en la función de gobernar. Sin olvidar la influencia de los grandes en la legislatura, judicatura y empresas públicas y privadas. O la influencia y naturaleza de la prensa, radio y la televisión, especialmente ahora que se han autodenominado “fiscalizadores” echando a un lado las normas de imparcialidad y objetividad en su función informativa. Como los cambios en las empresas privadas motivados por la era de la informática deben implantarse en forma modificada y adaptada al servicio público. Con las prioridades de la salud, la educación, la seguridad pública, servicios sociales, la economía, creación de empleos, las finanzas, los negocios, la agricultura, las industrias, sin olvidar que el gobierno realiza mejor funciones reglamentarias que operacionales; privatizar en lo aconsejable para alejarnos de las prácticas socializantes del pasado; que la burocracia se ha deteriorado y cómo agilizar y modernizarla para que sea competitiva; o la influencia de las entidades semi-privadas sin fines de lucro, o las eclesiásticas, deportivas, cívicas, caritativas o sociales. Anticipar los problemas para establecer el mejor plan para resolverlos antes de que se conviertan en una crisis, porque cuando se planifica se controlan los resultados, y cuando se improvisa no. La influencia de los ambientalistas fanáticos y los prudentes, en el balance de intereses con el desarrollo económico; o de los defensores de los animales que los prefieren a atender las necesidades de los pobres; o la insistencia de los pro-elección y los pro vida; con la importancia de atender los que padecen de SIDA y enfermedades terminales; o la influencia de escritores, artistas, deportistas, que defienden la cultura y el arte en forma razonable o como si fuera todo lo importante en la vida.

O el favorecer al grupo o persona poderosa o al interés común representado por muchos pero en forma desorganizada. Analizar cada función gubernamental desde el conjunto a lo particular (deducción) y de lo particular al conjunto (inducción). Pensando y actuando siempre en el beneficio al ciudadano y al bienestar común. Y en estas cosas pondrá grandísima atención.

Estos conocimientos le serán útiles en dos sentidos: primero conocerá mejor a la oposición, a la ciudadanía y a su partido, así podrá defenderse con más propiedad. Segundo, porque el conocimiento y la práctica en estas controversias públicas le facilitará el conocimiento de otros que más adelante le sea necesario estudiar.

Es esencial para el Líder el mantenerse al tanto de los detalles personales como de las noticias, especialmente estar enterado de todo lo que sucede en Puerto Rico, pero también lo que sucede en otros estados o países. La lectura de buenos libros, revistas y periódicos {Cada Líder del PNP debe organizar un grupo de comunicaciones y estar pendiente de cada noticia o comentario que aparezca en la prensa, radio y televisión sobre temas relacionados a su área de trabajo o conocimiento e inmediatamente participar en los medios masivos. Esto por iniciativa personal. Al momento en que surja el tema. Sin temor a equivocarse ni consultar demasiado. Porque es esencial evitemos que los populares acaparen los medios de información masiva. También organizar un grupo de llamadas telefónicas y de cartas a la Voz del Lector. Esto es vital para el triunfo electoral. No esperes a que se te solicite. Tómese cada cual la iniciativa en esto.}, escuchar atentamente a aquellos que saben de otras cosas a las del Líder, porque el Líder debe saber de casi todo, especialmente de lo que le interesa al electorado, y el electorado le interesa una gran gama de cosas. Pero muy especialmente de sus derechos, seguridad, educación, salud, infraestructura, comercio, empleos, finanzas y servicios sociales y públicos.

Porque los problemas sociales, de seguridad, educativos, de salud, de infraestructura, legales, comerciales, económicos, financieros y públicos que hay, por ejemplo en California, Florida y Nueva York, tienen con los de Puerto Rico cierta similitud. De tal modo que conociendo las condiciones de una región más fácilmente llegará a conocer las otras.

El Líder que no tenga esta visión amplia y a la vez particular, carece de una condición esencial para ser un buen gobernante. Esta visión es lo que le permite ubicar al adversario, coordinar un buen equipo de asesores, funcionarios y colaboradores, conducir al partido y al gobierno, organizar la campaña y aventajar al adversario en cada detalle que sea prudente y posible.

A Nixon, líder republicano, entre otros elogios que le tributan los escritores está el de que en todo tiempo no pensaba más que en el arte de gobernar. Estando o no en el poder, en época de campaña o no. Así cuando se encontraba con sus amigos, se detenía y preguntaba:

Si el adversario presentara tal propuesta y nosotros hemos defendido esta, nuestro partido y electores ¿Qué favorecerían? ¿De quién sería la ventaja? ¿Cómo podríamos atacarlos sin desordenarnos? Si quisiéramos cambiar de estrategia: ¿Cómo lo haríamos? Si fueran los demócratas los que estuvieran a la defensiva: ¿Cómo reaccionarían?

Y así mientras paseaba, iba planteándose todos los problemas que el partido podía encontrar en la campaña electoral. Escuchaba la opinión de los demás {Pedro Rosselló afina sus mensajes escuchando al Pueblo. Depende de la fuerza que le da el propio Pueblo, y cuando el Pueblo entiende que su Líder lo escucha y defiende, se produce una fuerza avasalladora y ganadora.}, expresaba la suya y las razones en que se fundaba. Con este continuo ejercitarse, no era posible que al capitanear su partido encontrara problema alguno para el cual no tuviera remedio.

En cuanto a los ejercicios de la mente {Cada líder debe estudiar las motivaciones del ciudadano elector. Los populares son fanáticos, acomplejados, tradicionalistas, sus dirigentes antiamericanos, piensan a corto plazo, más pasionales, egoístas y sólo aspiran a beneficios personales. Los progresistas son más racionales, capacitados, piensan más en el futuro, exigentes, inconformes, proamericanos y técnicos. Pero cada elector al momento de votar seleccionará lo que mejor entienda le beneficia personalmente y a su familia, si estará mejor con el PNP o el PPD, si antes era mejor o peor. Recordar que la masa siente y no piensa. Los efectos de las pasiones fuertes como el temor, el odio, la envidia, la avaricia, y su concepción sobre el bien o el mal. Porque el mal triunfa a corto plazo y el bien a largo plazo. Porque una administración gubernamental podrá satisfacer las necesidades básicas (comida, salud, educación, vivienda, seguridad, vestimenta) de la ciudadanía casi en su totalidad, pero sus aspiraciones (si tiene un auto quiere un avión) siempre cambiantes y en aumento, se satisfacen con esperanza y expectativas, con política.}, debe el Líder leer la historia y estudiar las acciones de los hombres eminentes. Ver como se han comportado en lo administrativo y en la política, examinar las causas de sus victorias y de sus derrotas, para poder evitar éstas e imitar aquellas. Y sobre todo actuar como actuaron en el pasado muchos hombres eminentes que tomaron como modelo a algún célebre y glorioso Líder, teniendo siempre presente sus gestos y acciones.

Cualquiera que lea la vida de Washington, Napoleón, Lincoln, reconocerá de cuanta utilidad le fue para obtener el triunfo el liderato, la oratoria, sus escritos, así como la afabilidad, humanidad y capacidad que inspiraron en sus ciudadanos.

Reglas como las dichas son las que debe observar un Líder prudente. Jamás estar ocioso. Ya que no hay sustituto al trabajo. Por el contrario, con ingenio aumentar su fuerza para poder resistir los tiempos adversos, de tal modo que cuando cambie la fortuna lo encuentre preparado para resistirla.

XV. De las Cosas por la Cuales los Hombres, en Especial los Líderes, son Alabados o Censurados:

Réstanos ahora ver cuál ha de ser la conducta y la manera de gobernar de un Líder con respecto a sus súbditos y amigos. Sé que muchos han escrito sobre esta materia y temo que al hacerlo yo también se me tenga por presuntuoso, sobre todo porque me aparto de las reglas que han seguido los demás. Pero siendo mi intención escribir cosas útiles a quien las lea, me ha parecido más conveniente ir directamente a la verdad efectiva de las cosas que a la imaginación de las mismas. Porque muchos han imaginado Empresas que jamás se han visto ni conocido como reales.

Porque tanta es la distancia entre cómo se vive y cómo se debería vivir, que el que prefiere lo que se hace a lo que debería hacerse, más rápido camina hacia su ruina que hacia su preservación, porque un hombre que en todas partes quiera hacer profesión de bonachón {Se debe ser bueno pero nunca sanano.} se gana la ruina entre tantos que no lo son. De donde es necesario para un Líder, que quiera mantenerse en el poder, aprender a no ser bonachón; ser astuto y prudente y saber usar y no usar de este conocimiento, según lo determinen las circunstancias.

Dejando a un lado las cosas imaginarias acerca de un Líder y discurriendo acerca de las que son reales, digo que cuando se habla de los hombres, en especial de los Líderes por ocupar un sitio tan elevado, se les atribuye alguna de las siguientes características, que les acarrea censura o alabanza: de algunos se dirá que son liberales, de otros miserables (empleo la palabra miserable o tacaño y no avaro porque en nuestra lengua avaro es el que desea tener más por medio de la rapiña y miserable es el que se abstiene de gastar demasiado de lo suyo) o tacaños. Unos serán tenidos por dadivosos, otros rapaces. Algunos como crueles, otros magnánimos. Unos serán fementidos, otros fieles a su palabra. Blandos y pusilánimes unos, los otros feroces y animosos. Algunos humanos, otros soberbios. Lascivos éstos, castos los otros. Sinceros unos, astutos otros. Implacables o benignos. Graves o ligeros. Religiosos o incrédulos, y así por el estilo.

Sé que todos estarán de acuerdo en que sería muy laudable que de todas las cualidades antes dichas, un Líder tuviera aquellas que son tenidas como buenas. Sin embargo, como no se pueden tener todas ni cumplirlas cabalmente, porque la condición humana no lo permite, será necesario al Líder ser tan prudente como para saber ir de la infamia de los vicios que le quitarán poder, y dentro de lo posible, evitar los que no perjudiquen su fuerza. Pero si no puede, dejarse llevar por éstos sin mucha preocupación. Y no debe inquietarse porque se le imputen aquellos vicios sin los cuales difícilmente podría mantener su poder, porque bien consideradas las cosas, se verá que alguna que parece virtud, de cumplirla le traerá ruina, en tanto que otra que parece vicio, siguiéndola no arriesgará su seguridad ni su bienestar.

XVI. De la Liberalidad y de la Buena Administración Pública:

Comenzando por la primera de las cualidades antes mencionadas, digo que estaría bien que el Líder fuera considerado liberal y dadivoso. Sin embargo, si esa liberalidad malbarata las finanzas públicas, perjudica. Porque si ella se usa prudentemente, que es como debe usarse, es decir sin que te consideren botarata y mal administrador, no te evitará la infamia de que se te tenga por politiquero, que es lo peor que se puede pensar de un Líder político.

Pero si se quiere tener la reputación de liberal entre los hombres, es necesario dejar de lado las marcas de la prodigalidad. De tal manera que un Líder que así actúe, consumirá en estos actos todas las rentas públicas {Este un error tradicional de los dirigentes populares. Cuando han estado en el poder gastan en emplear batatas políticas, agigantan el gobierno, nacionalizan las empresas (AAA, AEE, Navieras, Telefónica, El Almacén de Línea Completa y otros), centralizan la función pública de las agencias y departamentos haciéndolos muy burocráticos, ineficientes e improductivos, llevando las finanzas públicas a un estado deficitario multimillonario. Los populares han sido pésimos administradores de las finanzas públicas. Cuando Hernández Colón se vió obligado a tomarle prestado dinero al Fondo de Retiro, congelar los salarios ya legislados, imponer múltiples contribuciones (La Vampirita, El Refrescaso, Los Certificazos, y muchas otras.). Acevedo I en San Juan creó un déficit de unos cien millones, lo gastó todo en batatas políticas, por eso en siete años nada sustancial construyó; destruyó los sistemas gerenciales y fiscales de la Capital. No le pagaba a los suplidores, y del mejor servicio médico en Puerto Rico lo convirtió en el peor, de el Mejor Hospital Municipal lo llevó a ser el primero en los Estados Unidos en mortandad. De ser la Ciudad más limpia la llevó a ser la más sucia y asquerosa.}, y al final, si desea mantener esta reputación, necesitará gravar fuertemente al pueblo, fiscalizarlo y hacer todas las cosas que se deben hacer para obtener dinero. Lo que lo hará odioso entre la ciudadanía y poco estimado entre los suyos hasta convertirse en pobre. De modo que con esta liberalidad suya, habiendo ofendido a muchos y premiado a pocos, sufrirá al primer inconveniente y peligrará al menor riesgo. Y si reconoce su error y quiere cambiar de conducta, incurrirá inmediatamente en la infamia del tacaño.

Un Líder no pudiendo practicar de modo público la virtud de la liberalidad sin hacerse daño, si es prudente, debe importarle poco ser tenido por precavido. Con el tiempo se le tendrá por liberal, viendo que gracias a su buena administración fiscal los ingresos le bastarán para los servicios públicos y realizar obras, sin necesidad de gravar al pueblo. De tal modo que llegará a ser tenido por liberal por todos aquellos a quienes nada quita, que son infinitos, y precavido por aquellos a quienes nada da, que son unos pocos.

En nuestros tiempos sólo hemos visto hacer grandes cosas a aquellos que han sido tenidos como buenos administradores. Los otros han sucumbido. Jimmy Carter se sirvió de la fama de liberal para llegar a la Presidencia, pero no pensó en que llevaría a los Estados Unidos a un déficit trillonario, por lo que se aumentaron los intereses bancarios hasta el 22% y no pudo realizar obras significativas. Usó el dinero en cosas fungibles y no en invertir en obras que produjeran más bienes en el futuro para beneficio de todos los ciudadanos. Porque una cosa es gastar y otra cosa es invertir. Cuando se usa se desaparece el dinero, cuando se invierte se crea más dinero, bienes y servicios. En Puerto Rico los populares actuales gastan y los progresistas invierten. Por eso Rosselló ha logrado mejorar los servicios, construir obras, a la vez que reducir el desempleo significativamente (del 18% al 12%) y tener una situación financiera pública estable y sólida. Lo que también le ha permitido reducir por primera vez en la historia de Puerto Rico las contribuciones en forma significativa.

Los líderes populares actuales usan los fondos públicos {Existe un principio básico para el buen uso de los recursos materiales: “El que malgasta un peso hoy, le faltará mañana para algo importante”.} en gastos superfluos, cuando Sila Krans {Existe un principio básico para el buen uso de los recursos materiales: “El que malgasta un peso hoy, le faltará mañana para algo importante”.} gobernaba (en el peor gobierno que ha tenido Puerto Rico), Hernández Colón se la pasaba viajando recibiendo Galardones, Cordones, Placas y Títulos que en nada beneficiaban al Pueblo.

Por lo tanto un Líder no debe preocuparse mucho de ser considerado dadivoso, en tanto que no tenga que imponer contribuciones adicionales para administrar el Gobierno, en tanto no llegue a pobre y despreciable, ni se vea obligado a ser rapaz, porque el ser precavido es uno de aquellos vicios que ayudan a gobernar. {Por eso es aconsejable el que se le exija a los empleados públicos lealtad institucional completa y absoluta en el desempeño de sus puestos. Que lo realicen en forma sobria al estilo americano como lo hacen los progresistas y no con arrogancias y presunciones como lo hacen los populares imitando a los hidalgos españoles y a los latinoamericanos. Que se le exija productividad a cada servidor público para lograr la mejor calidad y excelencia en los servicios a la ciudadanía. Pues la razón de ser del Gobierno, es servir bien a la ciudadanía.}

Y si alguno dijera que los demócratas americanos mediante liberalidades alcanzaron la presidencia, y que otros muchos por ser y tener fama de liberales, llegaron a cargos elevadísimos, respondo que o eres Líder o estás en camino de serlo. En el primer caso la liberalidad es dañosa. En el segundo es bien conveniente ser tenido por liberal. John F. Kennedy por su liberalidad llegó a la Presidencia de los Estados Unidos. De no haber moderado sus grandes gastos, habría perdido todo el Gobierno cuando lo asesinaron. Luego Lyndon B. Johnson volvió a malgastar y en 30 años los Republicanos han dirigido la Presidencia en 20.

Y si alguno replicase que muchos que han sido Líderes, han tenido fama de liberales, y sus gobiernos han hecho grandes cosas, yo respondo que hay que distinguir si el Líder gasta lo del Pueblo o lo de otros {El Líder tiene que se ser buen administrador de sus propios fondos, porque si no los sabe administrar tampoco sabrá administrar los fondos públicos y nadie confiará en que le administre los suyos. Eso le sucedió a Luis Negrón López que admitió públicamente que su casa tenía filtraciones en el techo, y le pasó a Acevedo I que no supo administrar a San Juan lo que lo incapacitó para administrar a Puerto Rico.}. En el primer caso debe ser austero, en los otros usar de la liberalidad. El Líder que va en campaña con sus colaboradores, que los alimenta con aportaciones privadas, maneja bien los bienes de los demás, le es conveniente esa liberalidad. De otro modo no sería seguido por sus allegados.

Con lo que no es de tu Pueblo, puedes ser muy dadivoso. Porque gastar lo de otros no te quita fama sino te la da. Solamente malgastar lo del Pueblo te daña. No hay cosa que perjudique tanto a un líder como la liberalidad (en extremo dadivoso o derrochador). Cuanto más la practicas, más pierdes la facultad de ejercerla, convirtiéndote en pobre y despreciable. Y para huir de la pobreza te harás rapaz y odioso.

De entre las cosas que más debe evitar un Líder es ser despreciado y odiado. Y la liberalidad a lo uno y a lo otro conduce. Por lo tanto, es más sabio aceptar ser tenido por tacaño, que proporciona infamia sin odio, que por querer tener fama de liberal, verse obligado a incurrir en la rapacidad que proporciona desprecio con odio.

XVII. De la Crueldad y de la Clemencia, y de si es Mejor ser Amado que Temido o Viceversa:

Siguiendo con las otras cualidades antes mencionadas, digo que todos los Líderes deben desear fama de clementes y no de crueles. Sin embargo deben estar atentos a no hacer un mal uso de la clemencia. Ramón Luis Rivera (también sus compueblanos y discípulos tienen fama de ser una persona comprensiva, clemente y caritativa, pero a la vez es exigente con sus empleados, y todos entienden que lo hace por el bien de su ciudad. Ha logrado hacer en Bayamón diez mil obras más que ningún otro Alcalde en Puerto Rico, lo cual es especialmente notable en momentos donde los populares nada ha hecho por los pasados 40 años.

