Municipios ante la crisis fiscal – Sacrificio de Todos por el AGaPoDesastre/PPD Medio Siglo Sin Obras

TRIBUNA INVITADA ENDI

Hernán Padilla

Hernán Padilla

Por Hernán Padilla  lunes, 13 de marzo de 2017

Municipios ante la crisis fiscal

No cabe duda de que la situación fiscal del gobierno requiere medidas urgentes para rescatar a Puerto Rico del colapso económico. Los requerimientos de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) demandan decisiones serias para comenzar a resolver los problemas que afectan nuestra economía.

Lograr los objetivos no será fácil. Tenemos que reducir el déficit del presupuesto, imponer recortes y generar ingresos adicionales. Rosselló ha propuesto reestructurar el gobierno, reducir gastos operacionales, reformar las pensiones, renegociar el servicio a la deuda pública y expandir las alianzas público privadas.

El gobierno estatal considera eliminar los subsidios municipales, “regionalizar” y crear consorcios, delegar más funciones, ordenar una retasación y aumentar las contribuciones de la propiedad para que los municipios puedan rendir los servicios esenciales y construir las obras públicas que les corresponde.

Los gobiernos municipales deben considerar las experiencias de otros que han operado exitosamente en el pasado. Puedo referirme a los retos, programas, y obras municipales de San Juan en 1977-1984. En esa época, los municipios también operaban dentro de una gran limitación económica.La imagen puede contener: 2 personas, meme y texto

En 1977 San Juan tenía una población de aproximadamente 450,000 habitantes, y contaba con un presupuesto de $122 millones, y para el 1984-1985 los recursos ascendieron a $178.2 millones. La deuda pública, que en 1977 era $70.2 millones, requería un pago de $8.65 millones de capital e intereses, se redujo a $42.5 millones en ocho años.

En comparación, en el 2016-2017, con una población de 355,000 residentes, San Juan tiene un presupuesto de $668 millones, y en el 2015 tenía una deuda corriente de $122.5 millones y a largo plazo de $1 billón ($1,059,901,028.00) con pagos anuales a la deuda por $86,718,988.00.

De 1977 a 1984, ante las limitaciones fiscales, la administración tomó medidas para centralizar equipo, personal e instalaciones y eliminó tres agencias con reducción de plazas gerenciales y gastos administrativos. También se reconciliaron las cuentas bancarias, se mantuvieron los gastos dentro de los recursos fiscales, se contrató una firma de Contadores Públicos Autorizados (CPA) para auditorías y se creó el Fondo de Capital independiente para propiciar el crecimiento de la empresa privada.

Como ejemplos, el municipio coordinó con la empresa privada para desarrollar estacionamientos en el Viejo San Juan y varias obras para la rehabilitación del frente portuario en la Zona Histórica. El municipio construyó un anexo al Hospital Municipal que permitió mejorar los servicios y se ampliaron los CDT de Llorens, San José, y Sábana Llana.

Sila/AAV Multiplicaron la Deuda de Puerto Rico Sin Obras – de $27 Billones a $69 Billones Sin Obras – Los Mayores Por Mucho Culpables del Desastre

También, se construyeron el Complejo Médico Social, las dos torres de la Comunidad del Retiro, Centros de Servicios Múltiples en Puerta de Tierra, Buen Consejo, Cupey y Las Monjas, y se remodelaron los de Barrio Obrero, La Perla y Puerto Nuevo. En recreación, se destacan el Parque Central, el Gimnasio Municipal, el Polideportivo para los Juegos Panamericanos y se comenzó el paseo y parque “Ribera Sur” de la Laguna San José. Para las artes, se construyó el Museo de Arte e Historia y se remodeló el Teatro Tapia.

A pesar de las limitaciones económicas, se completó el realojo del sector Corozas, Buenos Aires y Tokio; se construyó el Canal Tres Monjitas; el nuevo Colegio Tecnológico de San Juan y la Torre de Gobierno Municipal; se completó la infraestructura de Buenos Aires que permitió que la empresa privada construyera tres complejos de viviendas. En Río Piedras se construyó el Paseo de Diego; y se dedicaron recursos para el control de inundaciones, incluyendo un sistema pluvial para Ocean Park.

Ante la crisis, más de la mitad viven por debajo de los niveles de pobreza; y aún con subsidios gubernamentales, 36 de los 78 municipios operan con un déficit presupuestario, y algunos no son autosostenibles. ¿Qué futuro les espera sin los subsidios estatales? Con suma urgencia, los líderes de la Federación y de la Asociación de Alcaldes tienen que reevaluar las responsabilidades, estructuras, funciones y finanzas e implementar medidas drásticas que les permitan superar la crisis.

