El futuro no tiene edad

El futuro no tiene edad

Nuestra administración cuenta con el insumo recibido en las diferentes visitas realizadas a diferentes regiones de la Isla

2/22/17 Hotel Condado Plaza San Juan, PR. El gobernador participa en una convencion de empresa privada y gobierno por la Camara de Comercio. (Eric Rojas / EL VOCERO)

>Foto: Eric Rojas/EL VOCERO

Con los datos y estadísticas que se conocían con certeza para el verano de 2016, se podía validar, además de la crisis fiscal en la que habían sumergido al Gobierno, toda tendencia relacionada a la reducción poblacional que se había proyectado para Puerto Rico. Conocíamos cómo la población de niños y niñas menores iba en descenso mientras aumentaba, en igual o mayor proporción a la esperada, el grupo que hemos tenido a bien llamar “adultos mayores.”

Conocíamos en ese momento que el 24.2 por ciento de nuestra población contaba ya con sesenta años o más y que el 40% de quienes eran considerados en este “renglón” vivía o vive bajo los niveles de pobreza, siendo su principal fuente de ingresos el Seguro Social federal. Además, era imperativo entonces, como debió ser siempre, tomar en cuenta las principales causas de muerte de nuestra gente. Estas eran el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. No existiendo entonces vigente un plan de prevención, era prudente y razonable pensar que estas condiciones prevalecerían en nuestros adultos mayores amén de que vendrían acompañadas de los alarmantes índices que enmarcan el cuadro de salud mental en la Isla.

Era imperativo, como lo propuso el hoy gobernador Ricardo Rosselló Nevares y lo manifiesta su política pública presente, enfocarnos en la creación e implantación de estrategias e iniciativas dirigidas a mejorar la calidad de vida de quienes nos precedieron en la faena de trabajar por el Puerto Rico que hoy han puesto en nuestras manos, bien desde el servicio público como desde el sector privado.

Nuestra administración cuenta con el insumo recibido en las diferentes visitas realizadas a diferentes regiones de la Isla. Nuestros adultos mayores tienen gran interés de continuar sirviendo, aún de manera voluntaria, al desarrollo socioeconómico de la Isla. Por lo mismo, hemos determinado que el voluntariado es una alternativa esencial y enfoque integral de su autogestión, con todos los beneficios individuales y colectivos que se puede obtener de ésta. Nos hemos propuesto establecer diferentes proyectos en que pueden dedicar nuestros adultos mayores su tiempo a compartir sus conocimientos y experiencias con los jóvenes, a capacitar a otras personas mayores, visitar y compartir en centros y entidades en que puedan fomentar un renovado ambiente de solidaridad y, por qué no, llevar a otro nivel el programa de abuelos sustitutos.

Queremos también fortalecer los servicios y programas de enseñanza de adultos, demostrándoles que el Gobierno no solamente reconoce su capacidad de aceptar nuevos retos, sino que está dispuesto a brindarle herramientas para alcanzar nuevos derroteros. Impulsaremos proyectos educativos para propiciar el desarrollo de un ciudadano bilingüe utilizando como herramienta la tecnología y la metodología multisectorial. Esta iniciativa se llevará a cabo mediante dos estrategias: a) desarrollo de currículo de inglés conversacional, b) desarrollo de cursos de inglés conversacional enfocados en la naturaleza y funciones que este adulto realiza en el lugar del trabajo, bien sea remunerado o de tipo voluntario.

Nuestro deseo es que así como los continuos avances en la medicina y la tecnología, permiten a esta población aspirar a una vida más larga y saludable, puedan disfrutar durante la extensión de la misma a una mejor calidad de vida, amen de los cambios económicos que los tiempos demandan. Para ello, además de la nueva legislación laboral vigente, estaremos fomentando la creación de pequeñas y medianas empresas que incentiven e impulsen la economía a través de las personas de la tercera edad. Apoderaremos también a las organizaciones sin fines de lucro que se dedican a capacitar y educar a personas de la tercera edad para que establezcan su propio negocio por medio de la innovación.

Ha llegado el momento de reinventarse. El gobierno de Puerto Rico así lo está haciendo para enfrentar con éxito, desde el presente, los retos que se proyectaban enfrentaríamos mañana. Pero a todos y todas, como individuos y como parte esencial de nuestras respectivas comunidades, nos toca dar de nosotros y poner de nuestra parte porque, el futuro no tiene edad y nos pertenece a todos y a todas.

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

You must be logged in to post a comment Login