Debe por lo tanto un Líder no preocuparse por la reputación de exigente si mantiene a sus seguidores unidos y fieles. Porque será más clemente con unos pocos ejemplos correctivos que aquellos que por mucha clemencia, dejan desarrollarse los desórdenes que generan escándalos y rapiña, que suelen afectar a toda la comunidad, en tanto que las exigencias que provienen del Líder, sólo perjudican a un particular.

Entre todos los Líderes, al nuevo le es imposible huir de la fama de exigente, por estar los gobiernos nuevos llenos de peligros. Virgilio dice por boca de Dido:

“Mis fronteras guardar con fuerza debo; dura es mi situación y el reino es nuevo”.

Sin embargo el Líder nuevo debe ser precavido al actuar y al analizar lo que le digan. No crearse temores imaginarios y proceder en forma moderada, con prudencia y humanidad. Que la demasiada confianza no lo haga incauto y la excesiva desconfianza no lo convierta en intolerable {Recordar que los extremos son siempre malos. En todo el Líder debe ser prudente, buscar el balance y la armonía entre los intereses contrapuestos.}.

De aquí nace una disputa: si es mejor ser amado que temido o lo contrario. Se responde que convendría ser ambas cosas, pero como es difícil tenerlas juntas, es más seguro ser temido que amado, si ha de faltar alguna de las dos. Porque de los hombres puede decirse que generalmente son ingratos, volubles, simuladores, escurridizos ante los peligros, ávidos de ganancias, y mientras se les hace el bien son todo tuyos, ofreciéndote su sangre, sus haciendas, la vida y sus hijos, mientras la necesidad está lejos, como ya lo he dicho. Pero cuando ésta se te venga encima, te darán la espalda.

El Líder que se funda únicamente en la palabra de los suyos, sin estar protegido por otras precauciones, se arruina. Porque las amistades que se compran con dinero y no con grandeza y nobleza de ánimo, aunque se merezcan no se tienen, y llegado el momento no se pueden utilizar. Los hombres tienen menos reparos de ofender a uno que se hace amar que a uno que se hace temer. Porque el amor se mantiene por el vínculo de la gratitud, la cual por ser los hombres malos, se rompe en todas las oportunidades en que esté en juego el propio beneficio. En tanto que el temor lo mantiene el miedo a los castigos y esto jamás se olvida.

Debe, sin embargo, hacerse temer el Líder de tal modo que si no gana el afecto al menos evite el odio. Porque muy fácilmente pueden ir juntos el ser temido y no odiado. Y lo logrará siempre que respete los bienes y derechos de sus ciudadanos. Si tiene necesidad de castigar a alguno, hágalo cuando haya una justificación conveniente y una causa manifiesta. Pero sobre todo, absténgase de hacerle trampas {Acevedo I y Acevedo III escalaron posiciones con triquiñuelas y trampas electorales, usando la mentira, la falsedad y con promesas falsas que no cumplieron. Eso los destruyó, porque nadie puede creer en meras palabras y malas acciones por mucho tiempo.} a los demás, porque los hombres olvidan más rápidamente la muerte de un familiar que la pérdida del patrimonio. Además, para quedarse con lo ajeno jamás faltarán razones. Y el que comienza a vivir de la rapiña, encontrará siempre ocasiones de practicarla. En cambio los motivos para castigar son menos frecuentes y pasan más rápido.

Cuando un Líder está con sus funcionarios y tiene que gobernar una multitud de empleados públicos y partidarios, entonces le es absolutamente necesario no preocuparse de tener fama de exigente, porque sin esta fama jamás tendrá un gobierno y partido eficiente, unido y dispuesto a cualquier empresa. Entre las acciones admirables de Aníbal se recuerda que estando al frente de un inmenso ejército, compuesto de infinita clase de gentes y llevado a pelear en tierra ajena, nunca se vio nacer disensión alguna entre sus hombres ni contra el Líder, tanto en la buena como en la mala fortuna.

La causa de que no hubiera disensiones fue su inhumana exigencia, que unida a sus otras múltiples virtudes, hacía que sus soldados lo mirasen con veneración y terror. Y sin esta exigencia, las demás virtudes no habrían tenido ningún efecto. Escritores poco considerados, por una parte admiran sus acciones y por otra condenan la causa principal de sus éxitos.

El Líder que no sea exigente, que no sea más trabajador que sus colaboradores, como buen ejemplo a los demás {En política no hay sustituto al trabajo. Parafraseando a Albert Einstein: “La invención es 1% inspiración y 99% expiración”. }, las otras virtudes no le bastarán.

Para terminar y regresando al tema de ser temido o amado, digo que los hombres aman según su voluntad y temen según la del Líder. Debe, pues, un Líder prudente, fundarse en aquello que es suyo y no en lo de los demás, procurando como ya he dicho, ser amado y temido, pero más temido que amado, pero siempre evitar el odio del Pueblo.

XVIII. De Qué Modo han de Cumplir los Líderes la Palabra Dada:

Todo el mundo sabe cuán laudable es que un Líder cumpla con la palabra dada y viva con integridad y no con engaños {Acevedo I no cumplió con sus promesas escritas y su palabra nada valió para el electorado en 1996. Los populares sabían que no era de confiar y dicían privadamente que era el peor candidato a la Gobernación que se había presentado en Puerto Rico. Personas allegadas a Acevedo, que lo conocían bien, confesaron que se vanagloria de tener una cara de bobo, de ser indeciso y esperar a que los temas se discutieran a la saciedad antes de asumir la posición que más le convenía, que era oportunista, tiránico en lo personal, que presentaba una cara y era otra, y que sus allegados siempre se la pasaban peleando porque nunca se sabía a dónde va salvo en lo electoral, en lo cual se vanagloriaba de ser más tramposo que nadie.

Aníbal Acevedo Vilá, conocido como Acevedo II HaceMenos, y a quien los otros dirigentes populares le dicen “El Temporero”, es peor. Con lo del status cambia todos los días y ha rehusado defunir al ELA salvo con retórica contradictoria que ni los poplares se la creen. Habla de poderes soberanos y a la misma vez de ciudadanía americana, de tratados internacionales y de paridad en fondos federales. Como no ha sabido definir al ELA, ya que no sabe lo que quieren, el Congreso ha tenido que definirselo en el Proyecto Young.

La única función de Acevedo II ha sido la de tratar de ser retranca en contra de la Estadidad. Es el que ha permitido que los “neo-comunistas” sena los que controlen o influencien en el PPD.}. Sin embargo, a corto plazo algunos Líderes han tenido en poco la palabra dada {En esto nos separamos de los consejos de MAQUIAVELO que recomendaba que el Líder engañara al Pueblo. Eso en la democracia puertorriqueña con los progresistas no funciona. Aunque tenemos que reconocer que con los populares sí funciona, porque les gustan las

Cantinfladas, por ejemplo el ELA que no es Estado, ni Libre, ni Asociado. Hay que estar pendiente que Acevedo II que no es líder y sí seguidor, usa mucho las Cantinfladas para no comprometerse en nada. Acevedo I era igual y lo justifica con ser “listo” o “jaiba” y eso le gustaba a los populares que siempre les ha gustado vivir del cuento.}, confundiendo con artimañas la mente de los hombres y superando a aquellos que han fundado su poder en la lealtad y la honradez. Pero a largo plazo, siempre triunfa el que es veraz y honesto con su Pueblo.

Hay que tener presente que hay dos maneras de combatir: una con las leyes, otra con la fuerza. La primera es propia de los hombres, la segunda de los animales. Pero como muchas veces no basta la primera hay que recurrir a la segunda. Por lo tanto, a un Líder le es necesario saber usar bien de la bestia como del hombre. Los antiguos escritores han enseñado veladamente estas cosas a los Líderes. Así relataron como muchos Líderes antiguos fueron entrenados en la disciplina del Centauro Quirón, que era un guerrero mitad hombre y mitad bestia. Tener como preceptor a uno que era medio bestia y medio hombre no quiere decir otra cosa que el Líder debe saber usar ambas naturalezas, ya que la una sin la otra no es duradera.

Siendo necesario para un Líder usar de la bestia debe tomar como ejemplos la zorra y el león. El león no sabe defenderse de las trampas, la zorra de los lobos. Necesita, pues, ser como la zorra para conocer las trampas y como el león para asustar a los lobos. Aquellos que imitan solamente al león no comprenden nada de lo que se trata.

Un Líder prudente debe ser discreto, no puede ni debe ser franco cuando la franqueza lo perjudica, si ha comprometido su palabra y no es posible cumplirla, ser flexible y aceptar sus errores cuando las circunstancias obligan y en muchas ocasiones mejor no hablar de ellos. Si los hombres fueran todos buenos este precepto no lo sería. Pero como son perversos y no te cumplirán, tú no tienes por qué cumplirles en todo a ellos. Jamás han faltado a un Líder razones para justificar el incumplimiento de alguna promesa. De esto se podrán dar infinitos ejemplos modernos, y mostrarse cuantos tratados de paz y cuantas promesas se han quedado sin ratificar, tornándose vanas por la infidelidad de los Líderes. Aquellos que mejor han sabido imitar a la zorra han salido gananciosos.

Pero es necesario saber ocultar bien esta naturaleza de zorra y para ello ser un buen simulador. Son tan simples los hombres y tan sumisos a las necesidades del momento, que el que engaña encontrará siempre quien se deje engañar. No quiero dejar de mencionar uno de los ejemplos recientes. Muñoz Marín nunca hizo otra cosa ni pensó más que en engañar a los hombres y siempre encontró con quien hacerlo. Y no ha habido hombre que con mayor solemnidad asegurara algo, y con mayores juramentos afirmara una promesa y menos la cumpliera. Y sin embargo siempre triunfó con sus engaños, porque conocía bien esta faceta de los hombres {Muñoz Marín comenzó en la política como Socialista proamericano con Santiago Iglesias Pantín, luego como Liberal separatista y le dividió el Partido a Antonio R. Barceló cuando organizó Acción Social Independentista (ASI – 1937), comenzó el Partido Popular como Independentista y luego de un viaje a Haití, se declaró anti-Independentista y los persiguió como ninguno ordenando encarcelar a 3,000 con órdenes de arresto firmadas sin nombre, sin fecha ni la hora cuando la Revuelta Nacionalisat en el 1950. La historia es clara en que Muñoz Marín traicionó a los independentistas. Nótese que Acevedo I en 1996 trataba de hablar como Cantinflas o en trabalenguas pero sin el poder persuasivo de Muñoz Marín.}.

No es necesario, pues, que un Líder tenga todas las cualidades antes mencionadas, pero es conveniente que parezca tenerlas. Y me atrevo a decir que teniéndolas y observándolas siempre, le serán dañinas, y pareciendo tenerlas, útiles. Como parecer piadoso, fiel, humano, íntegro, religioso y serio, pero tener tal firmeza de ánimo que cuando sea necesario no serlo, poder y saber cambiarse en lo contrario.

Y debe comprenderse bien esto, que un Líder, especialmente uno nuevo, no puede cumplir con todas las cosas por las cuales los hombres son tenidos como buenos, necesitando a veces, para mantenerse en el poder, actuar contra la lealtad, la clemencia, la bondad y la religión. Requiere, además, un ánimo dispuesto a cambiar según lo impongan las variaciones de la fortuna. Y como he dicho antes, no apartarse del bien mientras pueda, pero saber entrar en el mal, cuando sea necesario.

Debe también un Líder tener gran cuidado de que no escape de su boca palabra que no esté plena de las cinco cualidades antes dichas, y al que lo vea y escuche ha de parecerle todo clemencia, fidelidad, integridad y religiosidad. Y no hay cosa más necesaria de aparentar que ésta última. Porque los hombres en general, juzgan más por los ojos que por las manos, porque todos pueden ver, pero muy pocos tocar.

Todos ven lo que aparentas, pocos sabrán lo que eres {En política son más importantes las apariencias que la realidad, por eso la percepción es más importante que la verdad.}. Y esos pocos no se atreverán a oponerse a la opinión de los muchos, que además tendrán de su parte la majestad del Gobierno. En las acciones de los hombres, en especial en las de los Líderes que no pueden reclamarse judicialmente, hay que atenerse a los resultados. Trate un Líder de vencer y mantener su poder, que los medios que utilice, serán siempre juzgados como honrados y alabados de todos. Porque el vulgo se deja guiar por las apariencias y por el resultado final de las cosas. Y el mundo no es sino vulgo, y los pocos que no lo son, nada tienen que hacer cuando la mayoría tiene donde apoyarse.

Un Líder de los tiempos actuales, al que no conviene nombrar, no predica otra cosa que la paz y la fidelidad y sin embargo, es enemiguísimo de ellas. Pero de haber observado la una y la otra, muchas veces habría perdido su reputación y su poder.

XIX. De Qué Modo se ha de Evitar el ser Despreciado y Odiado:

En vista de que ya he hablado acerca de las más importantes cualidades antes mencionadas, de las otras lo haré brevemente bajo el siguiente principio general: el Líder debe reflexionar, como en parte ya he dicho, para evitar hacer aquellas cosas que lo hagan odioso y despreciable. Y cada vez que lo logre, estará cumpliendo con su tarea, y no correrá peligro si luego incurre en otros vicios. Sobretodo lo hará odioso, como ya he dicho, ser rapaz y usurpador de los bienes y derechos de los ciudadanos. De esto debe abstenerse, ya que si a la generalidad de los hombres no se les arrebata bienes ni honores, vivirán contentos y sólo se tendrá que luchar contra la ambición de los pocos, la cual de muchas maneras y con facilidad se puede frenar.

Despreciable lo hará el ser tenido como voluble, ligero; afeminado, pusilánime o irresoluto. Un Líder debe cuidarse de estos defectos como de un escollo y más bien ingeniárselas para que en sus acciones se reconozcan grandeza, animosidad, gravedad y fortaleza. En la solución de los asuntos privados de los ciudadanos, debe procurar que su sentencia sea irrevocable, dando de sí una opinión tal que nadie piense en engañarlo o hacerlo cambiar.

El Líder que dé de sí esta opinión será bien reputado. Y contra el que tiene buena reputación, difícilmente se conspira y se asalta, cuando se comprende que es excelente y querido de los suyos. Porque un Líder ha de tener dos temores: uno adentro, con relación a sus colaboradores y seguidores. El otro afuera, por cuenta de los potentados de los Grandes Intereses. De estos últimos se defiende con sus recursos humanos y materiales, y con las buenas alianzas. Y siempre que tenga buenos recursos, tendrá poder y tendrá buenos aliados y buenos colaboradores. Las cosas estarán seguras al interior cuando estén tranquilas al exterior, si no hay perturbaciones que vengan de una conjura. Y aun cuando haya perturbaciones al exterior, si se ha organizado y preparado como he dicho, sin descorazonarse, podrá resistir cualquier ataque adversario.

En cuanto a los seguidores, cuando no haya perturbaciones exteriores, se ha de cuidar de que no conspiren secretamente. De esto se protegerá evitando ser odiado o despreciado, y teniendo al pueblo satisfecho de él, lo cual es cosa muy necesaria como antes se ha explicado ampliamente. Uno de los remedios más eficaces, que tiene el Líder, contra las conjuras es no ser odiado por todos, porque siempre los que conspiran creen que la derrota del gobernante satisfará al pueblo. Pero cuando derrotarlo puede ofenderlo, no tendrán ánimo para tomar semejante acción, porque las dificultades que encuentran los conspiradores son infinitas.

La experiencia muestra que han habido muchas conspiraciones, pero pocas han tenido buen fin. Porque el que conjura no puede estar solo ni procurarse más compañía que la de aquellos que crea están descontentos. Y tan pronto como tú transmitas tus intenciones a un descontento, le estás dando material para contentarse, ya que si te denuncia sólo beneficios podrá obtener: porque viendo la ganancia segura de una parte, y viendo de la otra dudas y peligros, tendría que ser un amigo extraordinario, o un obstinado enemigo del Líder, para guardarte fidelidad.

Para decirlo en pocas palabras, digo que de parte del conjurado no hay sino miedo, recelos, temor al castigo que acobarda, y de parte del Líder está la majestad de la autoridad, de las leyes, el apoyo de los amigos y del poder que lo protegen. Si a todas estas cosas unimos el favor de la ciudadanía, es imposible que alguien sea tan temerario como para conjurar {En 1996 los populares realizaron una intensa campaña de sabotaje en las agencias públicas, a la vez que designaron a dos o tres a dirigirlas por si ganaban. Si se les pone a trabajar no podrán sabotear o conjurar, y también se les debe denunciar y ponerlos a pelear, para dividirlos y neutralizar su efecto. Recordando que los populares actuales no tienen propósitos que no sea el beneficio personal de unos pocos, sin principios ni escrúpulos, se les puede fácilmente comprar y manejar si se discreción y tacto. Hay que amarrarles el voto a los aduladores populares desde ahora, de forma que si perdieramos en el futuro estén seguros de ser masacrados por los populares que acostumbran a ello.}. Porque de ordinario el que conspira ha de temer los peligros antes de ejecutar el mal, pero teniendo en su contra al pueblo, debe temer más una vez cometido el exceso, porque no podrá encontrar refugio en ninguna parte.

Si a los populares que están en las agencias se les supervisa continuamente y se les exige productividad y calidad en sus puestos, se les reducirá su ánimo para sabotear y conspirar en contra de la obra de gobierno, y la ciudadanía velará porque cumplan con la misión que se le ha encomendado a la agencia {Uno de los mayores problemas que ha tenido el PNP es que muchos de los empleados públicos son populares. Esto se resuelve ganando El Plebiscito en 1998 y las elecciones de 2,000, lo que permitirá que se recluten y preparen a un mayor número de progresistas hasta llegar a ser mayoría sustancial en el gobierno. Por eso es tan importante explicarle a los progresistas que sus quejas por “empleos” o por los populares que todavía mandan en el gobierno, se resuelven ayudando a ganar las elecciones del 2,000 trabajando incesantemente desde ahora.}.

Así el favor del pueblo será tan fuerte que ayudará a que el Líder principal gane las elecciones y todos se beneficien, principalmente Puerto Rico.

Concluyo, por lo tanto, que un Líder debe tener en poca cuenta las conjuras, cuando goce del favor popular. Pero cuando el pueblo sea su enemigo y le tenga odio, debe temer cualquier cosa y a todos. Los Estados bien gobernados y los Líderes prudentes han de pensar con toda diligencia en no inquietar a los nobles y a tener al pueblo satisfecho y contento. Esta ha de ser una de las principales ocupaciones del Líder.

