Mogolla independentista contra la estadidad – Si No Votas, Papeleta en Blanco o Dañada Se Podría Contar Separatista

Mogolla independentista contra la estadidad

La UPR -instrumento principal para estos revolucionarios- se encuentra hoy sumida en la crisis más grande de su historia

11/08/16. San Juan, PR. Recorrido durante la eleccion general con la presidenta de la Comision Estatal de Elecciones, Lisa Garcia, llevado a cabo en el Colegio La Piedad de Isla Verde. (Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO)

El PPD es ya un partido independentista. Durante décadas un gran número de jóvenes independentistas emigraron hacia el PPD por ser esa la única opción de obtener puestos en la legislatura, en alcaldías, etc., para adelantar su causa separatista. Llamándose soberanistas -y ante la inercia acomodaticia de los líderes estadolibristas tradicionales, más preocupados por ganar elecciones para disfrutar de las prebendas del poder, que por un proyecto de país- escalaron posiciones hasta lograr ser la mayoría dentro de la cúpula directiva del partido.

Los Populares tendrás dos opciones: Votarán por la Estadidad o No Votar por las enseñanzas de Albizu o de LMM

Hoy ante un inminente plebiscito, sin proyecto de país, sin una definición ideológica, pretendiendo ser un vente tú, una coalición pegada con saliva donde quepan todos, el PPD se encuentra desgajándose y herido de muerte. Esos jóvenes capitaneados por la revolucionaria, socialista/chavista alcaldesa de San Juan Carmen Yulín Cruz, han salido del clóset, y retando al pusilánime liderato de Héctor Ferrer, apoyan abiertamente la independencia para la Isla. Junto con líderes independentistas y Alexandra Lúgaro -promotora de buena marihuana para Puerto Rico- han formado una coalición con el único fin de detener la estadidad.

Esta coalición separatista -que agrupa a todos los líderes socialistas, comunistas, revolucionarios de trabajadores, religiosos, estudiantes y de profesores harto conocidos, como los que contra todo protestan- está utilizando la UPR como instrumento y punta de lanza para tratar de frenar la estadidad e iniciar la revolución “para liberar a Puerto Rico del yugo imperialista norteamericano”. La mayoría de este liderato ha recibido entrenamiento y apoyo económico de la Cuba de Fidel y la Venezuela de Chávez. Hacia allá miran y nos pretenden llevar.

La UPR -instrumento principal para estos revolucionarios- se encuentra hoy sumida en la crisis más grande de su historia. Con un presupuesto consolidado de más de $1,500 millones, una exagerada dependencia en los fondos del estado, con estructuras administrativas y académicas duplicadas e ineficientes, ofrecimientos curriculares caducos e irrelevantes, tiene la necesidad apremiante de reinventarse, reestructurarse o desaparecer. Pero no hay voluntad alguna de cambio a pesar de que las circunstancias le han hecho perder prestigio y relevancia para el desarrollo económico y democrático de la Isla. Pero ni cambia, ni se reinventa porque así le sirve a la ruidosa minoría revolucionaria separatista a quienes las recientes administraciones del PPD se la han entregado para su lucha contra la estadidad.

A sabiendas de que es necesario contribuir a solventar la actual crisis fiscal y económica que padecemos, con todo tipo de discursos y argumentos vanos, ante la amenaza de paros y huelgas, la actual administración universitaria popular se resiste a someter un plan serio de reducción de gastos. Con esa actitud es cómplice e instrumento de la estrategia para crear el ambiente de crisis, confusión, desasosiego y solicitar un voto castigo para el actual gobierno de Ricardo Rosselló en el plebiscito. Como si la culpa de la actual quiebra del gobierno fuera de un gobernador que lleva menos de tres meses en el poder y no de los gobiernos populares que de los últimos 16 años, en 12 de ellos hemos padecido.

El Pueblo no puede ser tan ignorante como para tragarse los discursos patrioteros, emotivos, pueriles de un nacionalismo caduco y optar por votar en el plebiscito del 11 de junio por la independencia que apoya la recién creada mogolla. De cometer ese error lo primero que ocurriría al día siguiente sería el retiro masivo del dinero depositado en los bancos para trasladarlo a bancos en el continente, desplomándose la banca isleña. Seguido esto por la pérdida total del valor de las propiedades y la emigración masiva hacia el norte haciendo la isla inviable. Los que aquí queden pondrían en riesgo su ciudadanía americana, perderían los beneficios de Medicare, Medicaid, las Becas Pell, el programa de Ayuda Nutricional, el PAN, el WIC para alimentar a las familias de recursos limitados, especialmente madres y niños. Se perderían también los fondos federales para el Departamento de Educación. Las familias de recursos limitados no tendrían acceso a los subsidios de vivienda de la sección 8. Se perdería la protección de nuestros derechos civiles y libertades bajo la Constitución de los Estados Unidos, la protección del FBI, la presencia de la Fiscalía Federal y el Tribunal Federal en Puerto Rico, que garantiza nuestros derechos como ciudadanos americanos. Nada de esto existe en un país José M. Saldañaextranjero que sería en lo que se convertiría Puerto Rico.

¿Qué tienen que decir de esta mogolla independentista los buenos populares que creen en la unión permanente y atesoran su ciudadanía americana? Actívense, organícense, y protéjanlas exhortando a votar por la estadidad el 11 de junio.

JOSÉ M. SALDAÑA

Ex presidente de la Universidad de Puerto Rico.

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

You must be logged in to post a comment Login