La parte humana del asunto – Por MARIO RAMOS MÉNDEZ – Historiador

La parte humana del asunto

Lo irreal de todo fue cuando se planteó que los Estados Unidos y Puerto Rico se sentaran en la mesa a negociar de igual a igual

US National Capitol

El Comité de Descolonización celebró vistas sobre el caso de Puerto Rico, una acción que se ha repetido múltiples veces desde el año 1972, cuando George H. W. Bush, nombrado por Nixon, era Embajador de los Estados Unidos en la ONU. Las perspectivas son las mismas que las anteriores; la resolución se hará sal y agua. Puerto Rico no está entre los primeros mil asuntos de importancia de la Nación. En el radar geoestratégico la luz roja que indicaba nuestra presencia e importancia se apagó hace tiempo. La Zona del Canal de Panamá, Vieques y Roosevelt Roads en Puerto Rico, y pronto la base naval de Guantánamo en Cuba, solo se discuten en los libros de historia.

Por los aplausos sonoros cuando terminaba el turno de algunos deponentes, incluyendo del que habló sobre drenar la vejiga para adelantar la independencia, el lugar parecía más una actividad independentista, que una actividad de importancia en la mayor de las organizaciones supranacionales del planeta. No se planteó que, con la deuda astronómica de más de $70 billones, Puerto Rico entraría a la república como un país embrollado por varias generaciones futuras. La independencia vendría con el premio de tener una de las mayores deudas per cápita del hemisferio.

Llamó la atención los países que respaldaron la independencia de Puerto Rico: Cuba, donde hace más de cincuenta y cinco años una dupleta de hermanos gobierna el país y donde la libertad de expresión no existe; Venezuela, donde la libertad de prensa y de expresión tampoco existe y la fabricación de evidencia en el caso contra Leopoldo López se ha discutido en el mundo entero; Siria, exportador por antonomasia de terrorismo y violador sistemático de los más elementales derechos del pueblo sirio; Ecuador, con notables casos de corrupción y de censura sistemática a los medios de prensa; y Bolivia, donde el pueblo rechazó abrumadoramente las intenciones de Evo Morales de perpetuarse en el poder. Como dijo un amigo: “A esas joyitas yo no las quiero en casa.”

Lo irreal de todo fue cuando se planteó que los Estados Unidos y Puerto Rico se sentaran en la mesa a negociar de igual a igual. Algo que ningún país en el planeta ha logrado hacer. Estados Unidos es la potencia política, económica y militar más avasalladora en la historia de la humanidad y, tal vez, culturalmente también. Ante una asimetría de tal naturaleza, descomunal de principio a fin, los emisarios de los Estados Unidos a sentarse en la mesa de negoción serían de tercer o cuarto nivel, mientras los de Puerto Rico serían de primer nivel. En realidad, ya no tenemos nada que ofrecer en una negociación. Solo llevar una lista de peticiones con la ilusa esperanza que los americanos sean generosos. No podemos pensar que harán bajo la independencia lo que nunca harían con el territorio.

No se habló de cómo serían sustituidos los fondos federales en la independencia. Mientras Israel recibió en el año fiscal pasado $3.5 billones en ayuda extranjera; Egipto $1.5 billones –ambas naciones las más favorecidas- y Latinoamérica, en conjunto, $1.9 billones, para $6.9 billones en total; Puerto Rico recibió sobre $23 billones en transferencias federales. De esos, más de $8.7 billones fueron en fondos federales directos al gobierno estatal y a los individuos, como los indigentes y los estudiantes. El puertorriqueño de carne y hueso, el que siente y padece, el de los problemas vitales en la sociedad moderna que vivimos, una vez más estuvo ausente en la discusión. Esa es la parte humana del asunto, la que los populares e independentistas no quisieron tocar.

Mario Ramos Méndez

MARIO RAMOS MÉNDEZ

Historiador

Shortlink:

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

Posted by on 06/24/2016. Filed under Status. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry
La Estadidad es una, pero cada cual la aprecia a su manera, por eso a veces parecemos divididos, pero es que somos realmente democráticos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El PPD ha sido Peor y Peor: AAV Peor que Sila; Sila Peor que RHCIII; RHCIII Peor que RHCII; RHCII Peor que RHCI; y RHCI Peor que RSV.
... ser Puertorriqueño es decidir con valentía, respetar a tu familia, hacer y no criticar, pero sobre todo, ser Puertorriqueño es no rendirse ...