Entre los Estados mejor organizados y gobernados de nuestro tiempo, está el de Estados Unidos. En él encontramos infinitas instituciones, que garantizan la libertad y seguridad del Líder. La primera es el poder ejecutivo dirigido por el Presidente y la segunda el Congreso compuesto por representantes del pueblo. Aquellos que crearon esta Nación, conociendo la ambición de los poderosos y su insolencia, juzgaron necesario encontrar algo que los frenara. Por otra parte, conociendo el odio que el común de las gentes tiene a los grandes, lo produce el miedo, queriendo protegerlos, pero no deseando que ésta fuera tarea particular del Presidente, porque podría perder el apoyo de los grandes favoreciendo al pueblo, y el del pueblo favoreciendo a los grandes, creó una tercera rama de gobierno, la judicatura, que fuera la encargada, sin responsabilidad del Presidente, de frenar a los grandes y favorecer al pueblo {Los grandes tienen poder y se defienden solos. Es función principal del gobierno defender a los humildes para mantener el respeto de unos a otros, la paz y la tranquilidad en forma justa para propiciar el desarrollo económico y social del pueblo.}. No puede haber organización mejor ni más prudente para defender la seguridad de todos los ciudadanos.

De aquí se puede deducir otro precepto importante. El Líder debe dejar hacer a otros las cosas que dañan y hacer él, personalmente, las que benefician. De nuevo concluyo que el Líder debe tratar con justicia y en forma razonable a los grandes sin hacerse odiar del pueblo.

Lo primero que hay que decir es que si en otras Naciones solamente hay que contener la ambición de los grandes y la insolencia del pueblo, los presidentes latinoamericanos tienen una tercera dificultad, a saber la de tener que soportar la crueldad y la avaricia de los soldados. Era cosa tan difícil que ha sido la causa de la ruina de muchos, siendo casi imposible satisfacer a la vez a los soldados (equivalentes a los empleados públicos en Puerto Rico) y al pueblo.

Porque el pueblo ama la paz y por esto gusta de los Líderes modestos. En cambio los soldados (equivalentes a los empleados públicos en Puerto Rico) aman los Líderes de ánimo arrogante, insolentes, crueles y rapaces. Cualidades que querían ver ejercitadas contra el pueblo para poder cobrar doble sueldo y desahogar su avaricia y crueldad lo cual condujo a algunos presidentes, que por naturaleza o por falta de experiencia política, carecían de suficiente reputación como para refrenar a unos y otros, se arruinaran para siempre.

La mayoría de ellos, en especial aquellos que de particulares pasaban a presidentes, conociendo las dificultades de satisfacer estos dos diversos humores, se inclinaban en favor de los soldados (equivalentes a los empleados públicos en Puerto Rico), importándoles poco agraviar al pueblo. Tomar este partido entendían era necesario, porque no pudiendo el Líder evitar ser odiado de alguien, debía en primer lugar evitar serlo por la multitud, y cuando no podía conseguir esto, se las debía ingeniar para, por cualquier medio, huir del odio de aquellos que fueran los más fuertes. Así, pues, los presidentes latinoamericanos que por ser Líderes nuevos tengan necesidad de favores extraordinarios, se unían a los soldados (equivalentes a los empleados públicos en Puerto Rico) antes que al pueblo. Lo cual les resulta bien o mal, según que el Líder supiera mantener su prestigio entre ellos.

De las razones que hemos mencionado nace que algunos siendo amantes de la justicia, enemigos de la crueldad, humanos y benignos, tuvieran triste fin. Aunque los menos han vivido honradísimos, especialmente si al llegar no tenían nada que reconocer a los soldados (equivalentes a los empleados públicos en Puerto Rico) y dependían del pueblo. Además, acompañados de muchas virtudes que lo hacían respetables, mantuvieron a los soldados (equivalentes a los empleados públicos en Puerto Rico) en orden y al pueblo en sus justos términos, sin que fueran odiado o despreciados.

También es necesario considerar que si los soldados (equivalentes a los empleados públicos en Puerto Rico) están acostumbrados a vivir licenciosamente, no pueden soportar la vida honesta que se quiera imponérseles. De donde, el que lo haga sin el continuo apoyo del pueblo terminará haciéndose odioso y fracasando su administración.

Se debe notar que el odio se adquiere tanto por las buenas obras como por las malas. Y como he dicho antes, un Líder que quiera mantener su poder, con frecuencia se ve forzado a no ser bueno, porque cuando la comunidad está corrompida en todas sus partes, sea el pueblo, los soldados, los empleados públicos o los grandes y tú juzgas necesario ganar su apoyo para mantener el poder, te conviene cumplir sus demandas para satisfacerla, pero entonces las buenas obras te serán perjudiciales {En la campaña de 1972, los populares (DM = Después de Muñoz) decían que Luis A. Ferré era “Un hombre bueno rodeado de gente mala”. También se burlaban de ser como el General Romano que era tan “bueno” que para poco servía, o de que de “buena gente” estaba lleno el reino del infierno (dando a entender que las personas demasiado “buenas” son sananas y no sirven para hacer cosas. }.

Un Líder antiguo, el cual fue tan bondadoso que entre tantos elogios que le fueron tributados, se dijo que en sus catorce años en el poder nadie fue ejecutado sin seguírsele juicio. Sin embargo, teniendo fama de afeminado y hombre que se dejaba gobernar por sus ayudantes, fue objeto de desprecio, conspiró en su contra el ejército y lo asesinó.

Examinando, por el contrario las cualidades de otros, se les encontrará cruelísimos y muy rapaces. Y a pesar de que para satisfacer a sus soldados no perdonaron ninguna clase de agravio al pueblo, tuvieron mal fin. En otro fue tanta la virtud, que teniendo el apoyo de los soldados y no obstante los gravámenes que imponía al pueblo, pudo reinar felizmente, porque su virtud lo hacía a los ojos de sus soldados y del pueblo tan admirable, que éste último permanecía de cierto modo atónito y estupefacto, en tanto que los primeros reverentes y satisfechos.

Como las acciones de este fueron admirables en un Líder nuevo, quiero mostrar, brevemente, lo bien que supo usar del modo de la zorra y del león, naturalezas que como he dicho antes, debe saber imitar un Líder. Conociendo la desidia del pueblo, persuadió a su ejército, atacar a otra Nación para unir a su pueblo, ya que no hay nada que una al pueblo tanto como un enemigo común. Es más, a Lincoln le sugirieron atacar a Canadá para unir al pueblo americano, pero prefirió resolver los problemas internamente a costa de una Guerra Civil.

El que examine detenidamente sus acciones, lo encontrará feroz como un león y astuto como una zorra, temido y reverenciado de todos, y no odiado por el ejército. Y nadie ha de maravillarse que siendo un hombre nuevo, haya llegado a tener tanto poder, porque su grandísima fama lo defendió siempre del odio que el pueblo le pudiera tener a consecuencia de sus rapiñas.

Otro fue hombre de excelentes cualidades, que lo hacían admirable en el concepto del pueblo y grato a los soldados. Era un militar capaz de soportar las fatigas, desdeñoso de platos delicados y de cualquier otra forma de molicie, razones por las cuales era amado por todo su ejército. Sin embargo, tanta fue su ferocidad y tan inaudita su crueldad, que llegó a destruir a muchos particulares, a gran parte de su pueblo, consiguiendo que lo odiase todo el mundo. Aún los que lo rodeaban, comenzaron a temerlo, siendo por fin destruido por sus allegados.

De donde se debe notar que estas crueldades, llevadas a cabo por gentes resueltas a todo, son inevitables para los Líderes, porque aquellos que no temen ser destruidos, siempre podrán destruir. Pero en realidad esto no debe inquietar demasiado al Líder, porque estos casos son rarísimos. De lo que sí debe cuidarse, es de no agraviar a ninguno de los que le sirven o están a su alrededor, al servicio personal.

Otro siendo de ánimo cruel y bestial, para poder saquear al pueblo, se dedicó a seducir al ejército, convirtiéndolo en licencioso. Por otra parte, olvidando su dignidad, con frecuencia descendía a los teatros a combatir con los gladiadores, haciendo otras cosas muy viles, poco dignas de un Líder, ganándose el desprecio de los soldados. Siendo odiado por una parte y despreciado por la otra, conspiraron en su contra y lo destruyeron.

Sólo me queda hablar de las cualidades de otro, que fue un hombre belicoso. Estando el ejército cansado de la molicie del anterior jefe, dos cosas lo hicieron odioso y despreciable: la primera era la bajeza de su origen; la segunda, que al inicio de su administración aplazó beneficios ya legislados a favor del pueblo {Esta ha sido la costumbre de los populares actuales con las obras iniciadas por el PNP. Tanto en 1973 como en 1985, los populares congelaron los aumentos y beneficios salariales legislados y paralizaron todas las grandes obras públicas. Porque los populares trabajan unos meses antes de las elecciones y en todo lo demás saquean las arcas públicas. Eso hicieron en 1973-76 y de 1985-92. Eso es lo que se debe esperar de ellos sin por error perdiera el PNP en 1996.}, dando ocasión a que sus opositores y en otros lugares realizó múltiples atrocidades que le ganaron fama de cruelísimo.

Así las cosas, movido todo el mundo de desdén por la vileza de su origen, y de odio por el temor a su ferocidad, se rebelaron en su contra.

Llegando a la conclusión de este capítulo digo que los Líderes de nuestros días experimentan menos la necesidad de satisfacer por medios extraordinarios a sus empleados, porque no obstante que si hay que tener con ellos ciertas consideraciones, fácilmente se hacen y pasan, porque ninguno de estos Líderes tienen empleados que se hayan amalgamado con el gobierno y la administración de las provincias, como era el caso de los ejércitos del imperio romano. Si en aquellos tiempos era necesario satisfacer más a los soldados que al pueblo, era porque los soldados podían más que el pueblo. Ahora es más importante para todos, satisfacer más al pueblo que a los soldados, porque aquel puede más que éstos.

Exceptúo a los gobiernos de latinoamérica, porque de ellos depende la seguridad y la fortaleza del gobierno, a la vez que lo incapacitan para su desarrollo democrático, económico y social. Por eso le es necesario, dejar a un lado otros intereses y mantener al ejército siempre amigo. Igual cosa ocurre en Cuba, en donde todo está en manos de los soldados por lo que le conviene mantenerlos amigos, sin preocuparse del pueblo.

Hay que hacer notar de un país donde no son los hijos del Líder viejo los que heredan y permanecen como Señores, sino el que llega al cargo es elegido por quienes tienen autoridad para hacerlo. Y siendo esta organización muy antigua, no se les puede llamar Líderes nuevos, porque en ellos no se presenta ninguna de las dificultades que se dan en los nuevos. Por el contrario, si bien el Líder es nuevo, las instituciones de estos Estados son viejas y están dispuestas para que al elegido se le reciba como si fuera Señor hereditario {En Puerto Rico se comenzó a elegir al Gobernador (que dirige un 33% de los fondos públicos porque el 67% son federales) en 1948. Por lo que nuestra “democracia” está iniciándose. Además, la democracia significa el poder de elegir (votar) a quien le representa, y el que controla el 67% de los fondos públicos en Puerto Rico, el Presidente, Vice-Presidente y Congresistas no son electos por los puertorriqueños. Así que la democracia puertorriqueña en etapa de “entrenamiento” o “desarrollo”, pero que el status colonial nunca ha permitido una democracia real en Puerto Rico.

En Puerto Rico sólo se puede hablar de democracia como un eufemismo. Pero en realidad no existe la democracia. La democracia es sólo una, donde el ciudadano le cede a delegados o representantes determinada autoridad para administrar el gobierno por un período determinado, mediante el voto directo o por representanción directa, y si no le cumple le podrá quitar esa autoridad, pero siempre reteniendo el ciudadano el poder.}.

Pero volvamos a nuestra materia. Digo que cualquiera que considere lo anteriormente escrito, verá que fueron el odio y el desprecio los motivos de la ruina de Líderes mencionados. Y se comprenderá también de donde nace que gobernando unos de un modo y otros del contrario, uno de cada caso tuviera un buen fin y los demás fracasaran. Porque unos, por ser Líderes nuevos, les fue inútil y dañoso la crueldad, a otros entregarse al ejército o a los más olvidar al pueblo.

Por lo tanto un Líder nuevo, en una administración nueva, no puede imitar las acciones de los rapaces, ni tampoco le es necesario seguir las de crueles. Pero debe considerar todo aquello que sea necesario para fundar su poder y lo que sea conveniente y glorioso para conservar su Gobierno estable y firme.

XX. De el Ejercicio del Poder y Muchas Otras Cosas que los Líderes Realizan Cada Día, si son Utiles o No:

Para mantener seguros sus Gobiernos, algunos Líderes le quitan libertad a sus ciudadanos, otros han mantenido divididas a las entidades que agrupan los grandes intereses, o bien han nutrido adversarios contra sí mismos. Algunos se han volcado a ganarse a aquellos que al inicio de sus administraciones les eran sospechosos. Otros han construido instituciones y organizaciones o bien las han arruinado o destruido. Y bien que sobre estas cosas no sea posible emitir juicios absolutos, si no se entra a detallar las particularidades de cada Gobierno en donde se deba tomar la decisión, hablaré de una manera general, hasta donde la materia lo permita.

Jamás ha ocurrido que un Líder nuevo le quite poder y libertad a sus ciudadanos. Por el contrario, cuando los ha encontrado desprovistos de libertad siempre los ha apoderado (empowerment) {Pedro Rosselló le ha brindado poder y libertad a la ciudadanía puertorriqueña. Pero esto hay que explicarlo para que el electorado lo razone y entienda. Antes cuando una persona humilde necesitaba servicios médicos tenía que acudir al Alcalde para buscar un papelito, por eso había dos sistemas de salud, uno para los humildes y otro para los pudientes. Ahora con su Tarjeta de Salud Rosselló va al médico de su preferencia sin depender del favor político del Alcalde. Igual sucede con los Vales Educativos, las Escuelas Libres de la Comunidad, la Reforma Contributiva, la Reforma Judicial, la nueva Tarjeta de la Familia, La nueva Tarjeta de ASUME, y otras reformas sustanciales más. Cuando Ferré liberó a los arrimados de las parcelas y les dio Título de Propiedad. Los aumentos de salarios a los empleados públicos le dan más libertad, las autopistas liberan al ciudadano de los tapones, etc. Pero esto es esencial explicarlo en tertulias, seminarios, talleres, reuniones y todo tipo de actividades. Porque hay que educar al electorado para que reconozca que los populares aspiran esclavizar al electorado y los progresistas a liberarlo. Los independentistas quieren la libertad colectiva sin preocuparle la libertad individual y los progresistas queremos garantizar la libertad individual con la soberanía en la Estadidad.}. Porque al apoderarlos, ese poder y libertad se convierten en suyas. Se volverán fieles los que eran sospechosos y los que ya eran fieles, no cambiarán. De ciudadanos pasarán a ser tus partidarios. Y como no puedes apoderar a todo el mundo, aquellos a quienes apoderes, por el favor recibido se sentirán más obligados contigo, y así podrás actuar con más seguridad con los otros. Y esta diversidad de proceder, hará de los primeros deudores tuyos y los segundos te excusarán, porque entenderán que quienes corren mayores peligros y soportan más obligaciones tienen mayores méritos.

Pero cuando los oprimes (le quitas propiedad, poder o libertad), comenzarás a ofenderlos, mostrándoles que les tienes desconfianza, por cobardes o por infieles. Y la una y la otra de estas opiniones generan odio contra ti {Los populares españófilos, preferían amarrar los votos haciendo a los parceleros arrimaos, mientras que los progresistas los liberamos; a los de los caseríos esclavos de los caprichos de los compromisarios de barrios, mientras que los progresistas aspiramos a venderle sus apartamientos. Los populares pensaban como los españoles (nunca establecieron una universidad en Puerto Rico), mantener ignorantes al pueblo para que no se rebelaran mientras que Rosselló promueve la educación liberada. Esos son temas profundos de gran trascendencia que deben explicarse.}. Y como no puedes estar desprovisto de poder, te verás obligado a recurrir a los mercenarios, que tienen la calidad antes dicha. Y si fuera buena, no podrá serlo tanto como para defenderte de enemigos poderosos y de ciudadanos sospechosos.

Como ya lo he dicho, un Líder nuevo, en una administración nueva, siempre ha de organizar su equipo de colaboradores. La historia está plena de ejemplos. En cambio, cuando un Líder conquista un nuevo grupo, que como miembro se agrega al suyo viejo, entonces sí es necesario limitarles su poder, excepto a aquellos que en la conquista se hayan declarado tus partidarios. Sin embargo, aun a estos, es necesario con el tiempo y según las ocasiones, convertirlos en blandos, actuando de tal manera que todos los instrumentos de poder de tu Gobierno queden en manos de los colaboradores propiamente tuyos, que en tu antiguo partido ya estaban contigo.

Solían decir nuestros antepasados, aquellos que eran considerados como sabios, que era indispensable conservar a los Grandes con las facciones y al Pueblo con el poder electoral. Por eso estimulaban en las organizaciones {En Puerto Rico, porque han estado más tiempo en el poder y porque es una de sus prioridades, los populares controlan en gran medida las organizaciones privadas (Colegio de Abogados, Asociación de Maestros, algunos grupos gremiales, etc.), también la judicatura porque la usaban a muchos Jueces como lacayos para hacer favores políticos, y en muchas de las agencias del gobierno la mayoría de los empleados son populares porque se dedicaron a agigantar el gobierno con batatas políticas para amarrarles sus conciencias.} opositoras toda clase de diferencias, para dominarlas más fácilmente. Esto, en los tiempos en que Puerto Rico es una Colonia y los populares han logrado mantener a los anticolonialistas dividido para mantener la Colonia. Pero no creo que una vez resuelto el problema colonial de Puerto Rico se pueda aconsejar lo mismo. De todos modos, no creo que las divisiones hagan bien alguno a ningún pueblo. Por el contrario, es inevitable que cuando enemigos (como serían los narcotraficantes y similares) ataquen, un pueblo dividido se perderá rápidamente, porque siempre la parte más débil se unirá con la fuerza enemiga y la otra no podrá resistir.