____________________________

La Junta y el gobernador: ¿Por qué no un Comité de consenso?

La Junta de Supervisión Fiscal, envió el jueves 9 de marzo, una segunda carta, en un plazo de 24 horas, al gobernador Ricardo Rosselló, rechazando el nuevo plan fiscal sometido por éste y otorgándole un plazo hasta las 9:00am de hoy sábado para someter un nuevo plan que cumpla con las proyecciones de ingresos y gastos que estima la Junta para atender la crisis fiscal.
Existen dos estimados de ingresos y gastos: el del equipo técnico del gobierno, asesorado por la firma La imagen puede contener: 3 personas, meme y textoConway MacKenzie y el de la Junta de Supervisión Fiscal, asesorada por la firma Ernst & Young. Dos estimados, dos equipos técnicos y un muro entre ambos. Según la Junta, el plan fiscal sometido subestima los ingresos. Según el gobernador el plan cuadra las finanzas y balancea el presupuesto. La premura de la Junta radica en su expectativa de tener un plan fiscal aprobado al 15 de marzo, que debe ser considerado en su reunión de New York este lunes 13 de marzo.
El gobernador le ha ofrecido a la Junta que se celebre una reunión de los dos equipos técnicos, el de la Junta y el del gobernador, para discutir las diferencias en las proyecciones. La Junta no ha accedido a esa petición a la fecha en que escribimos esta columna.
En mayo del 2006, el gobernador Aníbal Acevedo Vilá y la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, bajo el liderato de Kenneth McClintock y José Aponte, se encontraban en una situación similar. Un tranque con las proyecciones de ingresos y gastos para el presupuesto que se iniciaba el 1ro de julio de 2006. Ninguna de las partes cedía en su posición. El tranque provocó el cierre del gobierno por dos semanas, incidente nefasto que inició la espiral de desconfianza en las finanzas públicas que perdura hoy.
Pero ambas partes designaron un comité de consenso, que fue denominado por El Nuevo Día como  “Comité de la Esperanza” compuesto por dos economistas y un CPA, el economista Ramón Cao, este servidor y el CPA Jorge Aponte, junto al exjuez del Tribunal Supremo, Antonio Negrón García como moderador.
El comité se reunió en sesión permanente de 24 horas por espacio de tres días y en 72 horas presentó a ambas partes una salida al tranque, en un consenso unánime que resolvió la crisis inmediata. El acuerdo final se logró a eso de las 11 de la noche del 10 de mayo de 2006, después de duras horas de negociación en La Fortaleza, tras las partes recibir las recomendaciones del comité en las que fue necesario forzar la aceptación de los acuerdos.
La imagen puede contener: 5 personas, texto¿Por qué la Junta de Supervisión Fiscal no accede a una sesión permanente de los dos equipos técnicos? Conozco personalmente al colega José Carrión, quien fue miembro de una Junta que tuve el honor de presidir en el cuatrienio del 2009 al 2012. Conozco también al colega Carlos García quien, mientras era presidente del Banco Gubernamental de Fomento participó activamente del Consejo de Economistas del gobernador, del cual fui parte, en aquel cuatrienio. Ambos son personas razonables, comprometidos con Puerto Rico. ¿Cuál es su influencia en esta Junta, que cuenta con tres distinguidos puertorriqueños?
La Junta puede explorar un periodo de 4 años para balancear el presupuesto. Ambas partes pueden explorar medidas contributivas adicionales que no afecten directamente al consumidor, como un aumento de 2% adicional a las denominadas corporaciones foráneas, que tributan a una tasa ridículamente baja de tan solo 4% de sus ganancias. Ambas partes pueden armonizar las proyecciones de ingresos y gastos.
Lo que es necesario es tener la voluntad de lograr una salida del laberinto económico. Es necesario un poco mas de sensibilidad por parte de la Junta. Jose Carron y el gobernador Ricardo Rosselló deben tomarse un café, juntos este sábado en la mañana y decidir encerrar en un salón, por 48 horas consecutivas, sin receso, a los dos equipos técnicos y no abrirles la puerta de salida del salón hasta que tengan un acuerdo. Que esos especialistas de ambos equipos técnicos se ganen con sudor y sacrificio el dinero que se les paga. Puerto Rico se lo merece.
Nicolás Muñoz

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

You must be logged in to post a comment Login