Por Franklin D. López

Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político

@trueblue51 Facebook/FuerzaEstadista  Instagram  Pinterest  Periscope

is.jpghttp://www.franklindelanolopez.com Medium

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda para contarla.”- Gabriel García Márquez

Para poder llegar a tiempo para ir a votar en el plebiscito tuve que levantarme a las 3:30 de la madrugada. Le dije a mi hija Patricita “sólo espero que los dos vuelos lleguen salgan a tiempo.” Había estado en Washington llevando unos documentos a la Comisión Federal de Valores (SEC) y tomando las temperaturas de algunos miembros del personal Congresional y Senatorial y algunos de los poderes que son sobre el plebiscito. Aterrizamos a la 1.33pm. Los colegios cerraban a las 3:00 pm. Del aeropuerto al colegio Espíritu Santo dónde me tocaba votar. Delta tiene el record más alto de puntualidad en salidas. Llegué a las 2:15 pm. Era el único votante en mi colegio. Regresé a mi casa a escuchar los resultados en la radio.

Históricamente, los paises con colonias, han usado sus estatus para mantener control sobre ellas. Puerto Rico no se aparta de esa regla. El archipiélago de Boricondo ha roto todos las marcas en ser la última gran colonia de 14 que quedan en el planeta. Las Naciones Unidas reconocen 194 naciones, la inmensa mayoría reconocidas después de la Segunda Guerra Mundial.

charlieblack.jpg

Aproximadamente a las 6 de la tarde se habían recibido el 99% de los votos emitidos. Se reportó 507,499 votos a favor de la estadidad, la independencia obtuvo un 1.5 por ciento de los sufragios de 7,543 votantes, y sólo un 1.3 por ciento el Estado Libre Asociado (ELA) por parte de 6,609. Durante mi visita a Washington era un secreto a voces que el Partido Popular Democrático habia usado a sus aliados para evitar que el Departamento de Justicia Federal le diera su aval a las definiciones que aparecian en la papeleta. El cabildero que usaron para esta faena es quizás el más influyente dentro del Partido Republicano Nacional, Charlie Black. Black representó a las empresas de Donald J. Trump en Washington por 16 años y tiene una relación personal de muchos años con el Secretario de Justicia Federal, Jeff Sessions. Había venido a Puerto Rico en Marzo del 2017 y pidió reunirse con el Gobernador dejándolo vestido y alborotado y sin respuesta, Esa acción tuvo un costo político y será un enorme escollo más que el movimiento por la Igualdad tiene que vencer en la arena de Washington.

junta-de-control-fiscal.jpg

La prisa para la celebración del plebiscito estuvo atada a la fuerte prescripción discriminatoria de Washington para atender el problema de la deuda pública y el saqueo por los gobernantes del pasado del fondo de pensiones de empleados públicos. La Junta de Supervisión Fiscal Federal es “el formidable” instrumento criatura del todo poderoso Congreso para atragantarle a un paciente moribundo un oneroso medicamento que puede costarle su vida. Mientras tanto en el proceso de determinar la dósis aplicarse se va desmembran

04142011_Capitol_Cash_article.jpgdo al paciente a través de un éxodo poblacional masivo con consecuencias fatales. Tanto el gobierno territorial y la Junta Fiscal presentan modelos con proyecciones infladas y fundamentadas en optimismo que cómo todo en Boricondo terminan esfumándose en el espacio. Despachan y rechazan, de sus privilegiadas mentes, el historial reciente  que en TODOS los paises de la Comunidad Europea dónde se implataron fuertes medidas de austeridad y recortes acompañadas de rescates billonarios han fracasado desastrosamente. Ante este crimen contra la humanidad el pueblo enajenado sigue en “el jangueo y francachelas” y la legislatura y alcaldías no tienen idea del tsunami que los arropará comenzando en el mes de Julio y los dejará desnudos de poder.