Los populares, aplicando la regla antes citada, alimentan los grupos independentistas, anarquistas e izquierdistas y los unen contra las fuerzas estadistas, para mantener la colonia. Alimentan entre ellos las discrepancias, de tal modo que entretenidos en sus diferencias, no se unieran contra la colonia. Esto si se le explicara a los independentistas que son anticolonialistas, se le podría usar en su contra {En cada Precinto y Sector, el liderato del PNP debe organizar un Comité para que haga campaña con los no afiliados, otro con los independentistas y otro con los populares. Porque el mensaje es distinto aunque el fin de favorecer al PNP es el mismo. Por ejemplo, si le explicamos a los independentistas que para resolver el dilema colonial antes del nuevo milenio necesitamos unirnos, muchos de ellos votarán por Rosselló. Pero cuidado, porque los independentistas lo que han hecho hasta ahora es hacer campaña con los estadistas para que le favorezcamos sus legisladores que después usan su voto en contra nuestra.}.

Utilizar el promover divisiones, muestra métodos de debilidad en el Líder, porque un Pueblo fuerte jamás permitirá semejantes divisiones, que pueden ser útiles en tiempos de tranquilidad, porque mediante ellas se gobierna mejor a los adversarios, pero que llegado el momento de confrontar problemas comunes, desayudan.

Sin duda que un Líder se hace grande cuando supera las oposiciones y las dificultades que le crean {Cada problema es una oportunidad para resolverlo.}. Por eso la fortuna, en especial cuando quiere hacer grande a una administración nueva, que tiene mayor necesidad de adquirir fama que una pasada, le crea opositores y lo obliga a combatir contra ellos, para que tenga ocasión de superarlos, y para que por la misma escala que le proporcionan sus adversarios, suba más alto. Por eso muchos juzgan que un Líder prudente debe, cuando tiene la ocasión, alimentar con astucia alguna enemistad, para luego reprimirla {Eso hizo Muñoz Marín en la Revuelta Nacionalista de 1950, que según pruebas documentadas, fue promovida por el propio Muñóz Marín, dos semanas antes del ataque a La Fortaleza la Policía arrestó a dos nacionalistas que describieron el plan, pero Muñoz Marín dejó que atacaran a La Fortaleza y murieran varios, porque su interés era destruir a los independentistas que le acusaban de haberlos traicionado. Por eso Muñoz Marín usaba auntomóviles a prueba de balas como los dictadores latinoamericanos.} y que su grandeza sea mayor {Este es el caso de un comentarista radial que se hizo enemigo de Rosselló porque no le pagaron los gastos alegres en Washington y hubo que devolver fondos federales que usó en asuntos personales. Pero ese es un “enemigo” que conviene tenerlo afuera porque es una de las personas más odiadas dentro del PNP y de menor credibilidad en Puerto Rico. Desde el principio fue rapaz, traidor, vulgar y acomplejado. Un “escándalo ambulante” que nunca aportó nada positivo.

Hay otros casos, donde como dijo Lyndon B. Johnson, “es mejor tenerlo meando de adentro para afuera, que de afuera para adentro”.}.

Han encontrado los Líderes, especialmente los que son nuevos, mayor fidelidad y mayor provecho en el electorado que al inicio de su administración eran considerados sospechosos, que en aquellos que parecían de mayor confianza. Algunos han podido gobernar más con los que le parecían sospechosos que con los otros. Pero sobre este punto no se debe generalizar, porque varía según cada caso.

Tan sólo diré que los hombres que al inicio de una administración han sido opositores, y que son de tal condición que necesitan del Líder para mantenerse, con gran facilidad podrá ganárselos. Y estarán obligados a servirle con mayor fidelidad, sabiendo que necesitan borrar con sus obras, la opinión desfavorable que de ellos se tenía {Uno de los problemas de varios Jefes de Agencias con el liderato del PNP ha sido que han dejado a muchos populares en posiciones de confianza y por contratos. Esto bien analizado, se puede convertir en un gran recurso de nuevos votos, si se sabe amarrar sus votos.}. De esta manera el Líder obtendrá con ellos mayores ventajas que con los otros, que sirviéndole con demasiada seguridad, le descuidan los asuntos.

Porque la materia lo demanda, no quiero dejar de recordar a los Líderes que han conquistado un Gobierno nuevo con la ayuda de algunos de adentro, que estudien bien cuales han sido las razones que han tenido los que lo han favorecido, para favorecerlo. Si no han sido por afecto natural hacia él, sino por disgusto con los anteriores, con mucho esfuerzo y grandes dificultades podrá conservarlos como amigos, porque es casi imposible que pueda mantenerlos contentos. Y analizando bien las cosas se verá, con ejemplos antiguos y modernos, que la razón de esto es que es mucho más fácil tener como amigos a los que estaban satisfechos con la Administración anterior, aunque fueran sus adversarios, que aquellos que por disgustados, se hicieron sus amigos y le ayudaron a conquistarlo.

Ha sido costumbre entre los Líderes para defender mejor sus Administraciones, realizar grandes obras y reformar instituciones que sean rienda y freno para aquellos que quieran atacar su gestión pública, así como para tener un refugio ante adversidades inesperadas {En Puerto Rico 39% de los menores no residen con sus dos padres, haciendo que haya 110,000 pensiones alimenticias establecidas y 187,000 casos de pensiones. En la Administración de Tribunales se tardaban semanas y muchas veces meses en recaudar y distribuir las pensiones. Tenían la información tan incompleta que más de 22,000 casos no tenían el número de Seguro Social. El Gobernador Rosselló se atrevió a invertir $26 millones en un sistema computarizado y administrativo de ASUME que en el 98.3% de los casos se distribuyen los fondos en 24 horas y pronto se creará la Tarjeta ASUME que lo hará instantáneo. Lo que ha aumentado en unos $28 millones en el primer año el monto de las pensiones alimenticias. Transformación valiente y necesaria de una institución ineficiente por una de gran beneficio a dos terceras partes de la población puertorriqueña.}. Yo alabo este procedimiento, que ha sido usado desde la antigüedad. Sin embargo, en nuestros días, se ha visto la necesidad de destruir instituciones y procesos administrativos ineficientes y rehacerlos para conservar su Administración. Eso también se ha hecho por Rosselló que ha realizado transformaciones sustanciales con las Reformas de Salud, Educativa, Seguridad, Contributiva, Judicial y de servicios a la Familia.

Es entonces las Reformas y obras útiles o no, según los tiempos, y si por una parte te hacen bien, por la otra te perjudicarán. Se puede examinar el punto de la siguiente manera: el Líder que tenga más miedo del pueblo que de los opositores, que construya obras; pero el que tema más a los adversarios que a su pueblo, que las olvide. Porque esas obras y reformas deben ser para beneficio del Pueblo, sin importar lo que digan los opositores y adversarios.

Pero la mejor obra o reforma que puede tener un Líder es no ser odiado por su pueblo. Porque aunque realice grandes obras y transformaciones, si el pueblo te odia, no te salvarán, porque nunca le faltará al pueblo quién le dé argumentos, o Grandes Intereses que lo ayuden.

En nuestros tiempos se ha visto que las grandes obras y reformas hayan por sí solas llevado al Líder a ganar las elecciones. Esto sucedió con don Luis A. Ferré que realizó grandes obras y transformaciones en beneficio del Pueblo, pero se olvidó del partido y de hacer una campaña política efectiva. Estaba tan seguro que no relocalizó a dos funcionarios que habían actuado en forma descarriada. Lo cual permitió que Hernández Colón reunificará a los populares, lo atacara de corrupción (los populares se inventaron la corrupción, por eso saben tanto de pillaje, saqueos de fondos públicos que tienen institucionalizado y lo tienen siempre a flor de labios {Cada funcionario debe rebuscar, con tiempo, todos los escándalos de los populares en su área y preparar los documentos y pruebas para neutralizar los ataques de los populares. Porque los populares actuales se inventaron la corrupción y de eso sí saben. Como no han realizado obras en los pasados 30 años basarán toda su campaña en la corrupción. }), y le prometiera el cielo a los electores lo que luego no cumplió. Podemos concluir que buenas obras y buenas reformas, si no se explican bien, persona a persona, con una buena campaña política, no ganan elecciones.

Considerando, pues, todas estas cosas, yo alabo tanto a los que construyen grandes obras y realizan grandes transformaciones en bien del Pueblo humilde, que son los más y porque los poderosos se defiende solos, pero censuro a aquellos que, fiándose de las buenas obras y reformas, tienen en poco ser odiados por el pueblo o se acuestan a dormir sobre sus laureles y no hacen la campaña persona a persona que le corresponde para ganar las elecciones y completar su obra.

XXI. Qué Conviene Hacer a un Líder Para Ser Estimado:

Nada hace crecer tanto la estima de un Líder como las grandes empresas y dar de sí ejemplos extraordinarios. En nuestro tiempo tenemos a Pedro Rosselló, actual Gobernador de Puerto Rico. Se le puede llamar casi Líder nuevo, porque de prestigioso médico cirujano pedíatra {Su preparación científica lo hace ser previsor, lógico, razonable. Estudiar la lógica es importante. Usar la razón, el sentido común, es vital. Cuando MAQUIAVELO no existía el proceso decisional científico que establece que para cualquier decisión se debe estudiar toda la información disponible, evaluarla y establecer un plan para atender la situación en la mejor forma posible.}, graduado de las mejores universidades y profesor universitario que era se ha convertido, por derecho propio, fama y gloria, en el mejor Gobernador que ha tenido Puerto Rico en toda su historia {Rosselló es una persona sencilla y muy tratable, atento, amigo y buen compañero. Usa un reloj Casio y le gusta una mini-van que autos sofisticados. Es austero, científico y metódico. Siempre piensa en el niño al que tiene que ayudar, y en padre y la madre que lo educan y atienden. Por eso todas sus obras han estado dirigidas a beneficiar al ciudadano humilde de Puerto Rico, a darle mayor libertad real, opciones y facilidades para el logro de mayor eficiencia, productividad y calidad en todos los detalles de la vida de cada puertorriqueño.}. Si se consideran bien sus acciones, se verá que todas han sido notabilísimas y extraordinarias.

Al inicio fue Director Médico de la Capital (1986) y en 1987 junto a Carlos López Rosario, asesorado por un plan escrito por uno de los fundadores de los estadistas, ayudado por Ramón Luis Rivera y luego por Junior Cruz, inició un plan que lo llevó a ser candidato a Comisionado Residente para las elecciones de 1988. En estas gestiones fue grande su entusiasmo, dedicación, trabajo y formación. Aprendió a debatir y a ser orador practicando bajo el fuego adversario. Sus ideas siempre eran claras, siempre había demostrado gran liderato y disposición de sacrificio por las causas nobles de ayudar a los humildes de su Patria. De joven había discutido por la bandera monoestrellada, tuvo como muchos sentimientos separatistas, pero al pasar del tiempo se convenció de que lo mejor era la Estadidad. Con la firme convicción de que es una obligación, deber y responsabilidad de las personas honestas el participar en la política, que es el instrumento más efectivo para ayudar a su Pueblo.

Desde el primer momento en que Rosselló comenzó a participar en política para gobernar, fijó su meta en trabajar seis o siete días a la semana en grandes obras, como mejorar la educación, la salud, la seguridad, los servicios sociales, la infraestructura y el promover el desarrollo económico {Hay mil cosas que Rosselló ha realizado para promover el desarrollo económico y los empleos en Puerto Rico. Este debe ser el principal mensaje en toda la campaña de 1996. Porque el desempleo ha bajado al 12% y el comercio ha logrado niveles sin precedentes. Es que el PNP brinda seguridad a la empresa privada, mientras que los populares hacen que los puertorriqueño se vayan y se lleven su capital a fuera de Puerto Rico (esto sucedió cuando RHC que cientos de miles se fueron a Orlando y otros se llevaron sus ahorros a fuera de Puerto Rico).} y los mejores empleos. Es una persona convencida de que se pueden hacer las cosas, de que Puerto Rico se puede mejorar y que es de cada cual hacer todo lo que pueda para lograrlo. Tiene una mente científica. Sabe que los problemas no se resuelven solos. Es metódico y planifica cuidadosamente cómo hacer cada cosa en la mejor manera posible. Siempre piensa en el ciudadano necesitado. No le teme a cometer errores, haciendo, de buena fe. Es entusiasta y motiva a sus allegados y a la ciudadanía. Sabe que el líder necesita seguidores.

Mientras otros líderes se dedican a pequeñeces, Rosselló piensa en grande {Cuando Rosselló llegó a la gobernación estableció que no perdería tiempo en excusas o en buscar culpables por la situación desastrosa en que se encontraba Puerto Rico. El déficit era monstruoso, el funcionario público desmoralizado e improductivo, perdidas las esperanzas. Comenzó con el micro-gobierno y ahora con el micro-gobierno. Transformando positivamente la vida de cada puertorriqueño.} y cómo ayudará a cada ciudadano, especialmente a los humildes, porque si todos los puertorriqueños trabajan usando la mejor técnica, todos se benefician. Sobretodo, sabe seleccionar a sus allegados y colaboradores y localizarlos donde mejor puedan ayudar a realizar lo que se necesita hacer por Puerto Rico.

Logra lealtad completa por simpatía y convicción a sus ideas. Planifica y escribe lo que va a hacer y lo hace. Lo que promete lo cumple. Su palabra es oro. Sabe que los problemas son una oportunidad para resolverlos antes de que se hagan crisis. Porque el problema al que se pospone la solución se agrava y se hace crisis, que si se planifica la solución de un problema y se implanta una solución adecuada, se controlan los resultados, pero que si se deja a que haga crisis, se tiene que reaccionar y no se controlan los resultados. Que esa es teoría del cambio, porque lo único estable es el cambio.

Es valiente y decidido. Defiende sus convicciones y principios siempre. Todos saben lo que piensa y hacia dónde va. Enfila sus metas a un Puerto Rico mejor y está dispuesto a sacrificarse por lograrlo, aunque sus planes sean para producir resultados en 10 y 20 años cuando sabe ya no será Gobernador, como en el área de educación, salud y ASUME. Trabaja para hoy y para el futuro. De la forma en que mejor se deban hacer las cosas aunque la oposición miope lo ataque por nimiedades inmediatas.

Mientras la oposición se dedica a pequeñeces, Rosselló trabaja en lo fundamental, lo básico y trascendental. Mientras Acevedo ocupa su ánimo en los asuntos de la fiambrera diaria de unos pocos populares y de los Grandes Intereses, Rosselló atiende el crecimiento económico general que ayudará al particular.

Cree en las innovaciones conociendo que Puerto Rico está 20 años atrasado a los Estados y Países más desarrollados. Por eso mientras Acevedo se ocupa de abarrotar la nómina de San Juan con políticos de la isla (con un gran déficit de fondos y de obras), Rosselló aumenta su reputación e influencia sobre los empleados públicos (con una economía sólida y grandes obras), sin que lo advirtiera la oposición. Con gran trabajo y perseverancia, nutrió al partido de nuevos electores, que tanto lo han ayudado {Es importante reconocer que para triunfar en las elecciones generales es necesario dedicarle no menos del 50% de la campaña a conquistar el voto de los no afiliados. Esto es necesario hacerlos en todos los niveles, principalmente en el nivel personal y de sectores.}.

Además de esto, para poder realizar empresas mayores contando siempre de la Fuerza del Pueblo, se lanzó a una campaña por la Estadidad, aumentando significativamente las posibilidades de que el issue del status se resuelva antes del nuevo milenio {El Proyecto Young lo que propone es lo que los populares han estado solicitando desde 1958, que no se aplique a Puerto Rico la claúsula territorail que establece que el Congreso gobernará los territorios. Pero ahora los populares, están despavoridos porque le dan la oportunidad de votar por lo que han estado solicitando y como son tramposos, lo que quieren es confundir al electorado.}. También apoyó a los empleados (los empleados son la mayoría porque los dueños son la minoría) de los “Grandes Intereses” {La diferencia es importante: una cosa es “venderte”, “entregarte” a los Grandes Intereses como las 936, y otra es defender los intereses de los empleados. Celeste Benítez dicía defender las 936 y a los empleos, lo cual es una media-mentira y no es posible en la realidad. Porque con los Grandes Intereses hay que negociar y no “venderte” o “entregarte” como había hecho Celeste y Acevedo I. Hay que recordar la posición tradicional de los populares en contra del Salario Mínimo Federal en Puerto Rico para beneficiar a los Grandes

Intereses. Por eso Celeste en 1996 defendió las 936 y trató de impedir que se aplicara el salario mínimo federal en Puerto Rico en 1996. Es que Celeste, como siempre tratan de hacer los populares, quería estar con dios y con el diablo.

Hay que anotar que Los Cupones de Alimentos los aprobó el Congreso en 1964 y los populares no los solicitaron porque “Americanizaban a Puerto Rico”. Como siempre, los populares trabajan los intereses de unos pocos y en contra del bienestar general.} para defender sus intereses y los del bienestar general de Puerto Rico, sabiendo que los Grandes Intereses siempre necesitan del poder político, y que el poder político no se les puede entregar y vender como hizo Acevedo y Celeste Benítez en el 1996.

Rosselló siempre ha hecho y urdido cosas notables, que han mantenido suspenso y admirado el ánimo de su Pueblo, ocupados en el resultado de las mismas. Y sus acciones se han producido una detrás de la otra, de tal modo que jamás han dejado espacio a los hombres para poder, tranquilamente, conspirar contra él.

Ayuda bastante a un Líder dar ejemplos sorprendentes en la administración de los asuntos públicos, semejantes a los que se cuentan Carlos Pesquera como Secretario de Obras Públicas que ha revolucionado con gran capacidad y dedicación el proceso de mejoras a la infraestructura en Puerto Rico. Cuando se presenta la ocasión de que alguno realice un acto extraordinario en la vida pública, para bien o para mal, debe adoptarse un modo de premiarlo o de castigarlo, que dé mucho que hablar. Sobre todo un Líder debe ingeniárselas para que todas sus acciones le proporcionen fama de hombre superior y excelente.

