Llega a su fin la UPR como la conocíamos

Llega a su fin la UPR como la conocíamos

El pasado 21 de marzo, una convocada asamblea ilegal de estudiantes del recinto de Río Piedras decretó un paro de 5 días para comenzar el martes 28

24 de marzo de 2017, San Juan Puerto Rico, Empleados de la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes y la Asociacion de Profesores Universitarios marcharon hasta la Administracion Central de la Universidad de Puerto Rico con la consigna Salvemos Nuestra Universidad. (Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO)

Con un déficit de $1,600 millones, la UPR está en quiebra. En una isla de 35 millas de ancho por 100 millas de largo, se ubican 11 recintos de la institución a distancias de menos de media hora entre sí por automóvil. La mayor parte de ellos con estructuras administrativas, académicas y programas duplicados, obsoletos y caducos que no atienden efectivamente las necesidades del Puerto Rico actual. El deterioro institucional evidenciado dramáticamente durante la pasada administración de AGP, por el despilfarro, la corrupción en el otorgamiento de las becas presidenciales, y la destitución de toda la cúpula directiva universitaria, le ha causado perder prestigio al punto de encontrarse muy rezagada entre universidades del mundo. Ante este triste cuadro la Universidad debía enfrentar un verdadero proceso de reorganización y reestructuración, que han rehusado internamente llevar a cabo.

Mal usó $7.2 Millones con la Tarjeta de Crédito de la UPR – Incluso en botellas de vino de $1,000.00 con fondos públicos. Dejó la UPR con $320 Millones de déficit operacional

La pasada administración popular/separatista de AGP -de la cual la actual administración de la UPR es parte- uniéndose a politiqueros locales, se opuso férreamente a la legislación federal Promesa porque representaría “una estocada a la autonomía universitaria”.

Convertida en ley Promesa y nombrada la Junta de Supervisión Fiscal -luego de corroborar la quiebra institucional- esta calificó a la UPR como insolvente. A los fines de rectificar esa situación, dicha junta recomendó a la institución hacer recortes de costos operacionales por $300 millones para el año fiscal 2019-2020.

A pesar de la administración de la UPR presidida interinamente por Celeste Freytes (incondicional de Antonio García Padilla) inicialmente oponerse a preparar un plan fiscal que cumpliera con las expectativas de la JSF, finalmente se preparó uno superficial, lleno de generalidades y sin intención alguna de llevar a cabo los profundos cambios estructurales que en todos los órdenes requieren las actuales circunstancias de caos institucional. Luego de someter el plan, Freytes y todos los miembros de su administración, estratégica e irresponsablemente renunciaron a sus posiciones. Ante esa anárquica situación, la Junta de Gobierno designó a la Dra. Nivia Fernández como nueva presidenta interina.

UPR-Est-Izq

UPR-Est-Izq

El pasado 21 de marzo, una convocada asamblea ilegal de estudiantes del recinto de Río Piedras decretó un paro de 5 días para comenzar el martes 28. Ese día los estudiantes huelguistas, desafiantes y encapuchados, cerraron los portones del recinto impidiendo el acceso y tomando control de ese campus. A estos actos le siguió -el pasado miércoles 5 de abril- una asamblea de estudiantes de todos los recintos en la cual se aprobó un voto de huelga sistémica indefinida comenzando inmediatamente. Ante esta situación de desgobierno institucional con toda probabilidad el recinto de Rio Piedras y la institución perderán su acreditación por la Middle States Association y con ello los fondos federales. Los estudiantes que profesaban defender la Universidad, la ultimaron y con ello su propio porvenir.

Este será el final de la UPR como la conocíamos. Volver a abrir los recintos desacreditados tomará años de ardua tarea y conllevará una total reestructuración administrativa y académica. Tal vez sea eso lo más que le convenga a Puerto Rico. La UPR como está -luego de la nefasta administración de Antonio, y Alejandro García Padilla habérsela entregado a los separatistas revolucionarios de Yulin- dejó de ser relevante para nuestro desarrollo social y económico. Se ha convertido en enclave ideológico, instrumento y punta de lanza para desestabilizar el gobierno y frenar el avance de la estadidad, particularmente ante el plebiscito de 11 de junio próximo.

De nada sirvieron las invitaciones que con las mejores intenciones el gobernador Rosselló y el presidente de la Junta de Supervisión Fiscal les hicieran a los líderes de los paros y la huelga ilegal a reunirse con ellos. Al contrario, con esas invitaciones -en su fanática euforia- estos delincuentes se sintieron legitimados y hasta justificados en sus actos.

Bajo las actuales circunstancias de nada vale ahora un fallo de un tribunal para abrir los portones si no se hace con la presencia de la Policía. De nada vale tampoco llevar a cabo un proceso de consulta para la presidencia de la institución.

Todo lo que ha ocurrido lo anticipamos un grupo de personas en 2012 en el informe: Cambio de Rumbo para dar Pertinencia a la Educación Superior, mejor conocido como Golpe de Timón. El primer escenario que consideramos fue no hacer nada en espera de que los problemas de gobernanza, la dificultad económica, etc., de alguna manera se auto corrigieran y la institución José M. Saldañarecobrase su vitalidad y prestigio. Descartando ese escenario, optamos por el Golpe de Timón: reestructurar y reorganizar. Pero la administración García Padilla arrojó el informe al zafacón con las consecuencias actuales del primer escenario.

JOSÉ M. SALDAÑA

Ex presidente de la Universidad de Puerto Rico.

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

You must be logged in to post a comment Login