Al crearse la Junta Fiscal, con sus siete miembros, Washington les dijo bien claro y ordenó “no vengan aquí a pedir rescates y ayudas.”  Al cerrarse el cerco de la solución que los gobiernos corruptos anteriores habian usado en el pasado de ir a Washington a vender sus penas y aflojar el bolsillo profundo del Tío Sam y al mismo tiempo perder la adicción de emitir bonos para pagar deuda sobre deuda tomaron la orden como Moises cuando recibió las tablas de los 10 mandamientos en el Monte Sinaí. La aprobación de PROMESA en seis semanas demostró el poder del di

10122016090735revisiting-mocondo-1000x01.jpgnero y las donaciones sobre el proceso legislativo y ejecutivo en Washington una vez más. Las expresiones del Congreso, promovidas por las donaciones millonarias de Wall Street a sus campañas, fueron absorbidas por los mutados colonizados genes de la Junta, especialmente la de los 4 miembros puertorriqueños, con obediente y vergonzosa sumisión.

No la cuestionaron. No la retaron. No les importó que desmembre a todo un pueblo con una lenta agonía promovida por el éxodo poblacional. Estaban huérfanos de dignidad. Sin un pr

ograma de desarrollo económico e incentivos las medidas de la Junta Fiscal y del gobierno territorial fracasarán abismalmente.

El “realismo mágico” en que están enmarcados las políticas públicas y el “plan” tanto de la Junta Fiscal como el gobierno de turno, para intentar resolver la crisis de la deuda, están afectadas por dos fuerzas fundamentales que iniciden sobre el archipiélago;  el Congreso y Wall Street. Los miembros de la Junta Fiscal se creyeron e

is-1.jpgl cuento Chino de que tenian autonomía para tomar decisiones. Al ver que “sus discipulos” se descarrilaban Washington lanzó dos bombazos  en dos cartas enviadas por el Congresista Rob Bishop, mormón (R-Utah), y el Senador Tom Cotton (R-Arkansas) con el siguiente mensaje “…o cobrán o los decapitamos.” El plan de austeridad y recortes, vestido con impuestos de mil millones en nuevos tendrá un impacto catastrófico que provocará que

is-2.jpg más de 250-mil puertorriqueños se refugien en los estados de la Unión en los próximos dos años. Washington y la Junta Fiscal hacen pagar al pueblo por haberle dado la confianza a gobernantes corruptos del pasado. Los responsables de la deuda gozan de total impunidad y algunos con escoltas que le cuestan al Pueblo millones en tiempos de crisis. Pero como todo en Boricondo es olvidado en la pequeña conciencia colectiva. ¡No pasa nada!

El plan post plebiscito se sigue implantando con la aprobación del Plan Tenesí. Todos los que defendemos la causa de la Iguadad nos creemos que Washington “tendrá que responder” al mandato plebiscitario. Muchos se creen que “la fuerza está en el ‘pais’” Para lograr el sueño de Barbosa y Don Luis A. Ferré el movimiento estadista tiene que emular al movimiento Afro-Americano de Martin Luther King que se organizó y se registró para tener empoderamiento y poder electoral y emular a Wall Street que abre sus carteras y hace donaciones para las campañas de los poderes que son en el Congreso y la Casa Blanca.Vuelvo a repertirlo: No fué “magia” que se aprobara promesa en 6 semanas!

is-3.jpg

Los grandes empresarios que defienden la igualdad política a través de la estadidad deben junto al movimiento estadista crear el Fondo de la Igualdad, por lo menos con $10 millones de dólares.  Ese fondo hay que saber utilizarlo estratégicamente y saber que nervios tocar. Sin este fundamental recurso el esfuerzo de los plebiscito del 2012 y el 2017 quedarán en el olvido mientras Puerto Rico se sigue desagrando poblacionalmente en los Estados Unidos. ¿No me creen? Esta semana el presidente del sub-Comité de Asuntos Insulares. Doug LaMalfa dijo que su prioridad “es la deuda pública y reafirmó que la baja participación de la consulta desincentiva alguna acción. “No creo que el voto (del 11 de junio) sea representativo de la gente en la isla” dijo. Esto no es otra cosa que una invitación de un “fund raising.”  ¡PROMESA se aprobó en seis semana, un record en el Congreso, pavimentada su aprobación con “asfalto verde!’ Al  aceptar el Gobernador  la invitación del Presidente del PPD para un plebiscito de admisión a la estadidad si o no, es un buen paso. Pero falta mucho por hacer en el gallinero de los 50 estados y sobre todo en Washington. Un consejo a los líderes estadistas de turno en palabras de García Márquez, “¡el gran problema de la comunicación es que no escuchamos para entender sino que escuchamos para replicar!”