También trae estima a un Líder ser verdadero amigo y verdadero adversario, es decir, cuando sin ningún disimulo se declara en favor de alguno o en contra de otro, porque tomar partido es mucho más útil que permanecer neutral {El comentarista radial que dice ser “Estadista” para que los populares lo escuchen, porque con nadie más tiene credibilidad, es un magnífico enemigo que beneficia a Rosselló. Esto sucede también con un llamado “periodista” radial que realmente es un agitador y compromisario del partido popular. Lo que indica que los enemigos hay que identificarlos adecuadamente para neutralizar su influencia en el electorado.}. Si dos poderosos líderes, se vienen a las manos, serán de tales condiciones que venciendo uno de ellos, has de temer o no al ganador. En cualquiera de los dos casos, te será más útil definirte y respaldar a quien entiendas debe prevalecer. En el primer caso, si no te defines, serás siempre presa del que venza, con placer y satisfacción del que ha sido vencido. No encontrarás razón ni cosa alguna para defenderte o para proporcionarte refugio, porque el que vence, no quiere amigos sospechosos o que no lo ayudaron en la adversidad, y el que pierde, no te dará ningún refugio por no haber querido compartir su misma suerte pudiendo haber influenciado.

Siempre ocurrirá que aquel que es tu adversario buscará la neutralidad y aquel que es tu amigo te pedirá que te definas respaldándole. Y los Líderes irresolutos, para huir de los peligros presentes, seguirán las más de las veces la vía neutral y las más de las veces se arruinarán. Pero cuando el Líder se declara gallardamente en favor de una de las partes, si vence aquel con quien te uniste, aunque sea poderoso y te pueda afectar, se sentirá obligado contigo y los juntará el aprecio. Los hombres no son jamás tan indignos que al ejemplo de la lealtad respondan con la ingratitud de la opresión. Además, las victorias no son tan decisivas como para que el vencedor pueda prescindir de todo respeto, especialmente de la justicia. Si pierde aquel al cual tú te adheriste, siempre te dará apoyo y mientras pueda te ayudará, y te convertirás en compañero de una fortuna que puede resurgir.

En el segundo caso, cuando los que combaten son de una calidad tal que no pueden inspirarte temor, tanto mayor será la prudencia de tomar partido. Porque de uno causarás la ruina con la ayuda de otro que debería salvarlo, si fuera prudente. Porque al vencer quedará a tu discreción, y es imposible que con tu ayuda, no venza.

Aquí se ha de hacer notar que un Líder no debe jamás unirse a uno más poderoso para atacar a otro, salvo cuando la necesidad lo obligue, como antes se ha dicho. Porque venciendo, te conviertes en su prisionero, y los Líderes deben evitar, en tanto lo puedan, quedar a merced de otros.

No se crea que un Líder puede tomar partido siempre seguro. Antes piénsese que ha de tomarlo dudoso. Porque el orden de las cosas es tal que no se puede huir de un inconveniente sin incurrir en otro. Pero la prudencia consiste en conocer la calidad de los inconvenientes y tomar el menos malo como bueno.

Debe un Líder mostrarse amante del talento y honrar a los que sobresalen en un arte, deporte, ocupación o ciencia {Es importante el que cada funcionario y líder reconozca públicamente con placas, reconocimientos y premios a los que sobresalen. Especialmente a los progresistas. Recordemos que los Boy Scout usan más el premiar con reconocimientos simbólicos que son hasta más apreciados que los regalos materiales. También el que se envíen cartas en el cumpleaños o día especial. Estos detalles son de mucha importancia.}. Además, debe animar a sus ciudadanos a ejercer tranquilamente sus profesiones, ya sea en el comercio, la industria, en la agricultura, o en los otros oficios en los que los hombres se ocupan, sin que teman aumentar sus posesiones por miedo a que se las arrebaten, o bien otros de abrir nuevos comercios, por temor a los impuestos. Antes bien, debe crear recompensas y premios para los que quieran hacer estas cosas y para cuantos, por cualquier otro procedimiento, quieran ampliar su riqueza y su poder.

Además de esto, debe en las épocas convenientes del año, tener ocupado al pueblo con fiestas y espectáculos. Y como todas las ciudades se encuentran divididas en sectores y barrios, debe tener en cuenta esta diversidad y reunirse con ellos de vez en cuando, dando ejemplo de humanidad y de magnificencia, sin olvidar jamás la majestad de su cargo, porque ésta no ha de faltar en cosa alguna que haga.

XXII. De los Secretarios y Funcionarios que los Líderes Tienen a su Lado:

No es de poca importancia para un Líder la elección de sus secretarios {El secretario tiene que ser el principal portavoz del PNP en su área; organizar apariciones públicas cada dos o tres días; arriesgarse a defender la obra del PNP en la prensa, radio, televisión y en actividades diarias. Porque los ataques en su área que el secretario no amortigüe afectarán directamente al Líder. Debe ocupar espacio y tiempo que de otra forma usaría la oposición. Contestar ataques inmediatamente, aunque cometa errores de buena fe. Porque la controversia pública la debe comenzar a dominar el PNP, aunque sea cometiendo errores, porque los errores se corrigen, pero la inacción no. Tirarse al ruedo político en todo momento, con valor y sin reservas, ni medias tintas. Si puedes consultar consulta, pero si no exprésate según tu mejor criterio. Lo que no se puede permitir es que los populares ataquen sin que se les conteste y contraataque. Sólo hay una forma de hacerlo, que cada cual asuma esta responsabilidad inmediatamente. Recordando que la prensa le gusta lo interesante, novedoso e impactante.}, funcionarios y asesores, los cuales son buenos o no {Uno de los mayores problemas de Héctor Acevedo es que no supo seleccionar a sus ayudantes. Todos los populares en San Juan decían que ni uno solo de sus ayudantes municipales o en el partido podría servir de secretario o jefe de agencia de haber ganado la gobernación en 1996. Por eso había cinco o seis particulares con el apoyo de Acevedo que se la pasaban peleando porque aspiraban a dirigir cada agencia.}, según la prudencia de su Líder. La primera conjetura que se hace acerca de la inteligencia de un señor es viendo los hombres que tiene a su lado. Cuando son capaces y fieles, se le reputará como sabio, porque supo escogerlos y mantener su fidelidad. Pero cuando son lo contrario, hay motivo para formarse un mal juicio de él, porque el primer error que ha cometido ha sido justamente su elección.

No ha habido nadie que al conocer a Pedro Toledo como Superintendente de la Policía, Carlos Pesquera como Secretario de Obras Públicas, Manuel Díaz Saldaña como Secretario de Hacienda, Norma Burgos como Secretaria de Estado y de la Junta de Planificación, Rafael Rodríguez Aguayo como Secretario de Política Pública, y muchos otros, no juzgue a Rosselló como hombre prudentísimo, por tener tales secretarios {El PNP tiene que funcionar como un equipo. Dejar a un lado las diferencias personales, ser amigos en todo lo posible o al menos buenos compañeros. Echar a un lado los chismes, los exclusionismos, recordar que la política es sumar. Confiar, colaborar, cooperar y coordinar esfuerzos entre todos. Sacrificarse por el bien común. Las diferencias resolverlas en la casa. El que incumpla esto en un año electoral, que todo el PNP lo critique y castigue severamente.}. Porque son de tres clases las inteligencias. La primera entiende por sí misma, la segunda discierne lo que la otra comprende y la tercera no entiende por sí ni por las demás. La primera es excelentísima, la segunda excelente y la tercera inútil.

Todos los secretarios, funcionarios y asesores de Rosselló si no son de la primera clase, necesariamente lo son de la segunda. Porque siempre que un Líder tenga juicio suficiente para distinguir lo bueno de lo malo en lo que se hace o dice, especialmente si tiene capacidad creativa, conocerá en las obras del secretario, funcionario o asesor lo que está bien y lo que está mal. Exaltará lo uno y corregirá lo otro. Y como el secretario, funcionario o asesor no puede esperar engañarlo, se comportará bien.

Para conocer cómo actúa un secretario {Cada secretario, funcionario o asesor es una ficha en el ajedrez político. Debe así reconocerlo por el bien común representado por el Líder principal, porque si pierde el Líder pierden todos. Todo lo que se haga debe ser en representación del Líder y para ayudar a que el Líder principal se mantenga en el poder. }, funcionario o asesor, hay un modo que no falla jamás. Cuando tú veas a un funcionario pensar más en sí mismo que en el hacer quedar bien al Líder, y buscar en muchas de sus acciones su beneficio personal, piensa que quien estas cosas haga jamás ayudará a realizar las metas en beneficio de Puerto Rico, ni podrás fiarte de él. Porque el que tiene en sus manos el poder, no debe pensar jamás en sí mismo sino en el Líder y en su administración, ni perjudicar en nada las oportunidades de continuar y completar su obra pública.

Por otro lado el Líder, para mantenerlo fiel debe pensar en su secretario, funcionario o asesor, honrándole, haciéndole en forma razonable económicamente independiente, obligándolo por agradecimiento al hacerlo partícipe de honores y cargos {El PNP tiene que aprender a honrar y ayudar más a los suyos en todo aquello que sea justo y razonable.}. De tal modo que vea que no puede estar sin el Líder y que los muchos honores no lo hagan desear más, y que los muchos beneficios no lo hagan buscar más, y que los muchos cargos lo hagan temer los posibles cambios.

Cuando los secretarios, funcionarios, asesores y los Líderes se comportan de esta manera, podrán confiar unos en otros. Cuando sean lo contrario, el final será desastroso para unos y otros {Cada secretario, funcionario o asesor debe saber que su principal función es representar al Líder principal. En su trabajo visitar cada mes a cada empleado, dedicarle la mitad de su tiempo a promover al Líder, lo cual se hace principalmente mediante visitas, reuniones y actividades, persona a persona. Recordar que en lo gerencial se administran recursos humanos, principalmente en forma simbólica, con el buen ejemplo.}.

XXIII. Cómo se Ha de Huir de los Aduladores:

No quiero dejar de lado un punto importante y un error que con dificultad evitan los Líderes, si no son prudentes o no hacen una buena elección. Se trata de los aduladores, de los cuales están llenas las administraciones. Porque los hombres se complacen tanto en las cosas propias y de tal modo se engañan, que con dificultad se libran de esta peste. Y queriendo defenderse de ella, corren el peligro de hacerse odiosos. Porque no hay otra manera de evitar las adulaciones si no es haciéndoles ver a los hombres que no te ofenden con decirte la verdad. Pero cuando cualquiera te pueda decir la verdad, perderás el respeto que han de tenerte.

Por lo tanto un Líder prudente debe seguir un tercer modo, eligiendo en su Gobierno hombres sabios, que serán los únicos que gozarán del libre arbitrio de decirle la verdad, sobre las cosas que les sean preguntadas {Cada secretario, funcionario o asesor sabe de determinadas cosas y en esas el Líder debe escucharlos. Mejor aun, escuchar a varios sobre un mismo asunto, aunque sólo a uno con mayor atención.} y no sobre otras. Sin embargo, deberás preguntarles cualquier cosa y oír su opinión pero después decidir por sí mismo y a su manera. Con estos consejos y ante estos consejeros, portarse de tal manera que cada uno sepa que cuanto más libremente hable, tanto más se le aceptará.

Fuera de ellos no ha de escuchar a nadie. Deberá ejecutar inmediatamente lo que ha resuelto y mantenerse firme en la decisión adoptada. Quien actúe de otra manera, lo perderán los aduladores, o si cambia frecuentemente de parecer, se ganará el desprecio de los suyos {Una persona a la que sus seguidores no sabe lo que piensa y cómo habrá de actuar porque varía continuamente de opinión y de estrategias, confundirá a sus seguidores. Ese fue uno de los mayores problemas de Acevedo I, que nunca cumplía con su palabra, hacía promesas que sabía no cumpliría, como no se guíaba por principios básicos, sólo sabía criticar negativamente,

presentar excusas y nunca logró hacer obras. Además era inescrupuloso buscando sólo el beneficio personal de unos pocos. Eso también le sucede a Acevedo II que nadie sabe lo que piensa, porque se contradice continuamente.}.

A este respecto quiero aludir a un ejemplo moderno. Los populares privadamente comentaban de Acevedo II y ahora de Acevedo Vilá (Acevedo II HaceMenos) que no reciben consejos de nadie y jamás hacen nada a su gusto. Lo cual ocurre por tomar un camino opuesto al que se debe. Los populares {El grave problema de los populares es que sus dirigentes son en el 90% antiamericanos y el 90% de su electorado es proamericano. Por eso piensan una cosa y se ven obligados a hacer otra. Están confundidos y mantienen confundidos a su electorado.} son dirigentes reservados que a nadie comunican sus propósitos ni toman su parecer, pero cuando los pone en práctica, comienzan a descubrirse y a conocerse y a ser criticados por aquellos que tiene a su alrededor, y entonces fácilmente los cambian. De aquí nace que las cosas que hacen un día, al siguiente las deshacen y que jamás se sepa lo que quieren o proyectan hacer y que nadie pueda guiarse por sus deliberaciones {Esta es la principal causa de que Acevedo I antes y ahora Acevedo II tengan tan mala comunicación con los dirigentes de la base del PPD y que no le respeten su liderato. Acevedo I era una persona que no sabía administrar ni dirigir, por eso ha sido el peor Alcalde en la historia de Puerto Rico.}.

Un Líder debe hacerse aconsejar, pero cuando él lo quiera, no cuando lo deseen los demás. Debe quitarles el ánimo de darle consejos cuando no los pida. Pero debe pedirlos abundantemente, y escuchar con paciencia las verdades que le dicen. Igualmente, conociendo que alguno por respeto no lo quiere decir todo, mostrar su descontento.

Muchos opinan que un Líder goza de fama de prudente, no porque lo sea por naturaleza, sino por los buenos consejos que le dan quienes lo rodean. Quienes así opinan sin duda se engañan porque es regla sin excepción, que jamás falla, que un Líder si no es sabio por sí mismo, no puede ser bien aconsejado. Salvo que esté en manos de uno solo, que todo lo gobierne y que sea un hombre prudentísimo. En este caso podrán ir bien las cosas pero no por mucho tiempo, porque el que gobierna en su nombre, terminará quitándole el poder {En San Juan, Acevedo I nunca trabajaba como Alcalde y le dedicó todo su tiempo a la campaña política para la Gobernación, designó a Agosto Alicéa como el que verdaderamente administró a San Juan y se le ha quedó con todo el poder. Esto le explotó a Acevedo I y le perjudicó grandemente, porque si no le interesaba ni pudo administrar a San Juan, tampoco debió aspirar a administrar a Puerto Rico.}.

El Líder que no sea sabio, haciéndose aconsejar por más de uno, no obtendrá jamás consejos coherentes ni podrá unirlos. Cada uno de los consejeros pensará en sus intereses y el Líder no sabrá corregirlos ni percatarse de ello. Y no puede ser de otra manera porque los hombres acaban haciendo el mal, si no hay una necesidad que los obligue a hacer el bien.

Para concluir, los buenos consejeros, vengan de donde vengan, conviene que nazcan de la prudencia del Líder, y no que esta prudencia nazca de los buenos consejos.

XXIV. Por Qué Razón los Líderes Han Perdido Elecciones:

Las cosas antes dichas, observadas prudentemente, harán parecer a un Líder nuevo como antiguo, y lo harán, rápidamente, estar más seguro y más firme en su poder, que si hubiera gozado de él desde largo tiempo. Porque las acciones de un Líder nuevo son estudiadas con mucho más atención que las de uno sucesor de otro. Y cuando se las reconoce como virtuosas, se ganan a los hombres y los obligan más que la antigüedad partidista.

Porque los hombres están más preocupados por las cosas del presente que por las pasadas, y cuando se encuentran bien en el presente lo disfrutan y no buscan otra cosa {Es una realidad que la generalidad del Pueblo puertorriqueño está hoy mejor que ayer, y que en el futuro estará aun mejor con Rosselló. Cualquier elector sabe que los populares serían un desastre como administradores, porque RHC fue un desastre en los años del 1973-1976 y del 1985-92 y Alcalde I el peor Alcalde en la historia de Puerto Rico.}. Incluso defenderán al Líder en todo, mientras no actúe contra sí mismo al desconocer las buenas reglas de gobierno. De esta manera obtendrá gloria duplicada, al haber dado comienzo a un país nuevo, adornándolo y fortaleciéndolo con buenas leyes, con buenos servicios públicos y buenos ejemplos, como duplicará la vergüenza el que habiendo sido Líder sucesor de otro, por su poca prudencia, lo pierde.

Si se estudian los señores que en nuestro tiempo han perdido su poder, se encontrará en ellos, en primer lugar, una debilidad común en cuanto a la política, por las razones antes dichas. Después se verá que alguno de ellos, tenía al pueblo en su contra, o bien teniéndolo como amigo no se supo cuidar de los poderosos; porque sin esta clase de errores, no se pierden los Gobiernos que tienen fuerza suficiente como para mantener buenos servicios públicos y grandes obras.

Luis A. Ferré, realizó grandes obras. Sin embargo, como se olvidó de la política, de convertir en votos sus grandes obras, de que el electorado le agradeciera sus buenas acciones y dejó que un par de secretarios fueran acribillados y maltratados por la oposición en 1972. Eso dió la mala impresión ante el electorado de corrupción, cuando de los 10,000 funcionarios de confianza, sólo dos o tres habían actuado en forma equivocada dando la impresión errónea.

Por lo tanto, Líderes, que han estado en el poder y luego lo han perdido, no deben culpar a la fortuna sino a sus propios errores, porque no habiendo pensado jamás en años no electorales, que las cosas podían cambiar (es defecto común en los hombres no pensar en la tempestad en tiempos de bonanza), cuando luego vinieron tiempos adversos sólo pensaron en que el electorado se olvida y no en defenderse, creyendo que los pueblos, cansados de la insolencia de los gobiernos desastrosos, los llamarían de nuevo.

Este camino es bueno cuando faltan otros. Pero es erróneo dejar los otros remedios por éste, porque no se debe caer con la esperanza de que aparecerá alguien que te levante. Puede que nadie venga, o si alguien viene no estarás seguro, porque es una defensa cobarde, que no depende de ti. Porque las únicas defensas que valen, que son seguras y durables, son las que dependen de ti y de tu propia virtud.

XXV. De Cuanto Puede la Fortuna en las Cosas Humanas y de Qué Modo se le ha de Resistir:

No me es desconocido que muchos han creído y creen que las cosas de este mundo son gobernadas por la fortuna y por Dios, sin que puedan los hombres corregirlas con su prudencia, por lo que no tienen remedio alguno. Y por esto se podría juzgar que no vale la pena esforzarse mucho en las cosas, dejándolas gobernarse por la suerte.

