Nuestra promesa a los puertorriqueños – Por: Charles B. Rangel, Congresista Demócrata

Nuestra promesa a los puertorriqueños

Este importante compromiso bipartito tiene la oportunidad de mejorar la vida de millones de personas viviendo en los EE.UU. y en la Isla

Congress Agenda

Por: Charles B. Rangel, Congresista Demócrata

El Congreso ya está tomando acción sobre la crisis financiera en Puerto Rico. Al fin, estaremos considerando la legislación bipartidista H.R. 5278- Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica (PROMESA). Como representante orgulloso de un distrito que cuenta con una de las poblaciones más altas de puertorriqueños en los Estados Unidos (EE.UU.), he podido presenciar de primera mano los efectos del letargo económico que ha afectado a los puertorriqueños y he abogado por medidas que permitan a Puerto Rico reestructurar sus deudas. Aunque no es perfecta, esta legislación es un paso necesario en la dirección correcta.

Entiendo las preocupaciones de aquellos que suponen que la Junta Observadora creada bajo la ley para observar a Puerto Rico en asuntos fiscales y desarrollar un plan para pagar la deuda puede que induzca demasiado control. Enfrentados a un déficit impagable de $2 billones, Puerto Rico necesita que el Congreso establezca estas reglas y regulaciones. Puerto Rico recientemente no pudo pagar $422 millones y es muy probable que no pueda pagar cientos de millones más si el Congreso no actúa. Lo que tenemos a mano es la mejor opción.

Demasiados han sufrido ya, y debemos avanzar con este plan o los puertorriqueños seguirán sufriendo. Los efectos de una deuda catastrófica se han reflejado en los diferentes aspectos de la economía puertorriqueña desde vivienda hasta los servicios de salud y se ha tornado en una crisis humanitaria. Alrededor de 85,000 persona salieron de Puerto Rico en el 2015, continuando con una tendencia de éxodo que lleva más de una década. 150 escuelas han cerrado sus puertas y un doctor al día deja la Isla. Esta es una situación preocupante debido al creciente número de casos positivos del virus del Zika que se registran en la Isla y un 20% de la población en riesgo de infección. Si Puerto Rico fuera un Estado, su población de 3.5 millones de personas sería mayor que otros 20 estados en nuestro país. Es sumamente irresponsable e inconstitucional el no tomar acción sobre la deuda de Puerto Rico e ignorar una población tan grande.

Simplemente no tenemos tiempo que perder. Fui Presidente del Comité Medios y Arbitrios cuando pusimos en función la Ley de Recuperación y Reinversión Americana en el 2009 para dar respuesta a la Gran Recesión. El paquete de estímulo puede que no haya sido perfecto, pero preservó y creó millones de empleos, intensificó el gasto y la confianza de los consumidores y puso nuestra economía en pie. El Congreso tiene la responsabilidad de enfrentar la gran deuda de puerto Rico y ahora tiene la herramienta necesaria para hacerlo con PROMESA que no es ni un rescate ni tampoco les costará a los contribuyentes norteamericanos.

El Fondo Monetario Internacional no puede proveer ayuda económica a Puerto Rico porque no es un país soberano. Desde el fin de la Guerra Hispanoamericana en 1898, los EE.UU. tomaron posesión de Puerto Rico como parte de su territorio. Como la Isla no es una municipalidad ni un estado, no puede declarar el Capítulo 9 de bancarrota, una opción para los 50 estados. Puerto Rico tiene las manos atadas y solo el Congreso puede desatarlas. Es mandatorio que hagamos lo correcto para ayudar a nuestros compatriotas de Puerto Rico.

La Ciudad de Nueva York tiene la mayor concentración de puertorriqueños en EE.UU. y más de dos tercios de estos viven en East Harlem. Me llena de orgullo poder apreciar las grandes contribuciones de miles de puertorrqueños en nuestro Distrito y en todo el país en las áreas de negocios, el derecho, las ciencias, la música, los deportes y la política. Un plan efectivo y enfocado en resolver el problema de la crisis, PROMESA se asegurará que las contribuciones de los puertorriqueños continúen haciendo de EE.UU. un mejor país.

Este importante compromiso bipartito tiene la oportunidad de mejorar la vida de millones de personas viviendo en los EE.UU. y en la Isla. El Congreso tiene autoridad constitucional y la obligación moral de ayudar a las personas de nuestro territorio. Son estadounidenses y es tiempo de que los tratemos como tal. Ellos también merecen poder creer en el sueño americano. ¡Viva Puerto Rico!

COLUMNISTAS, EL VOCERO

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

You must be logged in to post a comment Login