Resultados paralelos – Mario Ramos – 11 de agosto de 2017

Resultados paralelos

Carmelo

  • Con todas sus imperfecciones el sistema democrático tiene algo que no tienen los demás: la virtud de renovarse y limpiarse a sí mismo. Los electores, que son el verdadero soberano, emiten su voto y el resultado es una adjudicación inapelable cuyo respeto y obediencia es algo sagrado. Ir en contrario es un sacrilegio. En eso la democracia puertorriqueña no es la excepción. Por ser el ser humano el mismo en cualquie

    El PNP ha cambiado nucho en 50 años.

    r tiempo y espacio históricos las reacciones son iguales o parecidas ante circunstancias análogas a las de otras democracias. Esto a nivel general como a nivel de partidos. En todo el País, como a nivel de región o municipio. 

    La elección especial para escoger al alcalde de Guaynabo es un ejemplo de ello. En 1980 un presidente de la juventud del PNP retó en primarias al alcalde de Yauco, del mismo partido. Casi todo el liderato fundador estaba con el retador, que ganó decisivamente las primarias y se convirtió en el candidato a alcalde oficial por el partido de la palma. La gente votó en contra del incumbente por una serie de asuntos que le resultaron antipáticos. Muchos de ellos asuntos de moral pública.

    En 1992 el entonces alcalde de Mayagüez decide no volver a aspirar y retirarse de la política. Había un representante a la Cámara por uno de los distritos de la ciudad que, aunque en pugna con el alcalde, decide aspirar a la alcaldía. El alcalde, Benjamín Cole, decide respaldar a otraLa imagen puede contener: 1 persona, traje y texto persona, pero esta pierde decisivamente ante la abrumadora ola de votos que respaldó a “Guillito”, el actual alcalde. Por Benjamín Cole no saber retirarse a tiempo y tratar los asuntos con disciplina férrea, su pueblo le dio la espalda en ese momento. Un ejemplo de que las lealtades políticas no son transferibles como algunos creen.

    El caso de Toa Baja en las pasadas primarias es emblemático. Un alcalde que convirtió la alcaldía en una máquina de contratos y prebendas, que por estar bien con todo el mundo hacía alianzas hasta con el diablo, pierde decisivamente las primarias luego de doce años en el poder. Este fue un líder que en 2008 obtuvo el 73% de los votos. Ocho años más tarde los electores lo enviaron al zafacón de la historia y refrendaron la valentía del retador, que se atrevió enfrentarse a una persona que ya no querían en lo absoluto. En las elecciones generales el vencedor en las primarias sacó el 74% de los votos.La imagen puede contener: 1 persona, texto

    La pasada elección especial en Guaynabo corre paralelamente con estos ejemplos de la historia política de Puerto Rico. Ángel Pérez y Carmelo Ríos se enfrentan. El primero tiene la ayuda solapada de la maquinaria política del gobernador. El segundo cuenta con la ayuda abierta de la maquinaria política del exalcalde de Guaynabo. Triunfa el primero de manera aplastante. La “Joya de la Corona”, como lo es esta ciudad en términos políticos, gira hacia el gobernador, que es una de las principales esferas de poder que habita dentro del PNP. Los resultados revelan que la elección se convirtió en un referéndum, “Héctor O’Neill, Sí o No”. Y ganó el “No”. La gente no vio en la papeleta el retrato de Carmelo Ríos, vio el de Héctor O’Neill.

    Dijo George Santayana; “Aquellos que no conozcan el pasado están condenados a repetirlo.” Y aunque la historia no se repite, porque en cada evento histórico lo actores y factores son siempre distintos, aunque los sectores sean los mismos, el desgaste de los líderes en el poder, como en un periodo muy corto de tiempo sucedió con Héctor O’Neill, sí nos puede enseñar una ruta a seguir en la mayoría de las coyunturas políticas surgidas en el camino. Como la elección de Guaynabo, igualmente vendrán otras en el futuro.La imagen puede contener: una o varias personas

Shortlink:

Marcha En Contra de los Aumentos y Abusos

Posted by on 08/11/2017. Filed under Campaña. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry
La Estadidad es una, pero cada cual la aprecia a su manera, por eso a veces parecemos divididos, pero es que somos realmente democráticos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El PPD ha sido Peor y Peor: AAV Peor que Sila; Sila Peor que RHCIII; RHCIII Peor que RHCII; RHCII Peor que RHCI; y RHCI Peor que RSV.
... ser Puertorriqueño es decidir con valentía, respetar a tu familia, hacer y no criticar, pero sobre todo, ser Puertorriqueño es no rendirse ...