Esta opinión ha adquirido mayor credibilidad en nuestros tiempos por los grandes cambios que se han visto y se ven todos los días, por encima de toda humana previsión. Pensando en ello algunas veces, de cierto modo me he inclinado hacia esta opinión. Sin embargo, para que nuestro libre albedrío no sea anulado, juzgo como cierto que la fortuna es dueña de la mitad de las acciones, dejándonos gobernar, aproximadamente, la otra mitad a nosotros.

Comparo la fortuna con un río impetuoso, que cuando se enfurece, inunda las llanuras, arrastra los árboles, derriba los edificios, se lleva parte de la tierra de un lado a otro. Todos huyen de su presencia, nadie resiste su ímpetu, sin poder en ninguna parte contenerlo. Y si así son los ríos, eso no quita que los hombres, cuando los tiempos sean tranquilos, no puedan tomar precauciones, construyendo diques y barreras, de tal manera que cuando crezca de nuevo, discurra por un canal o bien su ímpetu no sea tan libre y destructivo.

Igualmente ocurre con la fortuna. Demuestra su fuerza en donde no hay una ordenada virtud que la resista, volcando sus impulsos hacia donde sabe que no hay diques ni barreras para detenerla. Y si miras hacia la Unión Soviética, que es la sede de los cambios de que he hablado y la fuente que los ha originado, se verá que es tierra sin diques ni barreras. Que si estuviera protegida con conveniente virtud y sólida democracia, como lo están Estados Unidos, Japón e Inglaterra, esta inundación no hubiera ocasionado los grandes cambios que ha provocado, o no se habría producido del todo. Y con esto basta en cuanto a lo dicho de oponerse a la fortuna en términos generales.

Hablando más particularmente, digo que en nuestros días se ve a un Líder triunfar hoy y mañana arruinarse, sin haberlo visto cambiar de naturaleza o de calidad alguna. Creo que esto se debe, en primer lugar a las razones ya expuestas con toda amplitud, acerca de que un Líder que se apoya únicamente en la fortuna, se arruina cuando ésta cambia. También pienso que triunfa el que armoniza su modo de proceder con la condición de los tiempos, así como fracasa el que procede en desacuerdo con ellos.

Porque los hombres proceden de modo muy diverso para alcanzar los fines que se proponen, como son la gloria y las grandes obras. Unos con prudencia, otros con ímpetu. Algunos con fuerza, otros con habilidad. Estos con paciencia, los de más allá impacientes. Y con cada uno con estos modos diversos, se pueden alcanzar. Se ve también que de dos hombres prudentes, que se proponen un mismo fin, uno triunfa y el otro no. Igualmente se puede ver que dos pueden triunfar siguiendo caminos muy diversos, siendo uno moderado y el otro impetuoso. Todo esto nace de que la calidad de los tiempos, se conforme o no con el proceder de cada uno.

De aquí se origina lo que ya he dicho, que dos actuando de manera muy distinta, obtengan el mismo efecto. Y dos operando de igual manera, uno obtenga su fin y el otro no. De esto también dependen las variaciones en el éxito. Porque si hay uno que se gobierna con moderación y paciencia, y el tiempo y las cosas giran a su favor, su gobierno será bueno y triunfará. Pero si el tiempo y las cosas cambian, se arruinará porque no cambiará su modo de proceder.

No hay un hombre tan prudente que sepa acomodarse a estos cambios. Sea porque no puede desviarse de aquello a lo que lo inclina su naturaleza, sea también porque habiendo prosperado siempre caminando por una vía, no puede persuadirse de apartarse de ella. Igualmente el hombre moderado, cuando llega el tiempo para ser impetuoso, no sabrá serlo, por lo que se arruina. Si cambiara de naturaleza como cambian los tiempos y las cosas, no variaría su fortuna.

Nixon y Romero Barceló procedieron en todas sus cosas con ímpetu. Y encontraron tanto el tiempo como las cosas acordes con su manera de proceder, por lo que siempre salieron triunfante hasta que errores de otros, de los que no tuvieron nada de culpa les afectaron su administración. Les perjudicó la mala fortuna.

Concluyo, pues, que variando la fortuna y obstinándose los hombres en su manera de actuar, tendrán éxito mientras concuerden con los tiempos y fracasarán cuando no se conformen. Juzgo que es mejor ser impetuoso que moderado, porque la fortuna es mujer. Es necesario queriendo tenerla sumisa, reñir y discutir de vez en cuando. Y se ha visto que se deja conquistar más por éstos, que por los que proceden fríamente, porque se aburren de una vida demasiado tranquila. Y siempre como mujer que es, es amiga de los jóvenes porque son menos considerados, más fieros y con más audacia la dominan.

XXVI. Exhortación al PNP Para Ganar El Plebiscito y las Elecciones del 2,000:

Considerando pues, todas las cosas expuestas hasta aquí, y pensando para mi mismo si en Puerto Rico, al presente, corren tiempos para honrar al Líder Pedro Rosselló y si a la vez hay aquí suficiente materia que dé ocasión para que como líder prudente y virtuoso que ha realizado la mejor obra de gobierno que se ha realizado en la historia de Puerto Rico, honrándole a él y así beneficiando a la totalidad de los puertorriqueños, me parece que concurren tantas cosas en beneficio de Rosselló, que no sé cuál tiempo podría ser más adecuado que el presente.

Y como ya he dicho, si fue necesario para que se viera el valor de Moisés que el pueblo de Israel estuviera cautivo en Egipto, y para conocer la grandeza de ánimo de Lincoln que los Estados Unidos tuvieran una Guerra Civil para liberar los esclavos, y para apreciar la excelencia de Ferré que los puertorriqueños conocieran lo que un gobierno dedicado a hacer obras para conocer el valor de una alma noble, ha sido necesario que en Puerto Rico entienda que si los dirigentes populares no han sabido gobernar en los 40 años pasados, tampoco podrán gobernar a Puerto Rico en el futuro.

Es necesario recordar que las administraciones populares por los pasados 40 años nada han construido y solo han destruído. Que sólo saben de politiquería y no saben hacer obras. Que su corrupción interna es tan grande y avasalladora que sólo de eso saben pensar y hablar porque de eso sí saben. De esquilmar y vivir del Pueblo, para beneficio de unos pocos. Entregados y vendidos a los Grandes Intereses de las 936 sin importarle al trabajador puertorriqueño ni reconocerle su laboriosidad y dedicación y entrenamiento. Por eso se opusieron al salario mínimo federal y no solicitaron los Sellos de Alimentos, para ofrendarle en platos de plata al obrero puertorriqueño para que lo explotaran. Porque los líderes populares actuales son coloniales en lo político y en lo emocional, motivados por sus complejos de inferioridad que no les permiten ser iguales ni aportar en forma equivalente para los beneficios que mendigan al Gobierno Federal. La ciudadanía bajo las administraciones populares de los pasados 40 años que no respetaban las leyes, golpeada, saqueada, herida, derrotada y habiendo sufrido toda clase de males se les rebeló en 1992 y eligió a Pedro Rosselló, reeligiéndolo en 1996, para salvarse de la mentira, la falsedad, las triquiñuelas y trampas de los RHC, Acevedo I y Acevedo II en los que sabía no se puede confiar. Porque prometen y no cumplen, por eso bien los han llamado los HaceNadas, o HaceMenos.

Y bien el Pueblo puertorriqueño percibió un destello de luz y favoreció el “Sí PUEDO” de Rosselló, el cual ha demostrado que sí ha podido, por lo cual se puede pensar que estaba destinado por Dios para lograr su redención. Sin embargo después se ha visto que si sus líderes de los estadistas no se unen, se tratan y respetan al menos como compañeros, coordinan su trabajo, le dedican tres o cuatro horas diarias a trabajar por el triunfo electoral podría perder Puerto Rico y dejarse llevar por cuentos de sirena de los populares.

Puerto Rico necesita darle la continuidad y estabilidad que se le dio a Muñoz Marín para que Rosselló complete su gran obra y ponga fin a los saqueos de los populares, la mala administración como en San Juan, y cure sus llagas, tanto tiempo infectadas.

Véase a Puerto Rico como un ruego a Dios para que Rosselló vuelva a triunfar hasta lograr la Estadidad y evite la mentira, irresponsabilidad, mala administración, crueldad e insolencia de los populares. Véase que hasta los electores populares saben que no tienen un dirigente que pueda llegar a la Gobernación y que la ciudadanía está dispuesta y resuelta a seguir la bandera del buen gobierno de Rosselló que la enarbola con grandes obras por los humildes y los niños y los obreros y necesitados por el bien común. En Puerto Rico no existe nadie en que se pueda confiar más que en Rosselló, con su fortuna y su virtud, favorecida por Dios y por la Fuerza del Pueblo, a la que ahora ha dado su Líder, para ponerse a la cabeza de esta labor de redención Patria y la reconstrucción de Puerto Rico de cara al nuevo milenio.

Y la tarea no será muy difícil, si se estudian en conjunto las acciones y la vida de quienes antes he mencionado. Es cierto que estos hombres fueron extraordinarios y maravillosos, pero sin embargo eran hombres, y algunos tuvieron ocasiones menores que la presente. Sus empresas no fueron más justas que la actual ni más fáciles, ni fue Dios más amigo de ellos que de vosotros. En la causa de los estadistas hay mucha justicia: “La campaña es justa cuando es necesaria y piadoso el combate cuando es la única esperanza”.

La oportunidad es magnífica y no pueden ser grandes las dificultades cuando las circunstancias son tan favorables, para el que se guíe por las instituciones de los hombres que he propuesto como mira. Además de esto, se han visto cosas extraordinarias, sin precedentes, hechas por Dios: abrirse el mar, una nube indicar el camino, brotar agua de la piedra y caer maná del cielo. Todas estas cosas concurren a la grandeza de la gran obra realizada por Rosselló. El resto lo debe hacer cada líder de los estadistas, tanto el Secretario, como el Legislador, el supervisor como el líder de sector, el Alcalde como el voluntario. Dios no quiere hacerlo todo para no quitarnos el libre albedrío y la parte de la gloria que nos corresponde.

No es de sorprenderse que ninguno de los líderes antes mencionados haya podido hacer lo que se espera haga como líder de los estadistas ni que en tantas campañas y maniobras públicas siempre parezca que la virtud de bien administrar los asuntos públicos se vaya a extinguir en Puerto Rico como sucedería si ganaran algún día los satánicos populares. Esto podría obedecer a que los antiguos agradecimientos de muchos electores a Muñoz Marín, que ya no está y a quien el actual liderato popular ha renegado, y hasta extinguido su linaje cuando derrotaron a Melo Muñoz en 1992, por eso el electorado popular encontró un nuevo Líder en Pedro Rosselló de quien Ted Kennedy dijo sabiamente es el más parecido a Muñoz Marín.

Nada puede honrar tanto a un líder como sus obras, las nuevas leyes y las nuevas instituciones establecidas por él.

Estas reformas que han comenzado bien fundadas y llevan el sello de la grandeza, hacen ser a Rosselló admirable. Y en Puerto Rico con Rosselló hay gran valor en la ciudadanía siempre que no falte en los líderes de los estadistas. Si no véase como en las competencias deportivas entre pocos, los puertorriqueños son superiores en fuerza, destreza e ingenio. Pero cuando pasamos a decidir el futuro status, es todo lo contrario. Esto se debe a la insuficiencia de los líderes. Lamentablemente en cuanto al status los que saben no son obedecidos porque muchos electores sufren de inmovilidad colonial. Todos pretenden saber y hasta ahora no había aparecido ninguno, que por virtud o por fortuna, se haya elevado tanto que los demás lo siguieran a él como ahora pasa con Rosselló.

Por eso en tanto tiempo y con tantas campañas en los pasados 500 años, siempre que se había discutido la condición colonial, Puerto Rico había hecho un mal papel.

Si cada Líder Estadista desea seguir las huellas de los hombres excelentes que redimieron sus países, le será necesario, antes que cualquier otra cosa, como real fundamento para su empresa, proveerse de recursos humanos propios, porque no pueden haber más fieles, más leales, ni mejores colaboradores. Y bien que cada uno de ellos sea bueno, todos juntos serán mejores cuando se vean comandados, honrados y mantenidos por su Líder. Es necesario, por tanto, preparar estos recursos con la lectura de buenos escritos en reuniones y talleres, con una planificación e implantación de la campaña casa a casa, persona a persona que es la más importante; mejorar cada día más la estructura electoral y computarizarla a nivel de precinto que es donde hace falta; mejorar las relaciones con la prensa {Muchos periodistas son melones. El PNP siempre ha ganado con la prensa en contra. Si la prensa fuera decisiva en las elecciones, ganarían los del PIP. Lo más importante es multiplicar las reuniones y actividades para promover a que 100,000 progresistas defiendan la obra del PNP en la calle, con Radio Bemba. La campaña persona a persona, el diálog cotidiano, que es lo que hace ganar o perder elecciones.} seria, lograr que nos respeten los demás, y que cada líder aparezca una o dos veces a la semana en los medios de comunicación masiva; recaudar los fondos que son convenientes pero no lo esencial, porque lo esencial es el mejorar el trato personal y los servicios directos a la ciudadanía; y sobretodo multiplicar las reuniones, tertulias, talleres, seminarios, y todo tipo de actividades donde se converse y se fortalezcan las convicciones para lograr que en El Plebiscito y las elecciones del 2,000 haya 100,000 líderes estadistas movilizando al millón de electores que le darán el voto a Pedro Rosselló, a la Estadidad y al PNP para el triunfo de Puerto Rico.

No obstante que las fuerzas políticas de los estadistas son consideradas como formidables, sin embargo los secretarios, funcionarios y empleados públicos deben ayudar, por lo cual si se organizan adecuadamente podrían no solo aminorar el perjuicio, sino también confiar en superar los triunfos del partido. Porque los servidores públicos no pueden resistir solos el sabotaje de los populares sin los líderes del partido, y los líderes del partido no pueden hacer la campaña solos sin la ayuda de los funcionarios del gobierno.

Conocidos los defectos de no coordinar esfuerzos, es necesario coordinar esfuerzos, armonizar lo político con lo administrativo como se está haciendo. El objetivo de ambas instituciones es el mismo, el mejoramiento de Puerto Rico. La lucha es contra los adversarios populares y no entre los progresistas. Un partido bien organizado que no produzca una buena obra de gobierno está incompleto, y una buena administración que no tenga un buen partido que le ayude a lograr continuidad y estabilidad está avocado al fracaso. Por eso es necesario balancear y armonizar ambos intereses. Por eso las grandes reformas iniciadas necesitan de la labor política de todos para que se completen.

No se debe, pues, dejar pasar esta oportunidad para que Puerto Rico después de tanto tiempo, encontrado su redentor, haga triunfa la Estadidad en El Plebiscito y reelija a Rosselló en el 2,000. {El electorado le brinde la oportunidad a Pedro Rosselló de completar su gran obra, porque Puerto Rico necesita continuidad y estabilidad para realizar grandes cosas. Esa oportunidad se la brindó a Muñoz Marín y Pedro Rosselló se la merece.} No puedo expresar con cuanto amor será recibido en todos los pueblos y barrios que han sufrido administraciones populares. ¡Con cuánta sed de triunfo, con cuán obstinada fidelidad, con qué devoción, con cuántas lágrimas, con cuanto esfuerzo y sacrificio se debe trabajar para el triunfo desde ahora! ¿Qué puertas al entendimiento tendrás que abrir con tus buenos ejemplos y consejos? ¿Cuáles populares sabotearán la gran obra de los estadistas? ¿Cuál envidia de Grandes Intereses o intereses creados e izquierdistas se nos opondrán? ¿Qué puertorriqueño no nos respetará y seguirá a ganar en El Plebiscito y las elecciones del 2,000?

A todos molesta el pensar que los populares nos pudieran ganar. Acomete, pues, como Líder estadista esta empresa con el ánimo y con la esperanza con que se acometen las empresas justas, con el fin de que bajo su enseña la Patria se ennoblezca y bajo sus auspicios se haga realidad lo dicho por Luis A. Ferré:

“No hay mejor campaña para triunfar en unas elecciones que haber realizado una buena obra de gobierno convinada con una intensa, bien planificada y coordinada campaña política”.

Comité de Estudios Objetivos, 15 de marzo de 1996, revisado en julio de 1997.

Ver http://html.rincondelvago.com/el-principe_nicolas-maquiavelo_5.html

El Príncipe

resumen por Carlos Barrio

 

 

Muchas veces advertimos que las palabras que derivan del nombre Maquiavelo, tienen un significado bastante alejado de lo que en realidad significa. Maquiavelo fue un político, que vivió en la época del renacimiento, en la ciudad de Florencia, Italia, y es conocido por los diferentes libros que escribió a través de su vida. En este caso el libro a tratar es “El Príncipe”, obra por la cual la mayoría de la gente conoce al citado autor.

En el tiempo en el que Nicollo Machiavelli vivió, fue muy importante con respecto a los cambios que se iban a producir en la estructura del poder. En el Renacimiento, se tomaron en cuenta de nuevo las influencias clásicas, y las estudiaron los llamados Humanistas. En esta época, terminó definitivamente el poder que el Papa tenía tanto en el ámbito religioso como en el de emperador. Los estados de ese tiempo van a ser monárquicos, y van a dejar por un lado las pretensiones del Papa. Gracias a diversos descubrimientos, como el de América y la imprenta, la población en general va a sufrir un trastorno religioso, pues el conocimiento de otro continente, del cual no hablaba la Biblia, y que destruye la idea de que la tierra es redonda, como siglos atrás ya decía Copérnico, nos dejaba mucho que pensar. También se van haciendo más asequibles las diferentes obras del pensamiento político, filosófico, etc. Que contradicen las ideas que por tantos siglos la iglesia había catequizado.

Todo esto provocó el desencadenamiento de las multitudes. Se levantaban principados que no duraban mucho tiempo, se destruían, y nacían otros, a los cuales les tocaría vivir el mismo destino. Por ésta situación de constantes guerras, muchos eran los que ganaban, este es el ejemplo de la familia condottieri, la cual alquilaba mercenarios al mejor postor. Esta familia se las ingeniaba para ver de que manera las guerras seguían de mal en peor.

Florencia a causa de todas éstas guerras, querellas y conflictos estaba devastada. Hasta que los Médicis, se hicieron con el poder en el año de 1434. Lorenzo, se ganó el odio del pueblo al destruir las antiguas libertades públicas, tan queridas por los Florentinos. Murió en el año de 1492, y cedió su poder a Pedro, que huyó amotinado por el acuerdo que negoció con el rey de Francia, Carlos VIII.

En 1498 Nicolás Maquiavelo llega a ser un funcionario en la vida pública. Él pertenece a una familia burguesa. Comenzó después a trabajar como emperador para Florencia en los distintos estados del extranjero. El problema era que Maquiavelo recibía muy poco dinero como representante florenciano, pero ganó mucha experiencia en el trato con las diferentes personas con las que el se citaba, representantes también ellos de otros pueblos. Conoció mucho, y adoptó la idea de un ejército nacional, del pueblo alemán, en esos tiempos gobernado por Maximiliano, al pueblo de Florencia, creando con ayuda de los Diez una milicia florentina, que permitiría a la República no seguir estando a merced de los mercenarios. Todo iba bien hasta que una guerra en la que participaba el Papa Julio II y el rey de Francia Luis XII, vio diezmar su milicia, y Maquiavelo fue despojado de su empleo y cargos, y como si eso no bastase, lo expulsaron de Florencia. Es aquí cuando Maquiavelo tiene el tiempo suficiente como para escribir un libro que lo ayudase a regresar a su querida Florencia. Eso es “El Príncipe”, en realidad titulado “De los principados”. Un breve ensayo con una dedicatoria a Lorenzo, con la que como usted dice Amparo, se chaquetea vilmente a los Médicis, dándoles las claves para conservar lo que ha adquirido por fortuna.

Lo que se propuso Maquiavelo al escribir Los principados es conocer la esencia de éstos, de cuantas clases los hay, como se mantienen y porque se pierden. Los principados se oponen a las Repúblicas. Dice Maquiavelo que en los principados hereditario, al príncipe le es bastante fácil mantenerse en su trono, media vez no sobrepase los límites trazados por sus antepasados. Las verdaderas dificultades se encuentran al crear los nuevos principados. Maquiavelo propone diferentes métodos para las diferentes clases de principados que pueden existir. Este es el caso de los principados a lo que él llama mixtos por la unión de un principado nuevo con un ya existente de carácter hereditario. Estas uniones suelen plantear problemas, par los cuales Maquiavelo propone soluciones prácticas en un código de la anexión. Se toma en cuenta aquí el modo de gobierno, ya sea despótico, republicano o aristocrático.

Maquiavelo trata que el dominio se produce por la fuerza, el poder de que el más fuerte es el que triunfa. Maquiavelo sabe esto, y lo dice sin problemas. Y lo sabía porque había vivido en una época, como ya se explicaba antes allá arriba, llena de guerras, y en la que todos sus contemporáneos, veían como algo trivial el hecho de que el más fuerte es el que se gana la partida. Por así decirlo los principados son creaciones de la fuerza. Pero como el dice el deseo de adquirir es algo natural, y teniendo los medios necesarios es algo digno de admirar. Pero crear el la empresa y después no poder ejecutarla, es un grave error. Y esto Maquiavelo se lo achaca al reino de Francia el cual si tenía los medios para atacar al reino de Nápoles, debía hacerlo, pero no dividirlo. El tener suficiente fuerza es lo que nos mantiene en el poder o quien nos da más. Maquiavelo nos aporta el pensamiento de que la guerra, las instituciones y sus reglas es lo único que le debe de interesar al príncipe. Pues siendo éste su oficio, se puede mantener, y los que nacieron particulares llegar a ser príncipes. Conocer el arte de la guerra es conocer el modo de llegar al poder.

Maquiavelo nos cuenta que para que un Estado esté bien conformado, “las principales bases son buenas leyes y buenas armas”. Para Maquiavelo las buenas armas son el pueblo, no unos mercenarios a los que se les paga por hacer un trabajo, y que terminado se irán a combatir en donde les paguen más. No, los súbditos del príncipe son aquellos que en ningún momento lo defraudarían pues le son fieles a él. Únicamente son buenas tropas las tropas nacionales.

Maquiavelo explica entonces que hay cuatro maneras de adquirir, a las que corresponden cuatro maneras de conservar o de perder. Por la virtú, por sus propias armas, y por las armas de otro. Pero Maquiavelo se ve en conflicto al tener en cuenta el destino, la fortuna o fatum. ¿Que puede hacer un hombre ante las fuerzas implacables del destino? ¿Será posible que con nuestra virtú podamos llegar a hacernos con el poder?, ¿Y la suerte? La explicación que nos da Maquiavelo sobre esto nos hace reflexionar en el poder luchador del hombre. Hay que resistir a la fortuna, e incluso prepararle con nuestra virtú duros obstáculos.

Dice que los que llegan a príncipes por su propia virtú y por sus propias armas van a conocer muchos problemas y dificultades, para sentarse en el trono, pero una vez sentados va a ser muy difícil que sean destronados. Lo más difícil del comienzo, es el establecer las nuevas instituciones. He aquí donde se ha de formar el gobierno y la seguridad del nuevo príncipe. El problemas es que los que estaban en las instituciones antiguas ya no se van a poder beneficiar, y van a buscar la forma de causar un conflicto, y nuestros defensores van a ser muy tibios, porque tienen miedo de los antiguos, que van a pelear con todo el espíritu de partido, mientras que nuestros aliados se van a defender flojamente. He aquí donde el príncipe tiene que demostrar un gran poder de coacción y una fuerza singular, para que se logre el éxito de tan dificultosa estructura. Entonces, debemos hacer creer a nuestros aliados si es preciso hasta por la fuerza, pues un profeta que no esté armado siempre ha perecido. Hay que llenarlos de confianza. Y cuando el príncipe logra todo esto, cuando se apoya en la fuerza, y ha conseguido atravesar estos obstáculos, entonces será venerado, y permanecerán poderosos, tranquilos, honrados y felices.

Maquiavelo nos habla mucho sobre la fuerza de la fortuna, y nos pone el ejemplo, de los principados nuevos conseguidos con las armas de otro. Aquí es fácil conseguir, pero difícil conservar. Ellos dependen mucho de su voluntad, y de la fortuna. Además, habiendo vivido siempre como particular, es difícil que sepa como mandar. Y los nuevos estados carecen de raíces, y la primera tempestad amenaza con derribarlos. A menos que el príncipe servido por la fortuna, sepa prepararse sobre la marcha para conservar lo que la fortuna puso en sus manos.

Y Maquiavelo nos pone el ejemplo de ése hombre tan admirado para él como lo era César Borgia. Dice así:

César llega a ser príncipe por la fortuna de su padre. César se dio cuenta que tenía que hacerse independiente de los mercenarios de su propio ejército, y después del rey. Lo que hizo acribillar a todos los condottieri en una emboscada que les preparó a sus antiguos aliados. Terminado esto, habían muchos crímenes, sabotajes y el pueblo vivía mal, entonces decidió poner un hombre muy severo, para calmar los ánimos. Pero después pensó, que media vez se hubiese apaciguado la ola de crímenes, podría matar a éste señor, y que su nombre quedase limpio. Solo le hacía falta deshacerse de los franceses, cuando su padre murió inesperadamente, sin que el fuese lo suficientemente poderoso. Para terminar de estropearlo, César cae enfermo muy grave. Todo esto fue una gran cantidad de mal fortuna, aunque el todo lo hizo perfectamente, muy hábil y precavido, no pudo lograr sus objetivos.

Maquiavelo nos aclara que al príncipe le habitan y deben de habitarle dos temores, el temor del interior de sus Estados, y el temor a sus súbditos; Y el temor del exterior y los designios de las potencias vecinas. Hay algo que me gustó mucho de lo que Maquiavelo dice, y es que: “ Vivir como se debería en un mundo como el nuestro, lleno de malvados, sería como un juego de estúpidos”.

El príncipe tiene que aprender a se bueno o a no serlo según sea la necesidad. Se podría dar el caso de que un príncipe bueno, afable, franco, etc. Tiene todas estas cualidades, pero esto le podría llevar a perder su Estado. Y esto a nuestros ojos, sería más vergonzoso que si tuviera unos vicios, que le ayudasen a conservarlo. Que el príncipe fuese reputado liberal y generoso sería bueno, pero la pasividad, hace que la gente se levante. Y si para evitar que la sociedad entera hay que destruir, y guardarse la clemencia, para no utilizarla inoportunamente, venerable sea la crueldad para deshacerse de los embriones del desorden. Por eso hay que proteger ante todo a la sociedad, y es ahí donde radica la verdadera clemencia del Estado.

De ahí, sale la cuestión de que si más vale ser amado que temido o viceversa. Aunque lo mejor sería disponer de las dos. Pero esto es muy difícil. En conclusión es mejor ser temido, porque es más seguro. Los hombres suelen ser ingratos, mal agradecidos, mientras que el peligro está lejos todavía, te lo ofrecen todo, pues tu les estas favoreciendo, pero cuando se acerca te abandonan. Y además a los hombres les preocupa ofender a un hombre temido, porque saben que serán castigados, y este sentimiento no los abandonará nunca. Pero no hay que confundir el temor con el odio, pues ahí tendríamos un grave problema. Así que nos tenemos que abstener de atentar contra los bienes de los súbditos, como de tocar a sus mujeres.

Se nos propone otro tema “Como los príncipes deben mantener su palabra”. Pues se han conseguido grandes fortunas, gracias a los engaños, y teniendo a los que se fundaban en la lealtad, violando su fe. Lo que tenemos que hacer en materia de promesas es no observar la fe pactada, pues todos los hombres son malos, y como no ellos no mantendrán su palabra, tampoco nosotros debemos conservarla. Los príncipes que actúan como zorros, son los que más prosperan, pero con una condición, que hayan disimulado la naturaleza de zorros conociendo perfectamente el arte de simular y disimular. Disimular es prosperar. Cuando hablábamos de lo bueno que sería que un príncipe tuviera muchas cualidades, como la paciencia, la generosidad, que fuese compasivo, etc. ¡No es necesario que el príncipe las tenga todas! Tenemos que tener la virtú de saber disimular, del hacer parecer, y un arte bien refinado de la hipocresía. Maquiavelo nos dice algo muy frío, pero muy cierto, que el príncipe no se aparte de la vía del bien, aunque esté aparentando ser fiel, clemente, etc., pero cuando sea necesario, según venga el viento y la fortuna, sepa entrar en la vía del mal. Y algo difícil pero elemental que se sepa guardar muy bien de decir una palabra que no tenga estas cinco cualidades: DULZURA, SINCERIDAD, HUMANIDAD, HONOR, y RELIGIÓN, que es de lo que más importa tener apariencia. “Todo el mundo ve lo que parecéis, pocos conocen a fondo lo que sois, y este pequeño número no se atreverá a levantarse contra la opinión de la mayoría, sostenida, además, por la majestad del poder soberano”. Después de todo esto, lo que el príncipe tiene que hacer, es procurar conservar su vida y su estado. Tratando de conseguir los mejores consejeros, y que no haga jamás poderoso a otro príncipe, pues lo conduciría a la ruina. Y que se muestre claramente amigo o enemigo de tal o cual Estado. Sobre los ministros, bueno es aquel que piensa siempre en el príncipe, y que habla con el sobre asuntos que atañen al Estado. El príncipe debe colmarlo de riquezas, honores y demás cosas, para que así tema a todo cambio, sabiendo que todo lo que tiene se lo debe al príncipe, y a nadie más. Si el nuevo príncipe, procede así, su porvenir es seguro.

Y bueno, finalmente, como usted dijo, Maquiavelo en los últimos tres capítulos de su libro, se destapa, y nos da a entender su amor por Italia, el fervor de regresar a la tierra que lo vio crecer. Su sueño es sacar a ésta de las garras de los bárbaros, y le propone tan bella idea, como él dice, a la casa de los Médicis, “con el valor y la esperanza que convienen a las grandes empresas”, deberán de luchar, en combate bravo. Le declara pues que esta ocasión es irrepetible, y que la casa Médicis sería acogida con amor en todas las provincias que han sufrido las invasiones extranjeras, con sed de venganza, con fe, con piedad y lágrimas, encontrando ahí súbditos que se unirían para pelear por la causa, con obediencia y respeto.

En realidad Maquiavelo, supo que de esta manera podría regresar a su hogar, Italia. Como usted dice Amparo, chaqueteándose a los Médicis con su libro. Las ideas que proporciona son realmente cínicas, pero consiguió su objetivo, aún a costa de tener que rebajarse, pero como él bien dice, aunque la lectura no lo menciona, “El fin justifica los medios”.

Ver http://www.monografias.com/trabajos36/el-principe-maquiavelo/el-principe-maquiavelo.shtml

  1. Nicolás Maquiavelo
  2. El Príncipe y su entorno
  3. Análisis de la obra
  4. Bibliografía

Nicolás Maquiavelo

(1469-1527)

Nicolás Maquiavelo ? Niccolo Machiavelli- nació el 3 de mayo del año 1469, en el seno de una antigua familia relativamente bien posicionada, de no muy vastos recursos, emparentada por su ascendencia materna con la nobleza italiana, aunque esto último se encuentra aún en discusión. Tuvo acceso a una excelente educación que le permitió un temprano contacto con los clásicos, ya que dominaba el griego y el latín, y en 1494, contando con sólo veinticinco años, entró al servicio de la flamante República de Florencia, a pesar de tratarse sólo de un joven sin experiencia política, juerguista y sin amistades influyentes.

Cuatro años después fue nombrado secretario del Consejo de los Diez, encargado de los asuntos exteriores y de guerra, iniciando desde entonces una brillante carrera de funcionario al servicio de la república. Desde entonces, fue recibiendo importantes nombramientos que le permitieron ejercer influyentes cargos públicos en los que demostró una notable capacidad, al tiempo que alternaba sus labores con sus constantes estudios académicos.

En estos cargos, Maquiavelo se mostró como un hombre apasionado por concurrir personalmente a las cortes con las cuales Florencia mantenía relaciones diplomáticas, a los fines de cumplir con sus funciones. Fue dos veces embajador en Roma, llevando a cabo una destacada gestión ante la Santa Sede (1506,1509), y tres en la corte de Francia (1504,1510,1511), tareas que fueron consideradas altamente beneficiosas para su patria.

Entre 1503 y 1507 organizó las defensas militares de la república, concentrándose en enrolar jóvenes campesinos para la incipiente infantería, y procurando convencer de la necesidad de esto al pueblo de Florencia, quienes no tenían particular aprecio por la gente de armas. Aun con la poca experiencia y la corta edad de la mayor parte de los miembros de sus tropas, estas llegaron a conocer el sabor del triunfo cuando en el año 1509 reconquistaron la ciudad de Pisa.

A pesar de todo esto, a raíz de diversas situaciones de índole política que provocaron complicados avatares, comienza su período trágico cuando llega a ser destituido de todos sus cargos públicos, y conociendo también el destierro, los tormentos, la prisión y aun el injusto desprecio del pueblo florentino, a partir de 1512, luego del regreso al poder de los Médici, señores de Florencia, debido a una presunta participación suya en una conspiración, acusación hecha por el papa León X. Esto lo llevó a recluirse en su propiedad de San Casciano, alejado de toda participación política, donde produjo la mayor parte de su creación literaria. En 1521 los Médici, vuelven a solicitar sus servicios al encargarle algunas gestiones menores que le permiten volver a la política, pero debería sufrir una nueva separación de la administración pública. Falleció el 21 de junio de 1527.

La figura de Maquiavelo ha sido materia de estudio y acalorados debates en todas las épocas y ámbitos, como si en vez de haber sido en vida sólo un instruido ciudadano servidor del Estado, se tratara de un personaje de la importancia de un emperador, un profeta o un descubridor, a veces no siendo su persona tratada en su justa medida, al ser conocido casi únicamente como un político insidioso y cínico, y siendo ignoradas ciertas facetas importantes de su personalidad, como su pasional patriotismo, su excepcional conocimiento del alma humana y la historia, además de su vasta obra literaria.

Esta, incluye poemas, piezas teatrales, e importantes ensayos, entre los cuales se distinguió El Príncipe, su obra maestra de alcance universal, y que le valió, quizá, la no muy positiva imagen que ha signado su recuerdo a lo largo de los siglos. Igualmente, puede considerarse que cumplió su deseo de trascender, de perdurar para siempre, y lo logró sobre la base de su creación literaria y su intelecto. Su obra inmortal ocupa un lugar destacado dentro de la literatura universal.

Obras de Maquiavelo

Poemas: Decenales; El asno de oro; La ocasión; La ingratitud; Serenata; Cantos de carnaval.

Teatro: (1520) La mandrágora; (1519)La Clizia; (1521)La calandra.

Prosa: (1521-1522)El príncipe; (1527)Discursos sobre Tito Livio; (1504)Vida de Castrucccio Castracane; (1520)Historia de Florencia; (1513-1516) Historia de Italia

El Príncipe y su entorno

El Príncipe es una portentosa obra literaria que mixtura en sus páginas, tal vez como ninguna otra obra, el arte, el poder y la política, logrando un extraordinario equilibrio entre los diferentes aspectos que definieron la peculiar personalidad de su autor: el creador literario, el investigador histórico y el analista político.

La obra fue editada en 1532 y escrita por Maquiavelo diez años antes, en época de su ostracismo político, y plasmó en ella todos sus conocimientos y experiencia para tratar sobre el acceso al poder y su conservación. Así, luego de una breve introducción dedicada “al magnífico Lorenzo, hijo de Pedro de Médici“, a quien lo dedicó con la esperanza de lograr la reconciliación con la familia dueña del poder de Florencia, marca un hito en la historia de las ideas políticas, al ofrecer un muestrario de filosofía, historia, conocimientos del comportamiento humano, técnicasdatos prácticos y reglas degobierno útiles para todo jefe de Estado de cualquier época, dispuesto a ser inflexible, no reparando en el empleo de medio alguno con tal de alcanzar sus fines, que deben ser la conservación del Estado, aun a costa de incurrir en conductas moralmente indignas.

Aunque “El fin justifica los medios“, no es una frase textual de Maquiavelo ?a pesar de que siempre le ha sido atribuida- representa su postura, quizá más difundida universalmente. Es justamente el elemento moral de esta obra el que probablemente haya concitado más controversia e incomprensión, ya que se lo ha interpretado como exponente de una astucia perversa, convocando, desde el momento mismo de su edición hasta nuestros días, las posiciones más encontradas, y estableciendo una corriente “antimaquiavélica”, asociada a la idea de hipocresía, mala fe y cinismo en la política, al punto de calificar de “maquiavélico” a este tipo de proceder reñido con la moral. Pero, claro, este tipo de planteos parece no hacer más que extraer la obra del contexto de su época para juzgarla con criterios inadecuados por extemporáneos, prácticamente desconociendo que se trata de una obra de comienzos del Renacimiento, con todo lo que ello implica, y esto, al margen de que lo que expone El Príncipe, en su mayor parte, realmente se ha dado en la época y continúa dándose aun en la actualidad.

Esta obra se fue alimentando de su experiencia desde muy joven en la administración pública de su patria y en su indeclinable y permanente deseo de defender la libertad republicana. Probablemente empieza a gestarse en su intelecto la idea de escribirla, en julio de 1500, al tomar conciencia de la fragilidad de la república florentina, mientras se encontraba de visita oficial en la corte de Luis XII, rey de Francia. Es en ese momento crucial en el cual percibe que sólo una república que poseyera ejércitos era tenida en consideración, y las que no los poseían, no sólo eran casi ignoradas, sino que se exponían a eventuales invasiones de poderosas fuerzas militares de reinos como Francia, Inglaterra o Aragón.

El Príncipe no es una obra de ficción, sino un esfuerzo de comprensión histórica en tiempo real que vibra al introducir al lector en el difícil proceso deevolución de una Europa que se retorcía de dolor y vergüenza, gimiendo bajo la opresión del oprobioso régimen feudal, hacia el esperanzador y luminoso mundo del Renacimiento, pretendiendo dejar definitivamente atrás aquel patético trance. El sistema que se iba superando, en forma desordenada y, a veces, hasta desesperada, había sumergido a casi toda Europa en un estancamiento del pensamiento, el arte, el comercio y la personahumana, esta última prácticamente atomizada dentro de un mundo grupal en el cual no existían las individualidades.

El Renacimiento trajo consigo la revigorización de un mundo que se encontraba sojuzgado, en el cual las personas podrían reivindicar su emancipación cultural, económica y social, expandiendo el avasallador poder del pensamiento y la conciencia. Maquiavelo se presenta como un eximio representante de ese nuevo espíritu renacentista caracterizado por una mentalidad profana e inquisitiva procurando liberarse socialmente de ideas místicas que entorpecieran el desarrollo del conocimiento, confinándolas al ámbito de la conciencia individual.

Maquiavelo descubre un hombre nuevo, influenciable por el ámbito social y sus circunstancias, pero dispuesto a luchar por desarrollarse y ejercer su individualidad por encima de un mundo que intenta considerarlo solamente como un objeto útil o inútil según el caso; un hombre a mitad de camino entre el ideado por Hobbes y el más romántico que posteriormente esbozaría Rousseau.

El Príncipe ha tenido entusiastas apologistas como Carlos V, Catalina de Medici, Luis XIV, Gentile, Alfieri, Gobineau y Nietzche, así como también detractores de la talla de Voltaire, Federico II de Prusia y Tolstoi. Aun Napoleón Bonaparte se dejó tentar por participar de la discusión, llegando a comentar la obra, ocasión en la cual, si bien manifestó algunas discrepancias con lo escrito por Maquiavelo, estas parecen más bien diferencias de criterio sobre temas puntuales, pero nunca una expresa crítica al texto, sobre el cual llegó a decir: “es el único libro que vale la pena leer”. Tan poderosos han sido los sentimientos encontrados en torno a la obra, que incluso llegó a ser parte de las lecturas prohibidas por la iglesia, por haber sido considerada una obra impía y maldita.

Se ha dicho que una importante fuente de inspiración de Maquiavelo para esta obra fue la figura de Cesar Borgia y, tal vez, también la de Fernando “el católico”, ya que sus figuras virtuosas de creadores de nuevos Estados y su hábil comportamiento político conformaban una aproximación a su príncipe ideal. Lo cierto es que la magnitud de esta obra y el peso que ha tenido en la historia de las ideas políticas, al punto de haberse constituído en la piedra fundamental de la teoría política y el texto precursor del moderno marketing político, es un hecho incontrastable. Seguramente son excepcionales los casos de pensadores o líderes políticos con aspiraciones de poder de los últimos siglos de la historia política universal que no hayan conservado a El Príncipe como libro de cabecera, ya que puede considerarse a esta obra como el texto fundador de la ciencia política.

Análisis de la obra

El poder ha seducido a los hombres a lo largo de la historia, desde los tiempos más remotos, llegando a considerarse un ámbito propicio para la realización del ser humano. Es este el objeto de El Príncipe, y en esta obra, se lo expone como un fenómeno político capaz de encarnar la expresión suprema de la existencia histórica del ser humano. El texto transmite las premisas de las que deberá valerse un líder político renacentista para acceder al poder y, una vez en él, emplear su fuerza y energía, implacablemente y sin escrúpulos, para conservarlo.

La obra consta de veintiséis capítulos en los cuales el autor expresa sobradamente su excluyente ambición de ver una república unida, defendiendo lo que fue destruido en Florencia por las constantes invasiones de Francia, EspañaItalia, y contra todo aquello que amenace la libertad, “virtud sin la cual ningún pueblo puede construir su grandeza”. Sobre la libertad opina que “la experiencia muestra que las ciudades (repúblicas) jamás han crecido en poder o en riqueza excepto cuando han sido libres“, demostrándose como un fervoroso partidario de la libertad.

Pero, la verdad es que la figura de Maquiavelo no se encuentra demasiado asociada a la idea de libertad, sino más bien todo lo contrario. Ideas como “la política es el arte de lo posible” o, especialmente, “el fin justifica los medios” han sido suficientes como para crear una corriente “antimaquiavélica” ?término presumiblemente acuñado por Voltaire- que vincula la figura de Maquiavelo con lo astuto, malicioso, pérfido, inmoral y hasta maligno. ¿Será realmente atinado interpretar su texto como una mera apología de un proceder carente de principiosética y moral para aquellos que persiguen el poder, con el único fin de explicar cómo alcanzarlo y conservarlo por cualquier medio? ¿Eso es todo?

A pesar de sus extraordinarias limitaciones, básicamente parece ser esta, con diferencias de matices, la visión más difundida por sus detractores, sin embargo, aparenta tratarse, en realidad, del resultado de un análisis muy limitado sobre la letra de El Príncipe, a veces poco profundo, otras veces sacado fuera de contexto al pretender analizar una obra de poco después del fin de la edad media, con parámetros de otras épocas y sitios.

El hecho es que, de un análisis, quizá, un poco más profundo, que vaya más allá de considerar textualmente unas pocas frases y consejos, podrían desprenderse diversos elementos que dieran una visión más rica de su pensamiento. No debería interpretarse con liviandad su famoso pensamiento liberador de culpas de todo aquel que utilice cualquier medio para alcanzar el fin que se persigue, siendo que en numerosas oportunidades Maquiavelo demuestra ser un legítimo defensor de la libertad de sus compatriotas y de la ley.

En realidad, el florentino comprendió, gracias a su amplia experiencia, que era necesario construir un Estado fuerte regido por un soberano con una suma de poder absoluto, como en otros Estados europeos de la época, para lograr la ansiada unificación y el fortalecimiento de las instituciones. Maquiavelo estimaba que si esta tarea de acceso y conservación del poder se llevaba a cabo con pruritos y limitaciones morales podía fracasar, en medio del derrumbe social que se vivía en Italia, principalmente por causa de las constantes invasiones y la patria se disgregaría definitivamente.

El autor fue un intuitivo y precursor que percibió antes que sus contemporáneos que para lograr el fin buscado, el príncipe o gobernante debía saber asimilar la experiencia de las circunstancias que enfrentaba y adecuar su conducta a la dinámica propia de ellas, superando así la adversidad, especialmente en una época de profundas transformaciones: “Los hombres prudentes saben dar siempre mérito a aquello que la necesidad les obliga a hacer“.

La labor a la que debía abocarse el gobernante, entonces, la que le exigían las circunstancias históricas de su convulsionada época, era convertirse en un Príncipe unificador. Si no existía otro medio para sacudirse el desordenado caos político imperante de encima, la creación del principado debía ser unobjetivo supremo que encontraría su norma de justificación en sí misma, y su cabeza debería ser regida por un único gobernante.

Su intelecto y experiencia le indicaban que para fundar y organizar un Estado, era necesario que todo se basara en una sola cabeza con todo el poder. Debía ser obra y creación de una mente ordenadora, sin la cual no podría haber verdadera unidad ni estabilidad, elementos básicos e imprescindibles para el mantenimiento del principado.

Una república unida y fuerte como la que sueña Maquiavelo, inspirado en la antigua república romana que él tanto admiraba, puede convertirse en una realidad a través de la lucha por el poder y estimulando al pueblo a unirse en la cristalización de sentimientos y anhelos comunes que configuren unaidentidad nacional, y es para esto que entiende que un príncipe o gobernante debe poder desempeñarse sin reparos de ninguna clase y debe estar exento de toda moral, ya que imagina que sin un gobernante poderoso y absoluto, rector de la sociedad, esa unión, como ya fue citado, no puede consumarse.

El florentino opina, entonces, que no debe haber limitación alguna en el proceder del Príncipe si de mantener el Estado se trata; quizá por su idea de queel hombre tiene cierta maldad por naturaleza, y seguro de las limitaciones intelectuales y políticas del pueblo, entiende que el gobernante necesita ser un maestro de la manipulación y la seducción, elementos que debe utilizar para manejar la voluntad, preferencias y opiniones del pueblo, y así asegurarse su adhesión. Su virtud será saber cuándo va a alejarse del bien y cuándo no, procurando siempre que deba incurrir en el mal, actuar con las necesarias apariencias para no perder el favor, y, menos aún, el temor de su pueblo.

A pesar de sus detractores, Maquiavelo asocia este fin al bien común y al gobierno de la ley, ya que, dice, la ley constituye el núcleo de la vida social y todo aquello que atente contra el bien común debe ser evitado. A propósito de esto dijo: “Hay dos maneras de combatir: una con las leyes, con la fuerza la otra. Peculiar del hombre es la primera, la segunda nos es común con los animales.

De todos modos, a pesar de estas consideraciones, en algunos pasajes del texto, Maquiavelo recomienda el uso de la fuerza para el sometimiento de los hombres, aunque sólo en casos excepcionales en los que se haga realmente necesario, ya que él no acepta ni legitima la violencia como norma, sino únicamente como una herramienta extraordinaria para la defensa del ejercicio del poder, pero no con el fin del beneficio del gobernante sino con el fin del bienestar del pueblo.

Entonces, se daría una aparente dicotomía entre el Estado pretendido por Maquiavelo como un fin último, opuesto al orden moral y a los valores éticos y, de hecho, claramente por encima de ellos, y la idea de asegurar el bien común, pero no existiría realmente ya que, como fue expuesto, asegurar laconquista y posesión del poder, de cualquier forma, no cierra la idea de república de Maquiavelo.

Esto es porque, si bien estima Maquiavelo que el poder debe ser absoluto y únicamente puede afirmarse si se apoya sobre sí mismo, el fin del poder no sería el fin en sí mismo sino que una vez logrado y establecido, el Estado debe ofrecer leyes justas al pueblo, y este asumir la defensa y seguridad de lanación, tarea que, teóricamente, ejercería a costa de cualquier sacrificio, con tal de proteger principios establecidos como la libertad, el poder al pueblo, el bien común, la salvación de la patria, la independencia nacional, la Constitución y sus ideales de vida.

El Estado, absoluto e inalienable, podría dar al pueblo la satisfacción de las necesidades y éste retribuiría de igual forma al Estado, idea sugestivamente similar a la idea del “contrato social” que mucho tiempo después firmaría Jean-Jaques Rousseau. En definitiva, se concibe como un Estado poderoso, absoluto y secular que ya no se ofrece a los individuos como un derecho divino sino que se basa en intereses, y no deberá verse jamás subordinado a las necesidades de los individuos, aunque en realidad, el fin último serán estos, ya que el Estado estará asegurando la libertad de los individuos.

De manera que, a pesar de lo que pudiera parecer en contrario, merced a algunos pasajes de la obra, y de lo que pudieran decir sus detractores, el fin de Maquiavelo es el bienestar de los individuos y esto pasa por honrar al espíritu humano procediendo en función de esto, lo que expresa cuando dice:“Tiene mayor trascendencia para el espíritu humano un acto noble y lleno de caridad, que un hecho feroz y violento”. El florentino no quiere una tiranía que sojuzgue al pueblo sino un Estado fuerte, pero rigiendo una sociedad que viva bajo el imperio de la ley y la idea del bien común. Dijo Maquiavelo con respecto a su obra: “He enseñado a los Príncipes a ser tiranos, pero he enseñado a los pueblos a destruirlos”.

Maquiavelo no era “maquiavélico”, sino que por razones muy diversas, que se pueden resumir en su extraordinaria franqueza intelectual, la que le trajo numerosos detractores, entre los que se contaron cínicos monarcas e intelectuales de enorme trascendencia ?incluso hasta conjuntamente, como el trabajo antimaquiavelo escrito por Voltaire y presentado por Federico II de Prusia en el siglo XVIII-, y su casi revolucionaria concepción de un Estado separado de la religión, lo que le creó la enemistad de la Iglesia Católica, con todo el inconmensurable poder que ostentaba ?más aún en el siglo XV-, y que se manifestó básicamente en la declaración de “obra impía” y “libro maldito” que recibió El Príncipe, lo que implicó su prohibición. No cabe duda de que sus enemigos y detractores se encuentran entre las personalidades más trascendentes de todas las épocas, lo que implica mucha mala prensa.

El propio Maquiavelo se encarga de agregar otra vicisitud, muy importante según su criterio, que es el infortunio. Durante su destierro en San Casciano escribió: “… en esta piojera he de zambullirme para que no acabe de enmohecérseme el cerebro, y para desahogar esta malignidad de mi suerte”.

Con el correr de los siglos, las ideas de Maquiavelo se fueron asentando en el desarrollo de la humanidad, inspirando el proceder y las ideas de los protagonistas de la historia, a veces a conciencia, otras quizá no. Baste citar como ejemplo una frase del libertador Simón Bolívar como ilustración:“Las nuevas repúblicas de América necesitan Reyes con el nombre de Presidente”, que expresa con claridad las ideas de Maquiavelo adaptadas a la realidad de la época de las revoluciones de Independencia de las naciones de América latina.

En la actualidad, a pesar de los siglos transcurridos, los políticos del mundo entero, especialmente en los países con sociedades poco instruidas, no tienen reparos en aplicar, las experiencias de Maquiavelo (aunque, vale aclararlo, no a favor del bienestar del pueblo, precisamente) lo que habla de sus excepcionales condiciones para observar al ser humano, y aplicar los conocimientos a favor del desarrollo de la ciencia política.

La vigencia de su creación es tal que, a manera de ejemplo, podría citarse que el americano Dick Morris, especialista en Marketing político (actividad de la que El Príncipe, puede considerarse precursora) y que fuera responsable de la exitosa campaña de reelección de Bill Clinton para un segundo período como presidente de los Estados Unidos de América en 1996, así como de la imagen de numerosos políticos de su país y del extranjero, como del ex presidente argentino Fernando De la Rua, se ha manifestado admirador de Maquiavelo y hasta ha confesado utilizar algunos de sus consejos, al colmo de haber publicado en el año 1999 un libro donde relata la campaña de Bill Clinton y ofrece recomendaciones sobre cómo construir imagen de políticos, al que llamó sugestivamente: “El nuevo Príncipe”.

También existen quienes en la actualidad, al igual que desde hace casi quinientos años, continúan denostando públicamente la obra (Bertrand Russell llamó a El Príncipe: “Un manual para gángsters”.) y son muchos los políticos de esta época que han manifestado tener a El Príncipe como libro de cabecera, y son muchos también los políticos que lo citan como ejemplo de lo peor de la política, (el ex presidente peruano Alan García, escribió un libro en el cual detalla todo lo más truculento y deleznable de su sucesor Alberto Fujimori, y lo llamó: “El mundo de Maquiavelo”) cosa que, basándose en lo citado, no resulta justo, ya que los fines de Maquiavelo no parecen ser similares a las razones por las cuales los políticos de la actualidad buscan desesperadamente el acceso al poder aunque, eso sí, tal vez inspirados parcialmente en El Príncipe, suelen desconocer cualquier norma ética y moral para procurarlo, y también para conservarlo.

Bibliografía:

Gramsci, A. Notas sobre Maquiavelo, Sobre política y sobre el Estado Moderno. Lautaro, Buenos Aires1962.

Maquiavelo, Nicolás. El Príncipe. Ed. Espasa-Calpe. Madrid, 1970

Maquiavelo, Nicolás. Discursos sobre la Primera Década de Tito Livio. Ed. Alianza. Madrid, 1987.

Para Otra Versión de El Príncipe de Maquiavelo – http://www.librosmaravillosos.com/elprincipe/index.html

El Príncipe

CONTENIDO

Dedicatoria

  1. De las distintas clases de principados y de la forma en que se adquieren
  2. De los principados hereditarios
  3. De los principados mixtos
  4. Por que el reino de Darío, ocupado por Alejandro, no se sublevó contra los sucesores de este, después de su muerte
  5. De qué modo hay que gobernar las ciudades o principados que, antes de ser ocupados, se regían por sus propias leyes
  6. De los principados nuevos que se adquieren con las armas propias y el talento personal
  7. De los principados nuevos que se adquieren con armas y fortuna de otros
  8. De los que llegaron al principado mediante crímenes
  9. Del principado civil
  10. Como deben medirse las fuerzas de todos los principados
  11. De los principados eclesiásticos
  12. De las distintas clases de milicias y de los soldados mercenarios
  13. De los soldados auxiliares, mixtos y propios
  14. De los deberes de un príncipe para con la milicia
  15. De aquellas cosas por las cuales los hombres, especialmente los príncipes, son alabados o censurados
  16. De la prodigalidad y de la avaricia
  17. De la crueldad y la clemencia; y si es mejor ser amado que temido, o ser temido que amado
  18. De que modo los príncipes deben cumplir sus promesas
  19. De que modo debe evitarse ser despreciado y odiado
  20. Si las fortalezas, y muchas otras cosas que los príncipes hacen con frecuencia son útiles o no.
  21. Como debe comportarse un príncipe para ser estimado
  22. De los secretarios del príncipe
  23. Como huir de los aduladores
  24. Por qué los príncipes de Italia perdieron sus estados
  25. Del poder de la fortuna en las cosas humanas y de los medios para oponerse
  26. Exhortación a liberar a Italia de los bárbaros
    Biografía de Nicolás Maquiavelo

 

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA